Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Productos financieros de fiscalidad favorable

Con la subida de la tributación al 19%, los productos menos perjudicados son los fondos de inversión

El factor decisivo para elegir un producto financiero u otro es, en general, el tipo de interés, es decir, su rentabilidad. No obstante, conviene no olvidar que la remuneración final dependerá, en gran medida, de la fiscalidad del activo, que varía mucho. Para conocer cuánto renta un producto, hay que consultar a la entidad la rentabilidad financiero-fiscal, que contempla la retención que aplica la Agencia Tributaria sobre los rendimientos generados. Si se tiene en cuenta este aspecto, los productos financieros más interesantes son los fondos de inversión, que permiten cambiar de instrumento tantas veces como se desee sin tener que pasar por Hacienda.

Cambios fiscales

Desde enero de este año, todos los productos de ahorro cuentan con una nueva fiscalidad. En el territorio general, los rendimientos pasarán de tributar del 18% al 19% para los primeros 6.000 euros generados, y al 21% a partir de esta cantidad. De los beneficios recogidos, Hacienda se queda con un 19% o un 21%, según cada caso. Esta modificación afecta, sobre todo, a los rendimientos obtenidos por capitales, como los intereses de cuentas corrientes, depósitos, fondos de inversión, ganancias patrimoniales y todas las rentas del ahorro.

Los rendimientos pasan de tributar del 18% al 19% para los primeros 6.000 euros generados, y al 21% a partir de esta cantidad

No obstante, la fiscalidad no es igual en toda España. Las competencias forales que disfrutan País Vasco y Navarra hacen que cuenten con una tributación distinta a la del territorio general. En lo referido a los productos de ahorro, en Navarra se mantiene el 18% para los rendimientos del ahorro o plusvalías hasta 6.000 euros. A partir de esta cantidad, el tipo impositivo sube hasta el 21%. En el País Vasco, el tipo impositivo ha pasado desde enero de este año del 18% al 20%.

Fondos de inversión, los más atractivos

En materia fiscal, con la subida de tributación, los fondos son los productos menos perjudicados. Esto es así porque la normativa tributaria mantiene el peaje fiscal: se puede cambiar de producto sin tener que pagar impuestos. Un ahorrador puede traspasar su fondo de inversión a otra entidad, o incluso cambiarlo cuantas veces quiera, sin tener que dar cuenta a Hacienda por ello. Este incentivo permite hacer una gestión dinámica y activa de las inversiones: adoptar posiciones defensivas en momentos de incertidumbre o más agresivas en etapas de bonanza económica y buenas previsiones para los mercados bursátiles.

Si un inversor tiene un fondo de renta variable y los mercados comienzan a caer, puede dar la orden a su banco de traspasar su capital a otro de perfil conservador, como uno monetario o de renta fija, hasta que la tormenta en los mercados escampe. Cada vez que decide cambiar, su entidad gestora debe hacer la liquidación de la inversión y calcular cuánto ha ganado o perdido, pero si el dinero se traspasa a otro fondo no hay que tributar por las ganancias o pérdidas. Con fondos de inversión, no se rinden cuentas ante Hacienda hasta que no se rescata el dinero.

Los fondos de inversión permiten cambiar de instrumento tantas veces como se desee sin tener que pasar por Hacienda

Otra ventaja es su liquidez. El inversor puede decidir rescatar parte o todo el capital sin tener que pagar penalizaciones (salvo en los garantizados, que sí las cobran). Si se atiende a su fiscalidad, cuando se necesita liquidez y se tiene el dinero invertido en un fondo, lo más recomendable es reembolsar sólo el capital que se requiere y dejar el resto depositado en el producto, para que genere más ganancias.

Planes de pensiones

Con vistas al largo plazo y si se tiene en cuenta su iliquidez (no se puede rescatar el dinero salvo en circunstancias excepcionales como jubilación, paro o enfermedad), el producto financiero con mejor fiscalidad de entrada (por las aportaciones realizadas) sería el plan de pensiones. Es el único instrumento de inversión que permite deducirse las cantidades aportadas cada año en la base imponible del IRPF (hasta un máximo entre 8.000 y 12.500 euros de la base general imponible, en función de la edad y del territorio en el que resida el contribuyente). Son un buen vehículo para reducir impuestos.

Sin embargo, su fiscalidad en los rescates no es la más adecuada. Desde la reforma fiscal del año 2007, están gravados con el tipo marginal del contribuyente (puede ser hasta del 43%). Hasta entonces, se podían rescatar las prestaciones en forma de capital con una deducción del 40% en el tramo general de la base imponible (rentas del trabajo y de actividades económicas).

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto