Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

La sansevieria: decoración y muy poca exigencia

La sansevieria es una planta que se adapta a climas cálidos y de baja humedad y que exige muy pocos cuidados y atenciones

Imagen: michiel mobach

La sansevieria es una planta muy recomendada para aficionados novatos o para quienes no pueden dedicar mucho tiempo, ya que sus exigencias son mínimas. Se adapta sin problemas a diversas condiciones, sobre todo de interior, y se integra a la perfección en las decoraciones modernas. Este artículo describe las características de la sansevieria, los pocos cuidados que necesita y cómo se efectúan su multiplicación y trasplante. Además, cuenta la curiosa historia de su nombre.

La sansevieria, una planta muy resistente

La sansevieria es una planta muy apropiada para quienes se inician en la jardinería o no pueden dedicarle demasiado tiempo, dada su alta capacidad de adaptación y a que no requiere apenas cuidados. Es muy resistente a la falta de riego y luz y al ataque de plagas, tolera sin problemas las condiciones secas y calientes del interior del hogar y puede pasar muchos años sin ser trasplantada.

La variedad más popular de sansevieria es la conocida de forma coloquial como "lengua de tigre"

El género sansevieria engloba unas 130 especies, originarias de África y Asia, pero la más común en los hogares es la llamada Sanseviera Trifasciata o, de forma coloquial, "lengua de tigre". Es de origen sudafricano, muy longeva, crece de manera vertical -por lo cual suele emplearse en la decoración de espacios de estilo moderno- y alcanza una altura de unos 50 centímetros.

Es una planta crasa y perenne. Sus hojas, fuertes y coriáceas (es decir, con una textura parecida a la del cuero), recuerdan a espadas, y crecen de tal manera que conforman una roseta. Son de color verde vivo, acompañado de líneas amarillentas, y por su carácter perenne mantienen el mismo aspecto durante todo el año.

Riego, luz y otros cuidados de la sansevieria

Uno de los pocos cuidados fundamentales que se deben tener con esta planta es no excederse en el riego. Encharcar el sustrato deriva en la muerte de sus hojas. De hecho, se aconseja que el suelo permanezca casi seco. De ahí que el tipo de sustrato más adecuado para este ejemplar sea el recomendado para cactus y plantas crasas: ligero y permeable, para evitar encharcamientos. Conviene colocar una capa de grava en el fondo del tiesto y, por encima, arena de río.

La frecuencia de riego idónea para la sansevieria es la siguiente: cada dos semanas en primavera y verano, cada tres en otoño y una vez por mes en invierno. Se aconseja también abonar el suelo una vez al mes con un fertilizante mineral.

Con respecto a la luz, aunque esta planta puede vivir con poca, si es posible se recomienda que esté colocada en lugares luminosos, pero que no reciban la incidencia directa de los rayos del sol. Si le dan de lleno, es probable que sus hojas pierdan su aspecto variegado (de distintos colores). Una forma de que las hojas se vean brillantes es limpiarlas con un paño húmedo de manera periódica.

La sansevieria, multiplicación y trasplante

La sansevieria es una de las especies que resulta más fácil multiplicar por división, al igual que otras como la tradescantia y la hiedra. En concreto, esta es la técnica más idónea para la lengua de tigre o Sanseviera Trifasciata, ya que la multiplicación por esquejes -sí válida para otros tipos de sansevieria- le hace perder las líneas amarillas que decoran sus hojas.

La sansevieria es una de las plantas más fáciles de multiplicar por la técnica de la división

Esta planta también es particular en relación con los trasplantes, ya que es uno de los pocos casos en que no hay que quitar la maceta antigua para introducir el cepellón en la nueva. Lo que se debe hacer es cortar y eliminar la parte inferior del tiesto anterior, para que el cepellón quede libre en esa parte, pero luego introducir todo el conjunto en un recipiente mayor y rellenarlo con sustrato nuevo. Debe efectuarse de esta manera porque de lo contrario, al retirar la maceta vieja, el cepellón se desharía, por lo cual la planta se vería muy perjudicada.

La sansevieria y la curiosa historia de su nombre

Al parecer, el nombre de este género se deriva de un error. José Manuel Sánchez de Lorenzo Cáceres explica en un artículo que su descubridor fue el napolitano Vincenzo Petanga, quien quiso homenajear a Pietro Antonio Sanseverino, duque de Chiaromonte y precursor de un jardín de plantas raras y exóticas en el sur de Italia. Por eso, la planta debía llamarse "sanseverinia".

Sin embargo, cuenta la leyenda que el sueco Carl Peter Thunberg -uno de los fundadores de la botánica moderna- se confundió y tributó a otra persona: el militar, inventor y erudito napolitano Raimondo di Sangro, séptimo príncipe de Sansevero. Así fue como quedó instaurado el nombre de sansevieria.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en