Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Cambios en Grecia, ¿afectarán a los españoles?

Más allá de la volatilidad de los mercados, las negociaciones que se entablen dentro de la UE establecerán las verdaderas repercusiones para Europa del cambio político en Grecia

Imagen: Lyfetime

El euro se aproxima al nivel del 1,10 frente al dólar. Esta ha sido la primera respuesta que han generado los mercados financieros ante la clara victoria de Syriza en las elecciones legislativas griegas. Como consecuencia de este acontecimiento político, la volatilidad ha emergido de nuevo en el mercado de divisas. Pero sus efectos se han ampliado, tal y como cabía esperar, a los mercados de rentables, donde los futuros de los principales índices bursátiles internacionales ya cotizaban ayer con severas caídas. Además, puede haber más consecuencias, que afectarán sobre todo a inversores y ahorradores, como se explica con detalle en las siguientes líneas, aunque serán las negociaciones que se entablen dentro de la UE las que establezcan las verdaderas repercusiones para Europa del cambio político en Grecia.

Consecuencias inmediatas del cambio político heleno

Los índices bursátiles internacionales cotizaban ayer con severas caídas tras el triunfo de Syriza en las elecciones griegas. En el caso del parqué norteamericano con el 0,60%, mientras que las Bolsas europeas aún agudizaban más las correcciones, el "Dax" alemán perdía el 0,75%, el "CAC 40" el 0,70% y el selectivo inglés el 0,55%. Estos movimientos vislumbran una apertura de Bolsa de todo menos tranquila. ¿Por qué estas reacciones tan violentas en los mercados? Era algo esperado si había cambios en Grecia, sobre todo por las incertidumbres que genera este nuevo escenario en la primera democracia del mundo, pero también por el consiguiente efecto de contagio a otros países de la zona del euro, entre los que se encuentra España, con un peso económico mucho mayor que su socio comunitario.

Las reacciones de los mercados son muy violentas ante la incertidumbre que genera el nuevo escenario

Acabar con las políticas de austeridad, reestructurar la deuda, implantar medidas de protección a los trabajadores o el incremento de los salarios son algunas de las iniciativas que presenta el partido ganador en su programa electoral. No obstante, serán las negociaciones que entablen dentro de la Unión Europea con sus socios las que establezcan las verdaderas repercusiones que tendrá este acontecimiento político en la vida de los europeos, y más en concreto en los españoles. Entonces se verá si puede ser un efecto pasajero limitado, con volatilidad en los mercados los primeros días, o si, por el contrario, podrá suponer un nuevo foco de inestabilidad que traiga problemas a los ahorradores y, sobre todo, a los pequeños y medianos inversores.

¿Cómo repercutirá en los consumidores?

Más allá de las filias y fobias que despierta el partido ganador de las elecciones griegas, lo que interesa a los ciudadanos españoles es si esta victoria electoral afectará a su dinero. En principio, no tendría que ser así, pero es innegable que los mercados no acogen con simpatía el resultado de las elecciones. Y en este sentido, serán los inversores quienes más tienen que perder, al menos durante esta semana, sin olvidarse de los muchos ahorradores que tienen invertido parte de su patrimonio en fondos de renta fija basados en la deuda periférica, que pueden acusar el cambio de Gobierno en Atenas. Desde este punto de vista, ¿cuáles son los sectores más sensibles y que pueden encontrarse ahora con mayores preocupaciones?

  • Inversores: las perspectivas para esta semana, y a la vista del movimiento de futuros en las principales plazas bursátiles, no son nada halagüeñas. Pueden perder bastante dinero en sus acciones, en especial las del sector bancario, que neutralice los avances de los últimos días, en donde el IBEX 35 había escalado hasta 10.600 puntos revalorizándose en torno al 3% en lo poco que llevamos de año. De no estar invertidos, lo más razonable será esperar hasta que se despejen las incertidumbres.

  • Ahorradores: son muchos los particulares que tienen contratados fondos de inversión como alternativa a la baja rentabilidad que generan los tradicionales productos para el ahorro. Pero en este caso, no se verán tan afectados como en el anterior modelo. Eso sí, habrá vencedores y vencidos, ya que quienes tengan sus ahorros en fondos de deuda de países periféricos (Grecia, España, Portugal o Italia) deberán estar preparados para pasar días muy difíciles, pues sus participaciones se depreciarán. Al contrario, los que tengan suscritos estos productos en bonos alemanes (o norteamericanos) podrán aprovecharse de una mayor rentabilidad al ejercer, en ambos casos, de valor refugio ante las incertidumbres que genera el nuevo panorama político europeo.

  • Mercado de divisas: el euro perdía posiciones frente a las principales monedas y los mercados de futuros anticipaban una jornada de volatilidad y caídas de la divisa europea. Si bien la depreciación de moneda europea beneficia a las empresas, en especial las que conlleven actividades exportadoras, este comportamiento no es tan beneficioso para los consumidores en su relación de consumo con los carburantes. No obstante, su impacto quedará limitado por la abrupta caía de las últimas semanas en el precio del petróleo.

  • Deuda del Estado: España posee en torno a 25.000 millones de euros de deuda griega y, en caso de que el nuevo Ejecutivo no afronte su devolución, podrá desviar las perspectivas de crecimiento para los próximos años. Y ello podría incidir en un menor crecimiento del empleo, algo que, unido a la previsible subida en la prima de riesgo (pagar más intereses), llevaría al Gobierno a revisar los próximos presupuestos, que afectarían a los ciudadanos.

Elementos positivos

No obstante, de llevarse a buen término la negociación del Gobierno griego con las autoridades comunitarias, se podría incentivar una bajada de los impuestos que sirviese de cortafuegos en los países más afectados por estos cambios políticos y habría una mayor relajación para pagar la deuda, lo que beneficiaría a los consumidores. Todo ello con la atenuante de que en España es año electoral y no se descartaría la implantación de estas medidas en los programas electorales de los principales partidos políticos.

Esperar para entrar en Bolsa

Los pequeños inversores que todavía no hayan tomado posiciones en la renta variable, y que estén a punto de entrar en los mercados bursátiles para intentar beneficiarse de los buenos augurios que deparan los analistas a esta forma de inversión (tras incidir en que tendrá una revalorización de más del 10%), deberán mostrarse cautelosos y abstenerse de cualquier operación durante los próximos días, ante la previsible volatilidad que mostrarán los mercados como consecuencia de los resultados de las elecciones griegas.

Deberán no estar invertidos y alejados, mientras no se despeje la incertidumbre de cómo afectará la llegada del nuevo Ejecutivo griego en las negociaciones con la Unión Europea para renegociar su deuda. Pero un año es un ejercicio bursátil muy largo, en el que la evolución de los índices europeos sufrirá muchas oscilaciones, según apuntan los expertos, y las previsibles correcciones ante el nuevo escenario planteado en Grecia podrán dar un precio de entrada en la Bolsa que permita recoger mayores beneficios a final de año.

Etiquetas:

ahorro, deuda, euro, inversión


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en