Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Familia

Tipos de contenidos: Economía

^

Mediación familiar

Una alternativa a la vía judicial para resolver divorcios de mutuo acuerdo

Las rupturas matrimoniales se convierten, en más de una ocasión, en batallas en las que emociones e intereses enfrentados ciegan a los miembros de la pareja que no consiguen llegar a acuerdos de separación aceptables para ambos, ni beneficiosos para sus hijos. La mediación familiar se presenta como una alternativa en auge, orientada a que la resolución de los conflictos en las separaciones sea de guante blanco y no haya que recurrir a los tribunales para sentar las bases del futuro de los cónyuges por separado.

Una alternativa a la vía judicial

La mediación familiar es una forma de resolución de los conflictos que surgen en un matrimonio que decide separarse y que recurre, de forma voluntaria, a la intervención de una tercera persona -un mediador- que ejerce de catalizador o árbitro entre los cónyuges. De esta forma, se intenta que la pareja negocie los términos de su separación, incluyendo el reparto de responsabilidades y el desarrollo de su paternidad, en el caso de que haya hijos, con el objetivo de reconstruir sus vidas por separado de la forma más armónica posible.

Se trata, por lo tanto, de una alternativa a la vía judicial, fundamentada en la idea de que los acuerdos de separación serían más fáciles de cumplir si han sido establecidos por la pareja frente a los que dictamine un juez, al percibirse como un extraño entre ambos. Estos pactos, cuyo contenido redacta el propio mediador, pasan al abogado siendo instruidos en el convenio regulador de la separación presentada en el juzgado, donde la pareja los ratificará ante el juez.

Se trata de un procedimiento de gran implantación en Estados Unidos, Latinoamérica y el norte de Europa, donde utilizan habitualmente la mediación familiar como medida previa al paso por los juzgados. De esta manera, consiguen un altísimo grado de cumplimiento de los acuerdos de separación alcanzados. Se calcula que en España, donde este servicio sólo está regulado por ley en Cataluña, Valencia, Galicia y Gran Canaria, los cónyuges cumplen las condiciones de la separación derivadas de la mediación entre ocho y nueve de cada diez casos, mientras en el caso de las separaciones por vía judicial el porcentaje se reduce notablemente.

Aunque la mediación también se aplica al terreno de la educación (en casos de niños inadaptados en sus centros de enseñanza), y a conflictos familiares (como el enfrentamiento entre hermanos por el cuidado de familiares ancianos, problemas sucesorios o disputas por herencias), está principalmente orientada a los procesos de separación y divorcio y, en concreto, al tratamiento de los siguientes conflictos:

  • La división de los bienes gananciales
  • El régimen de visitas a los hijos
  • Pensión alimenticia y pensión compensatoria

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en