Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Lotería de Navidad y Hacienda

El Gordo suele ser un premio muy repartido y está libre de impuestos, pero los rendimientos que éste produzca no.

  • Última actualización: 19 de agosto de 2005

Como ocurre año tras año, el día 22 de diciembre tiene lugar la celebración del Sorteo Extraordinario de Navidad. Entre los sorteos de Lotería Nacional, El Gordo de Navidad es el más famoso y el que cuenta con mayor tradición mundial. Es algo tan arraigado en este país que la mayoría de los españoles adquiere como mínimo una participación.

Se trata de una lotería avalada por el Estado español y el departamento de Hacienda siempre gana por la recaudación del sorteo, que se divide de la siguiente manera:

- El 70% se reparte en premios.

- El 5% corresponde a la comisión que reciben los puntos de venta y para hacer frente a los gastos de administración.

- Por último, el 25% se lo lleva Hacienda. Incluso puede que la agraciada sea la propia Administración del estado. Esto se debe a que los décimos no vendidos se devuelven y quedan en su poder. Si toca alguno de estos boletos el premio corresponderá al Tesoro. El dinero ingresado por este motivo será un ingreso más, utilizado como otras partidas, sin quebranto de los contribuyentes.

Aunque el fisco siempre reciba dinero por la lotería, ésta tiene un fin social y trata de repartir el máximo número de premios pequeños entre los jugadores. La esperanza de los apostantes está puesta en los 66.000 números de 155 series cada uno que se ponen a la venta en este sorteo de Navidad. Cobrar un premio parece sencillo, puesto que en El Gordo son más de 15.000.000 los décimos afortunados.

La mayor ventaja es que los premios se pagan de forma inmediata. Es importante saber que éstos están exentos de tributación si los sorteos están organizados por el ONLAE (Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado) como son Quinielas, Bono Loto, Primitiva y Lotería Nacional. Esto significa que el premio está libre de impuestos, pero los rendimientos que éste produzca no.

Son muchas las opciones que se plantean a los afortunados con un premio de la lotería, pero algunas serán mejor que otras en cuanto a la fiscalidad. En muchas ocasiones, los bancos compiten porque el ganador del premio deposite el dinero en su entidad. En este caso, el agraciado pagará en la declaración del año siguiente a Hacienda el 18% de los rendimientos obtenidos. Un buen consejo es ingresarlo el mismo día 22, ya que así sólo se contabilizarán los nueve días hasta el final del ejercicio fiscal en los rendimientos generados. Otra elección muy normal es comprar un piso como vivienda habitual, sobre todo los jóvenes. Si se decanta por esta adquisición no tendrá que declarar la plusvalía en el próximo IRPF, sino en el año fiscal que venda el inmueble, lo que es más beneficioso para el declarante.

Si el premio es pequeño, normalmente se destina a tapar "pequeños agujeros", es decir, a saldar deudas o realizar gastos previstos, por lo que no se deja nada para incrementar la cuenta bancaria. Sin embargo, el afortunado con un décimo de El Gordo, sin referirnos a la fiscalidad, tiene que sumar a su dinero, el obtenido en el sorteo. Sobre este importe total deberá pagar un impuesto que consiste en 0,20% de lo que exceda de 108.238 euros.

Etiquetas:

Hacienda, lotería, navidad


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en