Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Los cinco depósitos con plazos más largos

Los depósitos con plazos amplios permiten ahorrar más dinero, en especial en este escenario de abaratamiento del precio del dinero

La decisión del Banco Central Europeo de bajar los tipos de interés hasta el 0% ha tenido una primera consecuencia sobre el rendimiento de los depósitos a plazo: han visto aún más mermados sus márgenes para ofrecer un interés atractivo. A los depósitos no les quedan muchos recursos para solucionar este problema, pero uno de ellos reside en ampliar los plazos, a cambio de conseguir una rentabilidad algo mayor. En este artículo se enumeran los depósitos con plazos más largos y se detallan sus intereses, plazos y condiciones.

¿Cuáles son los depósitos con plazos más largos?

Los depósitos siguen siendo la opción preferida de ahorro. Así lo ponen de manifiesto los últimos datos publicados por el Banco de España, que constatan que durante el primer trimestre del año el ahorro desviado hacia este modelo superó los 700.000 millones de euros. Y de ellos, los depósitos de mayor permanencia son los que generan un mayor rendimiento, aunque con márgenes que no son espectaculares.

Pero, ¿qué es un depósito de larga duración? Se dice que lo es cuando el periodo de permanencia supera los 24 meses, con un máximo de cinco años. Algunos bancos ya han tomado nota y ofrecen depósitos de larga duración interesantes para los ahorradores.

Dos depósitos con permanencia superior a 24 meses

Hoy en día, y dentro de este grupo de imposiciones a plazo fijo, los depósitos más propuestos son los que aumentan su remuneración a medida que el tiempo avanza. Su mejor recompensa la brindan, de hecho, pocos meses antes de su vencimiento.

Existen depósitos que superan el periodo máximo de 24 meses en la oferta actual de las entidades financieras. En todo caso, mantienen una rentabilidad fija que puede abonarse en otros plazos: mensual, trimestral o bimestralmente.

Una de estas propuestas procede del Depósito Creciente de Bankia, con un plazo de 36 meses y una liquidación trimestral de los intereses. Su rentabilidad global es del 0,20%.

Para periodos superiores, existe otro producto de estas características, pero diseñado por Caja España-Caja Duero para cinco años. Este depósito eleva su rendimiento total hasta el 0,44% y puede suscribirse a partir de aportaciones desde 6.000 euros.

Tres depósitos con aportaciones especiales

Siguiendo con esta estrategia comercial, Abanca opta por el Depósito Libre, aunque acortando los plazos (15 meses). Obtiene beneficios durante este tiempo, que irán creciendo de forma progresiva hasta llegar, al final del depósito bancario, a un interés total del 0,20%.

Unicaja se encarga de comercializar el Depósito 5 años y 3 meses, que se caracteriza porque permite disfrutar de una rentabilidad durante toda la vida del depósito, sin que a los impositores les afecten las variaciones del mercado.

Otro formato es ofrecerlo bajo una rentabilidad mayor, si se tiene domiciliada la nómina, pensión, recibo de autónomo o incluso prestación por desempleo, como hace Cajamar. Para ello, habrá que mantenerlo durante 24 meses, con la posibilidad de abono de intereses a distintos plazos (mensual, trimestral, semestral, anual o a vencimiento) con una inversión inicial desde 3.000 euros y su cancelación anticipada, parcial o total.

Depósitos vinculados a otros activos financieros

Los depósitos vinculados a otros activos financieros incorporan también unos plazos superiores a los modelos convencionales (entre 24 y 48 meses) y como consecuencia de la estrategia de ligar su evolución a valores, índices o sectores bursátiles. Pero no se pueden cancelar, ni parcial ni totalmente.

Casi todas las entidades bancarias disponen de un producto de estas características que están confeccionados bajo sus propias señales de identidad para tratar de captar el ahorro de los clientes. Piden importes más exigentes, casi siempre por encima de 3.000 euros. Y, en cualquier caso, garantizan un rendimiento fijo todos los años, casi siempre por debajo de la barrera del 0,50%.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en