Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

¿Cómo elegir un banco? 6 preguntas con respuesta para acertar

Las claves para comprobar si una entidad es fiable y segura para dejar los ahorros incluye conocer sus órganos de control, así como sus test de resistencia

Imagen: HBRH

Europa aglutina más de 5.500 instituciones financieras, según datos del Banco Central Europeo. Y solo en nuestro país hay 284. Del total, 59 son bancos, 63 son cooperativas de crédito y dos son cajas de ahorro, de acuerdo con el registro del Banco de España. Ante tamaña cantidad de entidades, conocerlas todas es imposible. De ahí que de vez en cuando el ciudadano se tope con la sucursal de un banco del que jamás había oído hablar o alguien pronuncie el nombre de una entidad que no conocía. Pero ¿cómo saber si un banco que no se conoce es de fiar? Y si hay que cambiar de entidad, ¿en qué hay que fijarse? A continuación van seis preguntas con respuesta para averigüarlo.

Dar el paso y abrir una cuenta en un banco nuevo genera inseguridad a muchos clientes. Y es que lo que se depositan son ahorros, por lo que muchas personas, antes de sumarse a las filas de una nueva entidad, quieren cerciorarse de que sus fondos no corren peligro. Para quienes deseen hacerse clientes de un banco del que jamás habían oído hablar, hay seis preguntas que les ayudarán a dilucidar si la entidad es de fiar o no.

1. ¿Quién supervisa al banco?

En nuestro país, el Banco de España es el encargado de supervisar a los bancos, cajas de ahorro, cooperativas de crédito y sucursales de entidades extranjeras establecidas en España cuya matriz se encuentra en otro país. Además, desde 2014 el encargado de la supervisión de las entidades residentes en la zona del euro es el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), controlado por el Banco Central Europeo, una labor que comparte con los bancos centrales nacionales.

Cualquier cliente puede consultar el registro del Banco de España para conocer qué entidades están autorizadas por el regulador. Además, hay algunas que están supervisadas por dos bancos centrales. Por ejemplo, un banco de un país de la zona del euro que tenga una sucursal en España estará controlado tanto por el Banco de España como por el banco central de su país de origen. Pero si la entidad no está establecida en España, por mucho que permita hacerse clientes, la supervisión habrá que buscarla en el banco central del país en el que esté instalado.

2. ¿El banco ha superado los test de resistencia?

Los llamados stress test o test de resistencia son unas pruebas de carácter obligatorio que tienen que superar los bancos periódicamente con el objetivo de valorar su estabilidad. Estas pruebas están organizadas por los reguladores de los distintos sistemas bancarios (la Autoridad Bancaria Europea y el Banco Central Europeo, en Europa, y la Reserva Federal, en Estados Unidos). Estos test permiten conocer cómo se comportaría una entidad ante distintas situaciones, simulando diferentes escenarios sobre su cartera de activos y pasivos. Si un banco no supera el examen, debe aplicar una serie de medidas de saneamiento a fin de reforzar su estructura.

3. ¿Qué clasificación tiene el banco?

Standard and Poor's, Moody's y Fitch son las tres agencias de calificación crediticia más relevantes del panorama financiero mundial. Su función es valorar el riesgo de crédito (riesgo de impago) de las entidades y sus clasificaciones son esenciales para que las compañías puedan financiarse en el mercado. De hecho, son los propios bancos los que encargan a las agencias calificadoras que los evalúen. Cuanto mayor es la nota que les otorgan, se supone que más segura es la entidad. No obstante, no todas las entidades de crédito tienen ratings actualizados; si no emiten deuda, es posible que no los tengan.

4. ¿El banco garantiza los ahorros?

Todos los bancos españoles están adheridos, de forma obligatoria, al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) nacional, que cubre hasta 100.000 euros por titular en cada entidad en el improbable caso de que una compañía quiebre.

Las sucursales españolas de bancos autorizados en otros países de la Unión Europea no están obligadas a adherirse al FGD español, ya que cuentan con el mismo respaldo en sus países de origen. No obstante, sí están obligadas a sumarse al organismo de protección estatal las sucursales de bancos extracomunitarios, cuando los depósitos no estén cubiertos en el país de origen o para salvar la diferencia entre la cobertura del país de origen y la que ofrece el FGD español.

Imagen: QuinceMedia

5. ¿El sitio web del banco es seguro?

Aunque no es una variable financiera, saber si el sitio web del banco es seguro no solo ayudará a valorar la fiabilidad de la entidad, sino que evitará poner en riesgo los datos personales y los ahorros del usuario. Los bancos y cualquier otro tipo de empresa que maneje información sensible de los consumidores, como una tienda online, debe poner en marcha una serie de medidas para garantizar que la información aportada por el cliente está encriptada y no puede ser interceptada e interpretada por un tercero.

Así, antes de operar con un banco virtual, hay que cerciorarse de que la página web es segura comprobando que la dirección URL comienza por https:// y que está acompañada de un candado verde. También se puede comprobar si la web cuenta con algún certificado digital. Además, en el caso de los bancos, es importante valorar los niveles de autenticación que exige a sus clientes. Lo habitual para garantizar la seguridad de los fondos de los usuarios es que la entidad aplique un primer nivel para acceder a los productos (nombre de usuario y contraseña) y un segundo nivel para operar con ellos (tarjeta de coordenadas, códigos recibidos por mensaje de texto, clave de firma, etc.).

6. ¿Qué opinan del banco el resto de los clientes?

Si bien la opinión de los demás no debería condicionar la decisión, cuando se trata de gestionar los ahorros no está de más averiguar lo que piensa el resto de los usuarios sobre un banco. Eso sí, hay que saber filtrar las opiniones y ser conscientes de que, por lo general, los consumidores son más propensos a dejar una opinión cuando están insatisfechos que cuando la experiencia ha sido positiva.


RSS. Sigue informado


HelpMyCash

Otros servicios


Buscar en