Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

¿Puedes mejorar la rentabilidad de los depósitos?

Domiciliar la nómina, contratar otros productos financieros o formalizar los depósitos en el extranjero ampliará los márgenes de intermediación

Invertir los ahorros en imposiciones a plazo ha dejado de ser rentable para los usuarios bancarios. Así se desprende de los últimos datos proporcionados por el Banco Central Europeo, en los que se pone de manifiesto que el interés medio de los productos con plazo superior a un año es de un 0,15 %, mientras que los inferiores están situados en torno al 0,05 %. En cualquier caso, presentan serias dificultades para superar el encarecimiento de la vida, después de que el IPC terminase el año pasado en el 1,1 %, como recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta forma, la rentabilidad bruta para una inversión de 10.000 euros es de tan solo 10 euros. Aun así, hay fórmulas para mejorar la rentabilidad de los depósitos. En este artículo se exponen cuatro.

Los depósitos ya no son tan rentables. No obstante, los usuarios tienen aún margen de maniobra para mejorar los débiles niveles de rendimiento que presentan los depósitos a plazo. A través de diferentes estrategias en su contratación, y que pueden ser aplicadas sin ninguna complicación, se puede, en el peor de los casos, triplicar la remuneración que están ofreciendo estos productos bancarios en la actualidad.

Vincular los depósitos con otros activos financieros

Uno de los instrumentos más eficaces para conseguir estos objetivos se basa en ligar la imposición a otros activos financieros, no solo procedentes de la bolsa, sino también a materias primas, metales preciosos u otros índices financieros. La mecánica es muy sencilla de explicar: ofrecen un tipo de interés fijo y garantizado que ronda el 0,5 % y que puede incrementarse, si la otra parte de la inversión logra alcanzar un mínimo en su cotización. En ese caso, permite rendimientos a su vencimiento por encima del 3 %.

Esta estrategia mezcla la renta variable con la fija para incrementar el retorno de los ahorros. Uno de estos ejemplos está representado por el Depósito Combinado de Oficina Directa. Contempla un plazo de permanencia de 13 meses con un interés anual del 0,4 % que puede mejorarse si la parte variable cumple con los objetivos. En otros casos, se materializa por medio de una cesta de acciones que deberán alcanzar unos precios mínimos a su vencimiento. De ellos que dependerá el rendimiento final del producto.

Imagen: peter-facebook

Suscribir los depósitos en el extranjero

En algunas ocasiones, la mejor solución reside en aceptar alguna de las propuestas que se generan desde los bancos ubicados fuera de nuestras fronteras. Aunque si bien el rendimiento medio de los depósitos con plazos superiores a un año en la Unión Europea es del 0,4 %, siempre puede detectarse alguna que otra oferta que supera estos márgenes comerciales. Algunos bancos están llegando a pagar casi el 2 %.

Crédit Agricole Consumer Finance proporciona una rentabilidad del 1,25 % a un plazo de dos años, mientras que Euram Bank de Austria genera un retorno parecido (1,10 %), con el mismo nivel de permanencia. En este sentido, no puede olvidarse que el interés medio de estos productos es más elevado en Holanda (1,70 %), Italia (1,20 %) y Francia (1,10 %).

Los depósitos cuentan con las mismas garantías que en España, ya que están cubiertos a través del Fondo de Garantía de Depósitos, que asume hasta 100.000 euros por cuenta y titular en caso de quiebra del banco. El único requisito para acceder a estas imposiciones es abrir una cuenta en el extranjero y, por supuesto, tributarle en nuestro país, para lo cual será obligatorio trasladar a Hacienda toda la información sobre estos movimientos bancarios. En cualquier caso, es una operación por completo legal y abierta a todos los usuarios.

Suscribir los depósitos a plazos muy largos

Queda una última posibilidad para satisfacer estos deseos, aunque es menos rentable que las anteriores. Pasa por suscribir depósitos con plazos más largos, como por ejemplo a 36 o 48 meses para que el retorno sobre los ahorros crezca en unas cuantas décimas porcentuales.

El Depósito Facto a 36 meses que ha confeccionado Banca Farmafactoring ofrece un interés anual del 1,40 %. El principal inconveniente de esta estrategia es que habrá que tener el dinero inmovilizado durante mucho tiempo, a no ser que se cancele de manera anticipada bajo una penalización que puede alcanzar el 2 % sobre el importe depositado.

Constituirse en cliente activo

Otra de las estrategias para acrecentar el rendimiento de las imposiciones se basa en tener una relación más activa con la entidad financiera con la que se opera con regularidad, contratado otros productos bancarios (planes de pensión, fondos de inversión, seguros, etc.), pero, sobre todo, por medio de la domiciliación de la nómina o pensión. Estas actuaciones de los clientes permiten el acceso a depósitos mucho más rentables que los restantes. Es el caso de la Cuenta Nómina de Bankinter, que brinda un 5 % durante el primer año y el 2 % el segundo. Sin embargo, el principal problema de aceptar estas propuestas es que el saldo a remunerar es muy limitado, en general por un máximo de 5.000 o 10.000 euros. Por otra parte, son ofertas que están destinadas para nuevos clientes y necesitarán un cambio de entidad, sin posibilidad de renovar estos depósitos a plazo a su vencimiento.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en