Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Pintura y decoración

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Especieros prácticos y decorativos en la cocina

Los especieros ordenados en recipientes y estantes se integran como un detalle de color en la decoración de la cocina

Imagen: Piotr Bizior

Así como las especias son importantes para cocinar, los especieros ocupan un lugar relevante en la cocina. Para ello, deben ser de fácil acceso y, si se puede, integrarse en la decoración. Los botes pueden estar apoyados sobre la encimera, en la pared o incluso colgados del mueble superior. Este artículo detalla tipos de especieros, sitios donde pueden ubicarse en la cocina y cómo conservar en estos recipientes las características naturales de su contenido.

Las especias constituyen un elemento esencial en la cocina. Realzan el sabor de las comidas, posibilitan reducir el consumo de sal y dan a ciertos platos el toque personal de quien los ha elaborado. Por eso, la ubicación que ocupan en el lugar donde se preparan los alimentos también es importante, ya que debe ser un sitio de fácil acceso. Y si se pueden aprovechar los diferentes colores de las especias para embellecer la estancia, mucho mejor.

Tipos de especieros

Imagen: paola cimenti

Existen muchos modelos distintos de especieros, aunque en general son botes pequeños que cuentan con orificios en su tapa, los cuales dejan caer reducidas cantidades cuando se vuelca el recipiente boca abajo. A menudo conforman juegos que se guardan en bases específicas, con huecos del tamaño de los botes para colocarlos allí, o son piezas de lados y bordes rectos que se pueden apilar.

Otros se presentan como si fuesen cajoneras de madera en miniatura, decoradas con diferentes estilos y motivos. Estos especieros dan un toque de originalidad a la cocina.

Hay también modernos especieros magnéticos, cuya base tiene un imán que les permite quedar fijos sobre una base metálica. De este modo, se garantiza su estabilidad y están al alcance de la mano, al igual que con los sistemas tradicionales.

Ubicaciones para los especieros

Las paredes junto a la encimera son una buena alternativa para colocar los especieros, ya sea apoyados en estantes como colgados a través de algún otro sistema. Se puede optar por una pequeña estantería con varias baldas o empotrar en la pared uno o dos estantes de poca profundidad para ordenar los botes allí.

Un tipo de especieros originales son los que tienen forma de pequeñas cajoneras, que pueden pintarse de diversos colores

Otro sitio posible es la parte inferior del mueble que se coloca sobre el fuego de la cocina. Existen incluso sistemas de rieles que permiten desplazar los botes hacia delante y atrás o hacia los lados. Como no es algo pesado, basta con tornillos pequeños para sujetar la estructura. Un sistema también muy moderno es el que emplea imanes, pero que en lugar de ubicarlos en la base de los especieros, los coloca en la tapa o parte superior, de modo que los botes puedan quedar colgados de la estructura de metal.

Una salida más sencilla y muy práctica cuando se carece de espacio es hacerles un hueco dentro del mueble superior, tanto apoyados en una balda como suspendidos en el lado interior de la puerta. A cambio de un eventual mejor aprovechamiento del sitio, se pierde el carácter decorativo de los botes, al menos para quien echa un vistazo a la cocina con los muebles cerrados.

Cuidados para conservar las especias

Las especias son muy duraderas, pero necesitan de algunos cuidados para conservar sus propiedades por más tiempo, sobre todo su aroma. La recomendación principal es evitar la exposición a fuentes de calor o a demasiada luz: conviene que no estén muy cerca de los fuegos de la cocina, ni bajo la acción directa de los rayos del sol. Si los botes son transparentes, será preferible guardar en ellos pequeñas cantidades y renovar el contenido con regularidad.

Es importante, además, mantener los especieros bien cerrados para impedir que, debido al clima de la región, las especias pudieran humedecerse en exceso o resecarse, y alterarse así sus características naturales. En este sentido, también se aconseja no juntar nunca los paquetes abiertos dentro de un mismo bote y, por otra parte, elegir los especieros no solo según su diseño, sino asegurándose de que las tapas sean cómodas para cerrarlos de forma hermética cada vez que se usan.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en