Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

Escuela de alimentación
^

Medios para aplazar pagos

La crisis propicia la vuelta de sistemas de pago aplazado como el "fiado", los pagarés y las letras de cambio

Las compras a plazos se han convertido en un mecanismo habitual para la compraventa. Lejos quedó el tiempo en que esta modalidad servía únicamente para adquirir artículos onerosos como coches o inmuebles; hoy en día, mediante el pago a plazos se puede comprar casi cualquier cosa. Por eso, cada vez son más frecuentes casos como el del ayuntamiento de Baracaldo (Vizcaya), que facilita a los vecinos el pago a plazos de los impuestos municipales u otros como el de Murcia, donde cerca de un centenar de autoescuelas permiten que sus alumnos paguen la matrícula, las clases teóricas y prácticas a razón de 85 céntimos al día.

"Se fía"

En épocas de penuria económica la necesidad de pagar a plazos se hace aún más necesaria, y son muchos los que recurren a modelos de pago si no desaparecidos, sí en desuso. Uno de ellos, un procedimiento informal de otorgamiento de crédito sin ningún tipo de garantía ni reconocimiento por parte de la ley, es el tradicional "fiado", que sigue vigente en comercios pequeños de barrio.

La supervivencia de su uso (intensificado en épocas de crisis) se debe a que es tanto una transacción comercial como la expresión de un vínculo entre vecinos, basado íntegramente en la confianza mutua entre vendedor (que se arriesga a no cobrar) y comprador (que puede dejar la cuenta de la deuda en manos del comerciante).

Letras de cambio y pagarés

Otra modalidad para comprar en plazos es la letra de cambio, un documento mercantil emitido por el Estado mediante el cual una persona o entidad (el librador) ordena a otra (el librado) el pago de una suma de dinero en un determinado plazo.

Durante cientos de años (comenzó a utilizarse en la Edad Media) fue el principal instrumento financiero, y continúa utilizándose para transacciones entre empresas ya que una de sus características es que opera sin intervención bancaria. Actualmente existen comercios que permiten a sus clientes pagar los productos en varias letras, una por cuota.

El fiado es tanto una transacción comercial como la expresión de un vínculo entre vecinos que se basa en la confianza mutua

La información que debe consignar la letra de cambio para ser considerada válida incluye los datos del librador, el librado y el avalista (la persona que oficia de garante, aunque no es obligatorio que haya una) la suma a pagar, la fecha de vencimiento y el lugar de pago (generalmente, la dirección del comercio o entidad que figura como librador). Desde el momento en que firma la letra, el librado se convierte en "aceptante", es decir que asume un compromiso legal para con la deuda contraída.

Hay diferentes tipos de letras, en función del día en que vence la obligación. Las más utilizadas son las letras "a día fijo" (deben ser pagadas en el día exacto que se indica en el documento); también pueden ser "a un plazo desde la fecha" o "a la vista" (vencen en el momento de su presentación al pago, que deberá hacerse dentro del año siguiente a su libramiento). En caso de no cancelarse la deuda en fecha, la ley prevé procedimientos para el pago de la obligación y, eventualmente, habilita el inicio de acciones legales, en las que el librado tiene todas las de perder.

El pagaré es un documento que consiste en la promesa pura y simple de pagar una determinada suma de dinero a su tenedor en un futuro determinado (generalmente a corto plazo). Las diferencias con la letra de cambio radican en que no es emitido por el Estado sino por empresas y particulares, y quien lo emite es el deudor y no el acreedor. Por lo demás, las figuras que intervienen (librador, librado, avalista), los datos a consignar y el procedimiento en caso de no concretarse el pago son los mismos que en la letra de cambio.

La normativa que regula la utilización de los pagarés y letras de cambio es la Ley Cambiaria y del Cheque.

HACER BUEN USO DEL CRÉDITO

  • Nunca pierda de vista la relación entre sus ingresos y sus deudas: compre lo que puede costear.
  • Pague puntualmente, para evitar reclamaciones judiciales (en caso de letras y pagarés), o un incremento de su deuda debido a los intereses (en las tarjetas de crédito). En este último caso, pagar a tiempo contribuye a mantener un buen historial crediticio.
  • Compre sólo lo que necesita: adquirir productos innecesarios puede dejarle sin margen de crédito para gastos imprevistos.
  • No utilice tarjeta para pequeños desembolsos; la acumulación de comisiones puede generar deudas inesperadas.
  • No solicite demasiadas tarjetas a la vez.

Paginación dentro de este contenido

Etiquetas:

cambio, crédito, pago, plazos, tarjeta


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en