Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Familia

Tipos de contenidos: Economía

^

Familias numerosas

España dedica cuatro veces menos recursos a ayudas familiares que sus vecinos europeos

  • Última actualización: 18 de marzo de 2004

¿Podremos mantener un tercer hijo? La mayoría de las parejas españolas respondería que no a esta pregunta y esgrimiría como uno de sus principales argumentos la falta de ayudas institucionales. Aunque España es el país de la Unión Europea con la tasa de natalidad más baja, dedica cuatro veces menos recursos a ayudas familiares que sus vecinos europeos. Sólo País Vasco y Cantabria contemplan planes específicos de ayuda a la familia. Por esta razón, las familias numerosas reclaman una regulación que contemple sus necesidades actuales y la creación de políticas familiares que tengan en cuenta la conciliación de familia y trabajo.

Los padres optan por el hijo único, seguido de la parejita

En España más de un millón y medio de familias están englobadas en la categoría de familia numerosa. Son familias que tienen tres o más hijos en un momento en el que España se ha situado entre los países más envejecidos del mundo. Su índice de natalidad es de 1,7 hijos por mujer, cuando lo necesario para asegurar el reemplazo generacional es una tasa de 2,1, según el Instituto Nacional de Estadística. En la última década, las mujeres españolas han retrasado la edad de maternidad, lo que hace que tengan su primer hijo después de los 30 años. Si se continúa con esta tendencia, el envejecimiento de la población provocará que la proporción entre los trabajadores activos y los jubilados, que era de cinco a uno en 1990, descienda hasta poco más de tres en 2020. Estos datos son los responsables de que muchos jóvenes, y no tan jóvenes, se pregunten qué pasará con las pensiones en un futuro.

Según el resultado de un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, las familias eligen en su mayoría tener un solo hijo. Desde hace 7 años, más de la mitad de los bebés son primogénitos. De cada cien niños nacidos en 2000, 53 eran el primer hijo y 36 el segundo. Sólo ocho de cada 100 bebés son el tercer hijo. Estas estadísticas muestran un cambio de hábitos y de prioridades en una sociedad en la que la mujer adquiere cada día un mayor protagonismo. La conjunción de dos realidades ha provocado esta transformación. Por un lado, la presencia de la mujer en el mercado laboral es cada vez mayor y la falta de ayudas y, en muchas ocasiones, la existencia de obstáculos en las propias empresas, convierten a la maternidad y a la carrera profesional en dos opciones incompatibles. Por otro, el elevado coste de la vivienda, transporte y artículos de primera necesidad, como pañales y medicinas, han provocado que el modelo tradicional de familia haya dado paso a este nuevo patrón de maternidad. Alarmados por el creciente envejecimiento de la población y por la involución demográfica, desde los organismos estatales españoles y europeos se pide a las familias que tengan más hijos. En el caso español, sin embargo, esta petición no va acompañada de planes de ayuda específicos semejantes a los europeos en los distintos campos, desde el laboral hasta el fiscal, sin olvidar el terreno social y jurídico.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 5]
  • Ir a la página siguiente: Ayudas estatales »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en