Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía

Tipos de contenidos: Economía

^

La ampliación europea hace que, estadísticamente, lo españoles sean considerados más ricos, aunque no con más poder de compra

La economía española lleva nueve años seguidos creciendo por encima de la media comunitaria

  • Fecha de publicación: 10 de diciembre de 2004

La riqueza por habitante de España ha aumentado, por efecto de la ampliación europea, hasta representar el 95,7% de la media de la Unión Europea (UE) a 25 miembros, frente al 87% que resulta si se compara con la antigua UE a 15 socios. Son casi nueve puntos porcentuales de ganancia en la convergencia, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que obstaculizan la ya delicada posición de España como perceptor de fondos comunitarios.

Nuestro país se convierte así en la quinta economía de la Unión ampliada, con un Producto Interior Bruto (PIB) de 743.046 millones de euros en 2003, equivalente al 7,6% del total de ese año. Nos superaban el pasado año Alemania, Reino Unido, Francia e Italia.

Pero buena parte de esa posición en el ránking se justifica por la dimensión. Cuando se mide la riqueza por habitante, tomando en cuenta además la incidencia de los precios, es decir, el poder de compra, España desciende al decimotercer lugar de la Unión a 25. Todos los socios veteranos, excepto Grecia y Portugal, le superan en este dato.

España, no obstante, está acortando distancias. Lleva nueve años consecutivos creciendo por encima de la media y en 2003 el incremento del PIB fue del 2,4%, frente al 0,8% del conjunto de los socios. Este ritmo de expansión hizo posible pasar del 79% de la renta media comunitaria en 1991 al 95% del pasado año. Ninguno de los países ricos de la Unión compitió con España en crecimiento.

Productividad

La primera estadística comparada entre los 25 miembros de la UE muestra un panorama de claroscuros. España suspende en productividad, un indicador que es fiel reflejo de la eficiencia del sistema económico de un país, y que pone de manifiesto su capacidad de competir, y aprueba con nota alta en el examen de la situación de sus cuentas públicas.

En España, el PIB por persona empleada se situó cuatro puntos por debajo de la media en 2003, en el puesto duodécimo de la relación de 25. Y cuando se mide el índice de productividad por hora trabajada, la diferencia con la media se ensancha hasta los 16 puntos. De los países de la antigua UE, sólo Grecia y Portugal se sitúan en un nivel inferior.

Los precios españoles siguen siendo inferiores a la media de la Unión Europea. Incluso cuando se miden en poder de compra, su nivel queda 14 puntos por debajo de la media. También en este caso son Grecia y Portugal, junto a los nuevos socios, los países que muestran un nivel de precios inferior al de España.

Pero también los precios españoles están acortando distancias, a causa de que la inflación crece a un ritmo anual del 3,1%, frente al 1,9% de avance promedio en la Unión. En España, no obstante, algunos bienes y servicios se encarecen menos que en el resto de la UE: las comunicaciones, las bebidas alcohólicas y el tabaco, la sanidad y el transporte presentan mejor comportamiento.




Otros servicios


Buscar en