Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

Economía doméstica
^

Siete métodos para ahorrar: de los sobres al reto de las 52 semanas

Estrategias sencillas como el método tradicional de la hucha o el kakebo japonés indican de qué manera se puede reunir dinero a medio plazo

  • Autor: Por B. ÁLVAREZ
  • Fecha de publicación: 2 de mayo de 2016
Imagen: csavan

En España existe una sólida propensión al ahorro, según el "II Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente", de Rastreator, que señala que en 2015 el porcentaje de españoles ahorradores fue del 67%. Sin embargo, el informe constata también que la capacidad de ahorro todavía es muy reducida, pues un tercio de sus encuestados asegura que no ahorra nada al mes. ¡Pero sí se puede lograr! Y los que ya ahorran, mejoran el modo hacerlo. ¿Cómo? Los siguientes trucos resultan muy eficaces: desde el "kakebo", el "método de los sobres" y "el reto de las 52 semanas".

Los españoles tratan de ahorrar, sobre todo para poder realizar futuras compras o hacer frente a imprevistos. Pero no siempre saben cómo hacerlo ni su estrategia de ahorro resulta ser la más eficaz. Con la ayuda de estos siete métodos, seguro que ahorrar se convierte en un hábito sencillo y muy beneficioso para su economía personal.

1. Kakebo, el método japonés

Kakebo -o kakeibo, en japonés- es el típico libro de contabilidad y finanzas de siempre, aunque aporta estructura y facilidad para llevar los cálculos. Es una forma bastante buena de hacer ver cómo, en qué y cuánto se gasta cada mes. Hay que empezar anotando gastos e ingresos fijos (nómina, agua, luz...) para saber, al inicio de cada mes, cuánto quedará disponible para el resto de desembolsos. Cada vez que se haga algún gasto, se debe apuntar en el día y la sección que corresponda: ropa, alimentación, caprichos, ocio o cultura.

Hay que ser constantes y, además, no dejar nada sin registrar, por más mínimo que sea el gasto. Si no, sería inútil seguir el método. Con el kakebo, al apuntar todo con detalle, afloran y saltan a la vista todos los gastos superfluos. Solo hace falta eliminarlos y darse cuenta de que se habrá ahorrado como nunca se pensó poder hacerlo.

Imagen: Hernán Piñera

2. Método de ahorro Harv Eker

En el libro 'Los Secretos de la Mente Millonaria' (Ed. Sirio, 2011), T. Harv Eker propone un sencillo sistema para repartir los ingresos en porcentajes. Debe hacerse cada mes de la siguiente manera:

  • 55% para necesidades básicas: casa, luz, agua, alimentos...
  • 10% para ahorro: este dinero no se puede tocar para nada.
  • 10% para seguir formándose, ya sea en la profesión o en el propio desarrollo personal: comprar libros, material de oficina, realizar cursos, ir a exposiciones, etc.
  • 10% para inversiones a largo plazo: gastos más grandes que tendrán en el futuro, como sacar el permiso de conducir, un viaje familiar o renovar los muebles del salón.
  • 10% para invertir en gustos, recreación, entretenimiento o algún capricho. Es para gastarlo con el instinto porque un poco de "satisfacción inmediata" también hace falta.
  • 5% para donativos.

Si se hace de este modo, se conseguirá ahorrar sin tener que renunciar a caprichos y, además, incluyendo un porcentaje para el crecimiento personal y para ayudar a los demás. Cuando se tenga un importe bastante grande, se podrá crear una cuenta para el ahorro e inversión a largo plazo.

3. Método ALP

El método ALP, del experto en finanzas José Carlos Álvarez Jiménez, autor del blog Cuanto vale un euro, es muy útil y efectivo, aunque requiere fuerza de voluntad. ALP quiere decir "Aparta Lo Primero" y se basa en que nada más recibir el ingreso principal (nómina, pensión, etc.), se destine una cantidad de dinero para el ahorro y se viva con el resto durante todo el mes. El cerebro empezará a buscar soluciones para sobrevivir con lo que queda en la cuenta tras retirar esa cantidad.

Para hacer de forma correcta el método, y de manera más duradera, porque implica que de verdad se quiere ahorrar, se debe analizar cuánto dinero se ingresa cada mes (fijos -nóminas, rentas...- o extras -devoluciones de Hacienda...-), cuánto se gasta y en qué. Conviene hacer dos columnas y colocar en una lo que se gasta porque se necesita y en otra lo que se gasta porque se quiere. Después, hay que sumar todo lo que se haya incluido en la columna de "gastos porque queremos" y retirar esa cantidad de la cuenta corriente el día 1 de cada mes para evitar tentaciones.

4. El reto de las 52 semanas

Consiste en poner dinero durante 52 semanas en una lata, bote o caja. El reto, que llega desde Estados Unidos, obliga a meter cada semana la cantidad de dinero equivalente al número de la semana que toca. Así, en la semana 1 se deposita 1 euro, en la semana 15 se meten 15 euros, en la semana 32, 32 euros... y así de manera sucesiva hasta llegar a la semana 52, en la que se depositarán 52 euros (el reto), lo que da una cifra total de ahorro de 1.378 euros.

Se trata de una forma de ahorro progresiva y constante, en la que hay que esforzarse para encontrar la manera de prescindir de algunos gastos (muchos inútiles) a fin de conseguir reunir el dinero que se debe aportar a la hucha esa semana.

5. El reto de los 30 días

Igual en esencia al reto anterior, este supone acumular muchos euros en un mes y resulta muy útil para ahorrar para la cuota inicial de la vivienda, comprar un coche sin endeudarse o tener un "colchón de seguridad". Consiste en ahorrar un euro el día 1, dos euros el día 2 (ya suman 3 euros), 15 euros el día 15 (sumados a los anteriores, a mitad de mes se tendrían 120 euros)... hasta llegar al día 30, en que ¡se habrán acumulado 465 euros!

Según los ingresos es posible modificar los valores diarios (y obtener menos cada mes), pero lo importante es empezar a hacerlo y tomar el hábito de ahorrar, ya que los resultados merecen la pena.

6. Método de los sobres

El método de los sobres es una técnica que tiene cerca de 80 años, pero sigue siendo eficaz. Hay que reunir todo el dinero en efectivo y hacer cuentas de los gastos que se tendrán ese mes. Una vez que se sabe ya cómo se deben dividir los ingresos, se buscarán varios sobres, se marcará cada uno con el gasto destinado a esa necesidad y se meterá la cantidad necesaria.

Una vez organizado y distribuido el dinero en sobres, se sabrá cuánto dinero se tiene disponible para otros gastos menos importantes para el resto del mes. De esa cantidad, se debería apartar el 10% y no tocarlo, una cantidad que se dejará para ahorrar.

7. Método tradicional: hucha y cuenta de ahorro

El método más sencillo y básico es meter dinero en una hucha. Puede ser un método antiguo, pero es eficaz. El dinero recaudado en la hucha no renta nada, pero meter dinero en una hucha es el primer paso para adentrarse en el hábito de ahorrar. Un buen método consiste en meter en ella la vuelta o el cambio, esas monedas que sobran después de hacer las compras.

Cuando el dinero acumulado en la hucha vaya creciendo, se debe mover lo ahorrado a una cuenta de ahorros, donde el dinero poco a poco rentará algo. Si no se tienen planes inmediatos para gastar el dinero ahorrado, merece la pena contratar un depósito, que en la mayoría de los casos tiene mejores tipos de interés que la cuenta de ahorros.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto