Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía

Tipos de contenidos: Economía

^

Bruselas pretende reducir en un 1% la energía vendida o distribuida a los consumidores

Con esta reducción durante seis años, estima que se ahorrarían 60 millones de toneladas de petróleo

  • Fecha de publicación: 30 de noviembre de 2004

El nuevo comisario europeo de energía, Andris Piebalgs, propuso ayer a los ministros del ramo de la Unión Europea (UE) una directiva sobre un mejor uso final de la energía y de los servicios energéticos, que pretende reducir en un 1% la energía vendida o distribuida a los consumidores finales y en un 1,5% la del sector público.

Según los datos ofrecidos por el comisario, con una reducción del consumo de un 1% anual durante seis años, se ahorrarían 60 millones de toneladas de petróleo, lo que supone un 12% de las importaciones de la UE.

La propuesta de directiva, sobre la que los ministros celebraron un debate de orientación, señala una serie de medidas para organizar el mercado de servicios energéticos al por menor de electricidad y gas natural. Abarca también la energía destinada a la calefacción urbana, combustibles para calefacción y transportes, y productos energéticos forestales y agrícolas.

Potencial económico

La normativa destaca que en la actualidad, "debido a las muchas barreras e imperfecciones del mercado existentes, sigue habiendo un gran potencial económico en posibles ahorros de energía". En el sector industrial se calcula que ese potencial representa aproximadamente el 17% del consumo final actual, mientras que en los sectores doméstico y terciario es del 22%, y en el transporte del 14%.

Las actividades humanas relacionadas con el sector de la energía son responsables de hasta el 78% de los gases con efecto invernadero en la UE, por lo que una mayor eficacia en el uso energético contribuirá a reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), según Piebalgs.

El texto destaca también la necesidad de que los Estados miembros hagan que se eliminen los incentivos para aumentar el volumen de energía vendida; creen fondos para subvencionar programas de eficacia energética, y se establezca un precio a los clientes finales que refleje exactamente el consumo real.

Las ideas contenidas en la directiva se basan en programas ya puestos en marcha en algunos países. Italia, por ejemplo, ha creado una estructura tarifaria donde el precio de venta de la energía depende del número de clientes, y Dinamarca dispone de un servicio de asesoramiento gratuito para los clientes industriales, comerciales y domésticos.

En el caso de España, el secretario general de Energía, Antonio Joaquín Fernández Segura, explicó que existe una estrategia de eficacia energética del anterior Gobierno que el actual quiere potenciar para que sea "realmente eficaz y ayude a cumplir los objetivos de Kioto". Para ello, se pondrá en marcha un Plan de Acción 2005-2007 que incluirá, por ejemplo, la obligación de cumplir criterios de ahorro energético en el caso de contratos públicos.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto