Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Invertir en "telecos"

La inversión en valores tecnológicos y telecomunicaciones genera una alta rentabilidad, pero es muy peligrosa debido a sus frecuentes y enormes oscilaciones

Invertir en "telecos"

Imagen: Rodolfo Clix

Las populares "telecos" y las nuevas tecnologías se constituyen como uno de los sectores más atractivos para los inversores españoles, debido en parte a las altas rentabilidades que han generado en el pasado. Pero, por la misma razón, es también muy peligroso para los ahorradores más inexpertos, que pueden padecer las enormes oscilaciones que sufre la mayoría de estos valores.

Hay una palabra que define taxativamente el comportamiento de algunos de los valores tecnológicos: peligrosos. Basta recordar lo que sucedió hace años con las acciones de Terra (que pasaron en un breve período de tiempo de 10 a 150 euros -una revalorización del 1.400%-, pero que tuvo un viaje de vuelta de 150 a 5 euros en un período igualmente corto) para darse cuenta de ello. Esta singular evolución del valor propició la llegada de nuevos millonarios, pero también de ahorradores que se arruinaron en la apuesta. Por esta razón los pequeños y medianos inversores deben ser precavidos y asegurarse antes de tomar posiciones en estos valores. Si bien no se han vuelto a repetir casos similares a los de Terra, sí existen empresas pertenecientes a este sector que han tenido evoluciones con cierta similitud a la del portal de Internet.

Los pequeños y medianos inversores deben ser cautelosos a la hora de tomar posiciones en valores tecnológicos, muy volátiles

El principal peligro que tienen para el pequeño y mediano inversor, pues, son las fuertes oscilaciones que tienen sus cotizaciones. Por ejemplo, la compañía Jazztel ha pasado de cotizar 21 euros a 0,28 euros en poco más de ocho años, lo que puede rebajar drásticamente el capital invertido. Como mecanismo de defensa para quienes estén interesados en comprar en este sector, se puede utilizar una orden "stop loss" que contemple como máximo un 3% o un 5% de pérdidas, de forma que se pudieran detener las minusvalías si el valor tuviese una caída profunda.

Disparidad de negocios

No conviene, de todos modos, agrupar a todas las empresas de este sector "en el mismo saco". En efecto, la disparidad de los negocios de estas compañías es enorme, desde empresas que cuentan tan sólo con expectativas de crecimiento, a otras que están ya sólidamente establecidas. Se puede encontrar ejemplos de compañías de carácter defensivo, que pasan por convertirse en refugio en momentos de crisis, como Telefónica, que además ofrece un alto dividendo a sus accionistas (3,44%). Pero también hay otras, como Jazztel, que están todavía en fase de expansión, indicadas sólo para los inversores más avezados o especuladores que traten de conseguir unas rápidas plusvalías.

El sector de las telecomunicaciones y las tecnologías es, pues, el "cajón de sastre" de los índices bursátiles, ya que agrupa bajo el denominador común de nuevas tecnologías a empresas fabricantes de componentes electrónicos, biotecnología o telecomunicaciones. Hasta hace poco tiempo estaban englobadas dentro de lo que se llamó índice "Nuevo Mercado", cuya principal característica era la alta volatilidad de sus valores, hasta el punto de que en pocas sesiones podían subir o bajar hasta un 30%, en función de la tendencia y el momento coyuntural de cada valor. Si bien este índice bursátil ha desaparecido, los valores que lo representaban siguen con las mismas constantes vitales: volatilidad, especulación, pequeña capitalización y compañías que se basan, más que en realidades empresariales, en expectativas de crecimiento.

Las características

El sector tecnológico está representado por varias empresas que se dedican a diferentes actividades relacionadas con la tecnología y las telecomunicaciones: Jazztel, Avanzit, Telefónica, Indra, Befesa, Tecnocom, Dinamia, Puleva Biotech, Vértice 360º y Zeltia. De todas ellas solamente dos (Telefónica e Indra) pertenecen al "Ibex-35", precisamente las únicas que ofrecen rentabilidad por sus dividendos, del 3,44% y 4,31% anual respectivamente. Se trata de valores caracterizados por su escasa homogeneidad, lo que lleva a la creación de varios sectores dentro del mismo grupo: telefonía, componentes tecnológicos, biotecnológicos, etc. Pero, "grosso modo" pueden hallarse determinadas características comunes a todos ellos:

  • Fluctuaciones: Se pueden encontrar desde valores relativamente estables como Telefónica, que durante los últimos ejercicios se ha mantenido, a otros como Jazztel o Avanzit que se han disparado. Pero, por lo general, estos valores muestran una evolución bastante irregular.

  • Oscilaciones: Las oscilaciones en su cotización son mayores que las de otros sectores, y en muchas sesiones bursátiles se dan diferencias de hasta el 10% entre la cotizaciones máxima y mínima del día. Es por ello por lo que son muy "frecuentadas" por los especuladores u operadores intradía (en el mismo día), que pueden conseguir excelentes plusvalías en pocas horas de cotización.

  • Rumores: Son numerosos los rumores que aparecen en torno a sus valores, en unos casos ciertos, pero en la mayoría fruto de los intereses de determinados grupos económicos para "calentar" un valor. Avanzit, Jazztel o Zeltia, son algunos de los ejemplos de compañías que conviven regularmente con este tipo de comentarios que pueblan los foros bursátiles y algunos medios de comunicación especializados.

  • Volumen de contratación: Cuando se produce un acontecimiento relevante (cambio de accionariado, creación de un nuevo producto o servicio, o la revisión de las expectativas de crecimiento..) su volumen de contratación se dispara enormemente, por encima del que pueda producirse en empresas dedicadas a otras actividades económicas y que tienen una mayor capitalización.

  • Suspensión en la cotización: Un riesgo que pueden albergar estos valores para los inversores es sufrir una suspensión de cotización, temporal o no, producto de una mala gestión económica de la compañía, como sucedió recientemente con las acciones de Avanzit. Ello provoca que el accionista -durante el período en que esté suspendido el valor- no pueda hacer ninguna operación bursátil, ni comprar ni vender.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto