Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Fondos, las consecuencias de invertir en empresas que quiebran

Patrimonio y rentabilidad se reducen si la compañía quiebra, pero la pérdida derivada por la inversión en un activo no puede superar el 10%

  • Autor: Por GRACIA TERRÓN
  • Fecha de publicación: 23 de octubre de 2008

Fondos "Lehman"

Imagen: Kelly B

La quiebra del banco de inversión Lehman Brothers está dejando un sinfín de afectados por el camino. Además de los bancos y numerosas empresas, son muchos los particulares que ven caer su patrimonio personal por culpa de la bancarrota. Entre otros, los partícipes de algunos fondos de inversión. En España, numerosas gestoras habían apostado por invertir en los activos de este gigante, sobre todo en bonos y acciones, para diversificar las carteras de sus fondos. Ahora, estos activos han perdido todo su valor, lo que se ha notado en la rentabilidad de estos productos. En general, cuando una empresa de inversión va a la quiebra, los particulares sufren en sus propias carnes una devaluación de los activos con participación en dicha compañía. En el caso de los fondos de inversión, sin embargo, la caída no es drástica, siempre que el gestor haya llevado una buena administración, porque la filosofía de estos productos es diversificar entre multitud de fórmulas de inversión. Además, la normativa que regula los fondos (Real Decreto 362/2007, de 16 de marzo, por el que se modifica el reglamento por el que se desarrolla la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de instituciones de inversión colectiva) indica que cualquier pérdida relacionada con un activo concreto no puede superar el 10%.

La reciente bancarrota de Lehman ha creado un agujero de 300 millones de euros en los fondos de inversión españoles. Es decir, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores, las gestoras españolas tenían invertidos unos 300,2 millones de euros en activos del gigante estadounidense, a través de fondos de inversión y SICAVS (instrumento de inversión para grandes patrimonios). En concreto, 242,7 millones estaban invertidos en fondos, y 57,5 millones a SICAVS. Si bien en estos últimos instrumentos la inversión está restringida a grandes patrimonios (lo que ha dejado afectadas a múltiples fortunas), en el caso de los fondos de inversión, los perjudicados han sido numerosos pequeños ahorradores. De hecho, la CNMV ha detectado 53 gestoras, con 129 fondos implicados. Hay productos infectados de gestoras tan conocidas como BBVA, Bansabadell, Caixa Catalunya o Gesmadrid (la gestora de Caja Madrid). Según datos de Bloomberg, BBVA Gestión podría ser una de las gestoras más perjudicadas, con 86,5 millones de euros afectados.

Los activos más seguros son ahora los de deuda pública o los fondos de inversión que invierte en ella

En las categorías de renta fija, por ejemplo, algunos fondos que han visto caer su rentabilidad son el BBVA Dinero, Dinero II o Dinero IV, Dinero Plus o Bonos Tesorería (todos ellos de BBVA Gestión), los fondos de Fortis: Fortis Money Euribor 3 meses, Fortis Money Plus, Fortis Money Dinamic Euro o los de Gesmadrid (Plusmadrid Valor, Plusmadrid Ahorro o Fontesorería.

Todos estos productos han perdido rentabilidad en las últimas semanas, sobre todo tras conocer la quiebra de Lehman Brothers ya que los activos en los que invertían relacionados con este banco (acciones o bonos) han perdido prácticamente todo su valor. Tras lo ocurrido con Lehman y la crisis financiera mundial, en estos momentos los activos más seguros son los de deuda pública o los fondos de inversión que invierte en ella, según asegura Alicia Jiménez, directora de análisis de Self Trade.

Cuándo está afectado un fondo

Un fondo de inversión compone su cartera, en general, de numerosos títulos que, según su naturaleza, pueden ser de renta fija, renta variable u otros productos más sofisticados, como derivados (opciones y futuros)... Cuando una empresa en la que invierten va a la quiebra, impacta directamente en su rentabilidad, ya que los activos de dicha empresa reducen su valor a cero.

En la mayoría de los casos, las empresas en las que invierten los fondos de inversión cotizan en Bolsa, por lo que son sus acciones las que pierden prácticamente su valor. Como ejemplos, pueden citarse los casos de Enron o Worldcom, cuyas acciones se redujeron prácticamente a cero tras anunciar su bancarrota, lo que repercutió en los fondos de inversión que tenían posiciones en dichas compañías.

Cuando una empresa va a la quiebra, sus activos reducen su valor a cero

Las grandes empresas suelen realizar emisiones de deuda, lanzando al mercado títulos de renta fija, como bonos, cédulas o pagarés, en las que también pueden invertir los fondos de inversión. Estas emisiones entran dentro de lo que se denomina renta fija privada.

Cuando una empresa quiebra, dependiendo de su tamaño y de las emisiones que haya hecho, lo normal es que queden afectados tanto los fondos de renta variable (los que invierten en Bolsa), como los de renta fija (que invierten en títulos aparentemente seguros). De hecho, el impacto en los fondos de renta fija suele ser más sorprendente, ya que la oscilación de la rentabilidad de estos productos acostumbra a ser pequeña. Por lo tanto, cuando ocurre un suceso extraordinario, como una quiebra de una empresa en la que participan, la caída en su rentabilidad suele ser bastante llamativa. Esto le ha ocurrido, por ejemplo, al fondo de inversión Euro Cash (de Renta 4): en los últimos cuatro años, sus ganancias medias anuales alcanzaban el 2,5%. De hecho, al cierre del primer semestre del año acumulaba también unas ganancias interanuales del 2,2%. La rentabilidad del producto, sin embargo, ha caído en picado en las últimas semanas, sobre todo tras el anuncio de quiebra de Lehman Brothers, ya que el fondo mantenía fuertes inversiones en bonos del banco estadounidense. En la actualidad, su rentabilidad anual es del 0,5%, bastante por debajo de la media de su categoría (que gana un 2,66% en los últimos 12 meses).

LOS FONDOS MÁS SEGUROS

Ante la desconfianza que existe en el mercado, sobre todo por la fuerte volatilidad bursátil (con caídas y subidas del 10% diarias) y el miedo a sufrir más quiebras bancarias, los expertos aseguran que los fondos más seguros son hoy por hoy los que invierten en deuda pública.

Los bonos gubernamentales ofrecen una inversión segura para los que temen un impago de las empresas o la quiebra de un banco, como afirma Stewart Cowley, director de renta fija de la gestora Newton, parte de BNY Mellon AM, quien añade que "la solvencia de los gobiernos en los países desarrollados está muy por encima del sector privado". Desde Banif aseguran que "en momentos de incertidumbre como el actual, los fondtesoros (fondos que invierten en deuda pública) son un buen refugio, ya que aúnan la liquidez y la seguridad de los activos del Tesoro".

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto