Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

¿Conviene incluir a otra persona en la cuenta corriente?

Las cuentas indistintas son las que mayores problemas acarrean cuando la relación entre sus titulares desaparece

  • Autor: Por ROSA CUEVAS
  • Última actualización: 19 de octubre de 2011

Cuando hay más de un titular

Imagen: Gord Fynes

Herramienta imprescindible de negocios para algunos o de gestión de la economía familiar para otros, lo cierto es que resulta casi incomprensible imaginarse la vida sin tener una cuenta corriente. Domiciliar recibos, abonar facturas de proveedores y un largo etcétera de acciones dejarían de realizarse si este producto bancario no existiera. Las cuentas indistintas (en las que cualquiera de los titulares puede disponer del saldo que atesoran) son muy empleadas en todos los ámbitos, pero son las que provocan mayores problemas cuando la relación entre los titulares desaparece.

En las cuentas indistintas se pueden exigir responsabilidades a cualquiera de los titulares

En principio, cualquier persona que tenga capacidad plena de obrar (es decir, cualquier mayor de edad no incapacitado legalmente, que puede realizar todos los actos de la vida civil) tiene la posibilidad de abrir una cuenta en una entidad bancaria. Una vez que se elige el banco o la caja de ahorros en la que depositar el dinero, el consumidor debe plantearse si abrirá una cuenta individual con él mismo como único titular de la cuenta o si, por el contrario, alguien más le acompañará en ese cargo. Esta decisión no es trivial en absoluto, ya que en función de lo que se elija los titulares deberán asumir unas obligaciones u otras.

Además de las cuentas cuyo titular es una sola persona, ya sea física o jurídica, las llamadas cuentas individuales, pueden abrirse cuentas con varios titulares de tres modos:

  1. Cuentas conjuntas o mancomunadas: en ellas pueden concurrir dos o más titulares. En la práctica, es la fórmula de gestión que emplear de forma habitual empresas, asociaciones y sociedades mercantiles. Se precisa, inexcusablemente, la firma de todos los titulares para cualquier operación y para la propia disposición de la cuenta. No obstante, se suele estipular con la propia entidad bancaria que en función del importe que se vaya a sacar de la cuenta se precise o no la firma conjunta de todos los titulares. Así, por ejemplo, es muy común que una asociación cultural con una cuenta mancomunada, cuyos titulares sean el presidente y el secretario, establezca que en reintegros inferiores a los 3.000 euros sea el secretario el que pueda efectuarlos, mientras que en aquellos que sobrepasen ese límite sea necesaria la firma de los dos cargos. El mayor inconveniente al que deben hacer frente los usuarios de este tipo de cuentas es la poca agilidad que brindan a sus titulares, ya que cualquier acción -exceptuando situaciones como las del ejemplo- debe gozar del consentimiento de la comunidad titular. Lo que en muchas ocasiones se convierte en una verdadera traba y pérdida de tiempo para la comunidad titular.
  2. Cuentas indistintas o solidarias: cuando cualquiera de los titulares puede disponer del saldo de la cuenta se está ante una cuenta indistinta de disponibilidad solidaria. Y, por lo tanto, de responsabilidad subsidiaria. Esto es, si se producen descubiertos en cuenta o saldos deudores, se puede exigir a cualquiera de los titulares su reembolso. A través de ella, uno u otro titular puede disponer de los fondos con su sola firma de forma independiente. Sin embargo, para cancelar este tipo de cuentas es necesaria la firma de toda la comunidad titular.
  3. Cuentas mixtas: son aquellas en las que se combinan las dos modalidades anteriores. Por ejemplo, en una cuenta mixta con tres titulares puede establecerse que para cualquier operación uno de ellos tiene que firmar obligatoriamente con cualquiera de los otros dos indistintamente. Otro procedimiento que suele emplearse en esta modalidad es el de la firma indistinta de dos de los tres titulares que figuran en la cuenta.

La más problemática

Sin duda, las cuentas indistintas son las que gozan de mayor grado de difusión, ya que son las empleadas en la casi totalidad de relaciones familiares -matrimonios y vidas en parejas especialmente-, y también en muchas empresas por la gran agilidad que dan para disponer de sus fondos. Tal y como señala Miguel Ángel Martínez, profesor titular de análisis económico de la Universidad del País Vasco, "por norma general, las cuentas indistintas y las uniones matrimoniales en régimen de gananciales van de la mano en nuestra sociedad porque facilitan, en gran medida, la gestión de la economía familiar". Así, parece ser que el procedimiento que engloba la frase "lo mío es tuyo y lo tuyo mío" sigue utilizándose, por lo que es muy común que las parejas tengan la mayoría de sus fondos a nombre de los dos.

Toda cuenta indistinta potencia las posibilidades de conflicto entre sus titulares, con terceros o con la entidad

Sin embargo, es una fórmula muy poco utilizada en el mundo anglosajón en el que lo más normal es que cada integrante de la pareja tenga su cuenta individual, y otra común dedicada exclusivamente a hacer frente a los gastos del hogar.

No obstante conviene saber que son cuentas que generan numerosos problemas. Su razón de ser descansa en una relación de confianza. Y es por esto mismo por lo que se potencian las posibilidades de conflicto de toda cuenta indistinta, ya sea entre sus propios titulares, con terceros o con la propia entidad bancaria. De hecho, dan lugar a un número considerable de sentencias y su grado de litigiosidad es de los más altos de toda la contratación bancaria. La causa es bien sencilla, sólo hay que pensar: ¿Qué es lo que sucede cuando la relación que une a los titulares desaparece?

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Cotitular fallecido »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en