Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía

Tipos de contenidos: Economía

^

La creación de una bolsa de derechos de emisión en el sector eléctrico evitaría incrementos de precios de hasta el 14%, según Endesa

Iberdrola dice que esta medida es contraria al cumplimiento de Kioto, por lo que la UE podría rechazar un Plan Nacional de Asignación que la incluyera

  • Fecha de publicación: 17 de junio de 2004

La compañía eléctrica Endesa considera que la creación de un "pool" o bolsa de derechos de emisión de gases contaminantes en el sector eléctrico podría evitar incrementos en la factura que pagan los consumidores finales de hasta el 14%. Sin embargo, Iberdrola le ha contestado que esta medida es contraria a la directiva europea de comercio de emisiones y al cumplimiento efectivo de los compromisos del Protocolo de Kioto, por lo que un Plan Nacional de Asignación (PNA) que incluyese este sistema podría ser rechazado por Bruselas.

En su propuesta conjunta presentada al Gobierno para la elaboración del PNA, Endesa, Unión Fenosa, Hidrocantábrico y Viesgo defienden la creación de un "pool" en el que se gestionen de forma conjunta los derechos de emisión asignados al sector eléctrico. Iberdrola, por su parte, apuesta por que se internalicen los costes medioambientales que les supondrá (a las eléctricas) la aplicación del Protocolo de Kioto al tener que comprar derechos de emisión.

Para Endesa, la creación de un mercado sectorial de derechos permitiría minimizar al consumidor final el coste de la aplicación de Kioto. Además, enviaría a los usuarios "las señales medioambientales adecuadas". Por contra, según sus cálculos, la internalización de costes que defiende Iberdrola incrementaría el precio mayorista de la electricidad en un 30%, lo que generaría un aumento del coste de la energía muy superior al derivado de una hipotética escasez de derechos de emisión para el sector.

La compañía que preside Manuel Pizarro entiende que no hay justificación alguna para que una asignación de derechos, que además es gratuita, pueda derivar en unos ingresos para las empresas de generación 10 veces superiores al coste real de unos posibles derechos escasos. Esta dinámica podría suponer, a su entender, un encarecimiento de la factura eléctrica de hasta un 14% en el año 2010, con un coste para los consumidores que cifra en 2.000 millones de euros.

Endesa cree asimismo que su propuesta asegura un funcionamiento "adecuado" del mercado de derechos de emisión, y evita que se especule con ellos y que se produzca el mencionado aumento del precio de la electricidad y, por tanto, la aparición de "beneficios injustificados" sin contrapartida en costes para tecnologías como la nuclear o la hidráulica. Además, estima que incentivará la competencia en el mercado de generación, al reconocer los costes reales y evitar la aparición de subvenciones encubiertas.

Opinión contraria

La tesis de Iberdrola es diametralmente opuesta a la de Endesa y el resto de eléctricas. La compañía vasca afirma que un "pool" como el que proponen estas empresas destruye todo incentivo a la reducción de emisiones y protege a las empresas más contaminantes. Por ello, dice que el único objetivo de Endesa es "perjudicar a las empresas medioambientalmente más eficientes".

Iberdrola reconoce que los PNA de países como Portugal, Dinamarca o Austria incluyen una bolsa de derechos de emisión de este tipo, pero precisa que se trata de un mecanismo voluntario, no obligatorio. Además, recuerda que, en el caso del Reino Unido, no se ha permitido el "pooling", salvo para pequeños operadores, al considerar que obstaculizaría el desarrollo de un mercado de derechos de emisión "transparente y líquido".

La compañía que dirige Iñigo de Oriol defiende también que la internalización de los costes medioambientales derivados de la aplicación de Kioto no supondrá un incremento de la tarifa eléctrica. En este sentido, insiste en que este impacto puede ser absorbido por los costes de transición a la competencia (CTC´s) y los fondos liberados por la moratoria nuclear en el periodo 2005-2008 (actualmente incluidos en la tarifa eléctrica), que ascenderán a 3.910 millones de euros.

"De este modo, el aumento del coste de producción de electricidad por la asunción del coste medioambiental no exigirá un incremento de la tarifa eléctrica mayor del previsto en la normativa vigente, es decir, un máximo del 2% hasta 2010", asegura. Finalmente, advierte de que si no se produce una internalización del coste de Kioto, "no se alterará el orden de mérito de las tecnologías de generación y se desincentivarán las inversiones en centrales más eficientes medioambientalmente hablando, con lo que no se reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero".

Etiquetas:

bolsa, derechos, emisión




Otros servicios


Buscar en