Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

7 trucos para que la cuesta de enero no sea tan empinada

Elaborar un presupuesto, ajustar el gasto en alimentación y rebajar la cuota de los préstamos son algunas de las soluciones para sobrevivir a la cuesta de enero

Imagen: Pixel2013

El ciclo se repite. Año nuevo, cuesta de enero nueva. Tras los excesos de las fiestas y la vorágine consumista de la Navidad, toca enfrentarse de nuevo a la realidad. El primer mes del año acostumbra a ser delicado para el bolsillo. Ya viene esquilmado tras los gastos típicos de estas fechas, y ahora se ve afectado por las habituales subidas de precios y por el efecto de las rebajas. Pero, si el consumidor se organiza y pone en práctica una serie de trucos, la cuesta de enero de este año puede ser menos empinada de lo habitual. En este artículo se recogen siete trucos para lograrlo: desde elaborar un presupuesto hasta ajustar las compras.

Truco 1. Elaborar un presupuesto

Lo primero que se debería hacer para combatir la cuesta de enero es elaborar un presupuesto del mes en curso. Se deben calcular los ingresos del mes e ir descontando los gastos fijos (alquiler o hipoteca, cuotas de los préstamos y las tarjetas, recibos de la luz, el gas y el agua, etc.). Tras restar los gastos ineludibles, se sabrá qué cantidad de dinero hay disponible. Así, se puede ir repartiendo ese dinero que sobra en distintas partidas: alimentación, ocio, transporte... Si hay organización, se sabrá de primeras cuánto dinero es posible gastar y qué cifra no hay que sobrepasar de los ingresos para llegar a fin de mes.

Imagen: danr13

Truco 2. Ajustar el tique de la cesta de la compra

No se puede dejar de comer, pero sí se puede reducir el coste de la cesta de la compra y, sobre todo, eliminar los caprichos que tanto la encarecen. Lo primero es ir siempre con una lista de la compra y no salirse del guion; evitará ir llenando el carrito de caprichos. Por último, está la posibilidad de adquirir marcas blancas. La mayoría de los productos con marca de distribuidor están fabricados por compañías de referencia, pero con precios sustancialmente más bajos que los comercializados con su logotipo.

Como trucos extra, se puede recurrir a los productos de temporada, que siempre salen más a cuenta (enero es el mes del aguacate, la fresa, el kiwi, la mandarina, la manzana, el plátano, la acelga, la alcachofa, la calabaza, el cardo, la haba o el repollo, entre muchas otras frutas y hortalizas). Comprar paquetes ahorro también puede ser una solución para gastar menos, siempre y cuando adquirir una cantidad mayor de un producto suponga un ahorro real y se consuma.

Truco 3. Poner freno en las rebajas

Si tras haber hecho un presupuesto, el consumidor ha sido capaz de asignar una partida a las rebajas, podrá considerarse afortunado. Eso sí, no hay que olvidarse de no sobrepasar el gasto asignado. Para sobrevivir a las rebajas o, más bien, para que el bolsillo sobreviva, no estaría de más hacer una lista de la compra con las cosas que en realidad se necesitan. Hay que evitar las compras compulsivas, para que el presupuesto no se dispare; comparar precios entre distintos establecimientos; y, lo más importante, renunciar a las prendas de nueva temporada, que no están rebajadas.

Truco 4. Reducir las facturas

El cambio de año puede ser el momento idóneo para revisar las facturas de los suministros. Se puede ahorrar un buen pellizco cada año -también en enero-, si se varía de compañía de luz, de gas y de telefonía. Habría que hacer un ejercicio de análisis y valorar si las tarifas que se tienen contratadas son las más adecuadas: ¿a qué hora se usan los electrodomésticos?, ¿cuántos gigas se gastan de verdad para navegar con el teléfono? o ¿si realizan muchas llamadas al mes con el smartphone o se emplea más WhatsApp?

Un ejemplo: la tarifa de móvil para hablar y navegar más barata de Movistar tiene un coste de 15 euros al mes, mientras que un servicio similar o, incluso algo mejor, tendría un importe de solo seis euros en Tuenti, la OMV de la compañía azul.

Truco 5. Rebajar las cuotas de los préstamos

Si se va muy apurado y se tienen préstamos personales vigentes, se puede negociar con el banco una carencia puntual, ya sea total o solo de capital (en ese caso se abonarían los intereses). Pero esta operación tiene sus efectos, ya que se alargará el plazo (aunque solo sea un mes) y aumentarán los intereses totales.

Otra opción es negociar con el banco una extensión del préstamo: si se alarga el plazo, las cuotas mensuales bajarán. Pero esta operación, primero, conlleva gastos, ya que implica cambiar el contrato; segundo, afecta a toda la vida restante del préstamo, no solo a un mes en concreto; y, tercero, al alargar el plazo, las cuotas mensuales serán más reducidas, pero se generarán intereses por más tiempo, por lo que el coste final de la financiación será más alto.

Truco 6. Recurrir a las tarjetas

Otra posibilidad para sobrevivir a la cuesta de enero es aprovechar las distintas modalidades de pago que ofrecen las tarjetas. Así, se puede abonar una parte de los gastos al contado y otra a fin de mes. De esta manera, los desembolsos que se hayan aplazado se abonarán de golpe a principios del mes siguiente, sin intereses y una vez recibida la siguiente nómina.

Si esta opción no es suficiente, se puede aplazar el pago de las compras en cuotas mensuales, pero se tendrá que hacer frente a un tipo de interés del 21% de media.

Truco 7. Aprovechar descuentos

Para cerrar esta particular lista de trucos, no hay que pasar por alto los descuentos, de cualquier tipo, desde los cupones de los supermercados hasta las promociones de inicio de año en ciertos servicios, como gimnasios, por poner dos ejemplos.


RSS. Sigue informado


HelpMyCash

Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto