Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Familia

Tipos de contenidos: Economía

^

Obligaciones de los propietarios de mascotas

Multas de 30 a 300 euros por no tener censado al animal de compañía

  • Autor: Por MIREN
  • Fecha de publicación: 2 de junio de 2003

Actitudes como pasear a su animal con una correa adecuada, respetar los lugares en los que éste no debe defecar y adquirir el compromiso de cuidarle, más allá de darle de comer todos los días, convierten al propietario en responsable con el animal y con la sociedad en general. Y es que tener una mascota conlleva una serie de obligaciones legales, entre ellas las sanitarias y patrimoniales, que el titular debe cumplir. En caso contrario, y según las leyes vigentes de la zona, las infracciones pueden alcanzar los 15.025,30 € (2.500.000 de las antiguas pesetas). Conozca cuáles son sus deberes como propietario con su animal y su entorno.

Ana Eva Jiménez para Consumer.es

Mayo 2003

Importante vacío legal

Las reglas, tanto autonómicas como municipales, se suceden dependiendo de la localidad en la que resida el propietario. Éste deberá de guiarse por lo que dicte su ayuntamiento, aunque las normas básicas sean de carácter general: "el poseedor de un animal deberá mantenerlo en buenas condiciones higiénico-sanitarias, procurándole instalaciones adecuadas para su cobijo, proporcionándole alimentación y bebida, prestándole asistencia veterinaria y dándole la oportunidad de ejercicio físico y atendiéndole de acuerdo con sus necesidades fisiológicas y etológicas en función de su especie y raza".

Todas las leyes y ordenanzas que hacen referencia a las mascotas pretenden una más higiénica y saludable relación entre los vecinos de dos y cuatro patas. Tal y como se puede leer en la Ley 1/1990, de 1 de febrero de protección de animales domésticos, modificada por la Ley 1/2000, de 11 de febrero, de la Comunidad Autónoma de Madrid, el gran problema actual en España es la inexistencia de una legislación global y actualizada sobre la protección de los animales domésticos, que recoja los principios de respeto, defensa y protección de los mismos, tal como ya figuran en los convenios y tratados internacionales, y en las legislaciones de los países socialmente más avanzados. Por esta razón, se hace necesaria una ley adecuada en el ámbito de cada comunidad autónoma que garantice su mantenimiento y salvaguarda.

La mayoría de las leyes autonómicas pretenden proteger a los animales domésticos, a los animales en cautividad y a los animales en los espectáculos públicos. Prácticamente en todas las comunidades autónomas han quedado prohibidos los espectáculos centrados en peleas de animales o en aquellos en los que pudiera existir sufrimiento de los mismos, así como algunas modalidades de caza. Los espectáculos taurinos se mantienen al margen de esta política censora.

En Madrid, por ejemplo, se establece incluso el número máximo de mascotas que pueden ser mantenidas en una vivienda: cinco perros y gatos en total. Y la edad mínima para la adquisición de las mismas prohíbe venderlos a menores de catorce años (es así en Madrid y País Vasco, mientras que en Adalucía la edad mínima es 16 años) y a incapacitados sin la autorización de quienes tengan su patria potestad o custodia.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en