Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Pintura y decoración

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Escaleras seguras en el hogar

Cada peldaño debe medir, como mínimo, 80 centímetros de ancho y 22 centímetros de huella

Las escaleras conectan las diferentes plantas o estancias de una vivienda. Cumplen una función muy práctica, a la vez que se integran en la decoración. Pero además es necesario que sean seguras. La anchura y la altura de cada peldaño debe respetar las medidas que marca el Código Técnico de la Edificación. Si no lo hacen, aumenta el riesgo de sufrir caídas, resbalones o tropiezos.

El nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE) distingue dos tipos de escalera: de uso general y de uso restringido. Estas últimas hacen referencia a las escaleras que se localizan en el interior de una vivienda. De acuerdo a la normativa, modificada por el Real Decreto 1371/2007, de 19 de octubre, y revisada en enero, estas escaleras deben cumplir unos requisitos mínimos para garantizar la seguridad de los usuarios.

Las exigencias que se recogen en el CTE buscan limitar el riesgo de caídas, por lo que establecen que los suelos deben ser "adecuados" para favorecer que las personas "no resbalen, tropiecen o se dificulte la movilidad". Estos criterios se han de aplicar, sobre todo, en escaleras de uso general, pero son también muy útiles para tener en cuenta en el hogar.

En cuanto a las características específicas de las escaleras de uso restringido, la norma marca que:

  • Cada tramo debe tener una anchura mínima de 80 centímetros.
  • La contrahuella -plano vertical del escalón o peldaño- debe ser de 20 centímetros, como máximo.
  • La huella -parte del peldaño en el que se apoya el pie- debe medir 22 centímetros, como mínimo, según la dirección de la marcha.

La normativa pretende limitar el riesgo de caída de los usuarios

Un caso especial es el de las escaleras de trazado curvo, que deben tener una huella mínima de 5 centímetros en el lado más estrecho y una huella máxima de 44 centímetros en el lado más ancho. Para medir esta zona hay que fijarse en el eje de la escalera (cuando la anchura de cada peldaño es superior a un metro) o en la zona que se encuentra a 50 centímetros del lado más estrecho (cuando los escalones miden menos de un metro).

Barandillas e iluminación

Además de los requisitos que se recogen en el CTE sobre peldaños, existen otras formas de aumentar la seguridad de una escalera. Una opción es instalar una barandilla. Otra, decidirse por un sistema de iluminación que se adapte a las características de esta zona de paso. Se pueden colocar apliques en la pared o pequeños focos a la altura de cada peldaño para iluminar la pisada.

Las escaleras han de disponer de barandillas en los lados abiertos

Respecto a las barandillas, el CTE también obliga a que las escaleras dispongan de ellas en los lados abiertos. Los barrotes más habituales son de madera, hierro o acero para garantizar pasamanos estables, rígidos, que aporten la suficiente seguridad en los ascensos y descensos. Asimismo, el estilo puede ser clásico o moderno, sobrio o colorido, pero siempre ha de responder a criterios de utilidad y seguridad. Cuando la escalera está anclada a la pared en uno de los lados, basta con colocar barandilla en el lado opuesto.

Por otra parte, una escalera segura es una escalera antideslizante. De poco sirve recurrir a un material muy decorativo si no garantiza estabilidad en la pisada. En este sentido, los materiales nobles, como la madera, son un revestimiento seguro, aunque si está barnizada hay que observar que el producto no facilite los resbalones. Otros materiales empleados en la construcción de una escalera son la piedra, el mármol o el metal, este último para ambientes más modernos.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en