Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

6 trucos para una inversión más rentable

Con la aplicación de varias estrategias, como huir de los valores conflictivos, es posible lograr que los próximos 12 meses no sean estériles para la cuenta de inversión de los ahorradores

No son buenos momentos para la inversión. La renta fija está en mínimos y la variable no termina de arrancar, en un año en el que todos los índices bursátiles de cierta relevancia se han dejado una media del 6%. Pero no hay que desanimarse, sino buscar las mejores estrategias para hacer más rentable la inversión. En este artículo, los pequeños y medianos inversores encontrarán los resquicios que ofrecen los mercados para obtener sus objetivos, junto con las soluciones más interesantes para mejorar su patrimonio durante los próximos ejercicios. ¡Algunas de ellas son muy originales!

Si el pequeño inversor no desea resignarse ante el poco rendimiento que le generan los productos de toda la vida, tendrá que cambiar de actuaciones. Y ¡qué mejor forma que aplicar una serie de recetas que le ayuden a salir todos los años con beneficios! No se trata de arriesgar, sino de utilizar la cabeza y optar por las estrategias más rentables que en cada momento permiten los mercados financieros. No será la solución definitiva a sus problemas de inversión, pero al menos protegerá el dinero de una manera eficaz y equilibrada.

1. Diversificar las inversiones

No es recomendable invertir los ahorros en una sola propuesta bursátil, donde los riesgos son frecuentes. La inversión será mejor a través de una cesta de acciones que procedan de diversos sectores de la renta variable.

Incluso sería deseable que fuera de otros mercados internacionales. Diversificar es una de las estrategias con mayor eficacia para protegerse de los escenarios menos favorables, pero sin renunciar a ningún rendimiento.

Imagen: Sophie

2. Huir de los valores conflictivos

No hay que caer en la tentación de realizar operaciones con los "chicharros" de la Bolsa española. A través de ellos se tienen más papeletas para perder que ganar, ya que sus elevadas oscilaciones no los hacen recomendables para los intereses del inversor. Pueden obtenerse amplias plusvalías, pero también es posible dejarse muchos euros por el camino. Solo los inversores más experimentados están en condiciones de formalizar operaciones puntuales y de bajos importes.

3. Acompañar a las tendencias

Uno de los errores más frecuentes entre los pequeños inversores es ir a contracorriente en los mercados financieros. Solo deben abrirse las posiciones en la Bolsa cuando esta muestre una clara tendencia alcista, ya que será la mejor de las garantías para desarrollar los movimientos con éxito.

En cambio, en escenarios laterales, y en especial bajistas, la mejor decisión que puede tomarse es estar en completa liquidez y dedicarse a otras inversiones alternativas.

4. Cobrar los dividendos

Hay otra opción que es muy efectiva, incluso perdiendo dinero en las operaciones. Consiste en comprar acciones que reparten dividendos entre sus accionistas. El rendimiento de esta estrategia de inversión puede alcanzar el 8%. El abono, que en todos los casos será fijo y por completo garantizado, irá de inmediato a la cuenta corriente, con una periodicidad trimestral, semestral o anual, en función de los valores seleccionados.

5. Renovar la cartera de inversión

Ante el actual escenario de los mercados de renta variable, no quedará más remedio que ir revisando la cartera de valores con cierta regularidad. De esta forma, se irán eliminado y añadiendo nuevas propuestas en función de la situación que presente la Bolsa en cada momento. Y es que dirigir las operaciones a largo plazo no es la mejor de las iniciativas para rentabilizar los ahorros con garantía.

6. Combinar diferentes activos financieros

Una de las mejores actuaciones que pueden tomarse en estos momentos es incorporar varios activos financieros; es decir, no solo procedentes de la Bolsa sino también de otros mercados. Materias primas, metales preciosos o bonos corporativos pueden constituirse en una de las soluciones más fiables para mantener el rendimiento de las inversiones, aprovechando la buena evolución que están experimentando algunos de ellos.

Abrirse a otros mercados financieros

No hay ninguna obligación de invertir los ahorros en los mercados nacionales. Puede haber otros que lo estén haciendo mejor y sea la manera más correcta de enfocar la inversión para los próximos años, hasta el punto de encontrar mejores oportunidades en las inversiones. Para desarrollar esta estrategia tan solo es necesario analizar los mercados de todo el mundo y detectar aquellos cuyo comportamiento sea más favorable. No hace falta que sea bajo grandes cantidades de dinero, sino que será suficiente con dedicar una parte de los ahorros a los destinos internacionales.

Las operaciones en los mercados ajenos al español son más costosas, ya que casi doblarán a la de los mercados nacionales en algunas plazas bursátiles. También habrá que asumir los gastos derivados del cambio de divisa, si se opta por invertir el dinero en Estados Unidos, Gran Bretaña o Japón. Como consecuencia de estas penalizaciones en la gestión, no habrá más remedio que mejorar los márgenes de rendimiento en las operaciones para que al final se trasladen al saldo de la cuenta corriente del inversor.

Etiquetas:

ahorro, dinero, inversión


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en