Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Tarjetas: por qué no deberías tener más de dos

Tener dos tarjetas, una de débito y otra de crédito, es lo más recomendable para darles un buen uso, controlarlas y evitar problemas como el endeudamiento

Imagen: TheDigitalWay

Una, dos, tres, cuatro... ¿cuántas tarjetas tiene? ¿Y cuántas utiliza? Los expertos dicen que no conviene tener demasiadas, pero ¿cuál es el número necesario y recomendable? La mayoría de los especialistas señala dos (tres, a lo sumo) como la cifra idónea de tarjetas, incluyendo débito y crédito. Tal y como recogemos a continuación, con ellas será suficiente para realizar las compras que necesitemos y es una cantidad de "plásticos" asequible, que permite llevar el control de las tarjetas y mantener a raya nuestras finanzas, sin temor a endeudarnos.

Dos tarjetas, mejor que tres

Casi 54 millones de tarjetas de crédito circulan en nuestro país, según datos del Banco de España. Y entre débito y crédito sumamos 80 millones de tarjetas, todo un récord en 2018, pues constituyen el doble de las que había en 2010. Pero ¿De verdad necesitamos tantos "plásticos"? Parece que no, concluyen los expertos, quienes aseguran que tener demasiadas puede ser contraproducente para nuestros intereses económicos.

Imagen: JESHOOTScom

¿Hay un número exacto de tarjetas que no debamos superar? "Si hablamos de tarjetas de crédito, la realidad es que con una es más que suficiente", explica rotundo Luis Pita, CEO de Preahorro.com. De hecho, su mejor consejo es "dejar la tarjeta de crédito en casa y usar una tarjeta de débito para las compras del día a día". ¿Por qué? Las tarjetas de débito tienen buena parte de las ventajas de las tarjetas de crédito en cuanto a seguros para su empleo diario y "un beneficio extra: no prestan dinero, por lo que no podremos gastar lo que no tenemos".

Otros expertos, como Sofía Macías, autora del libro 'Pequeño Cerdo Capitalista', son partidarios de alguna más. Macías, quien advierte de que "no se deben tener más que las que puedas controlar", indica que para ella "el máximo es tres". Lo señala también en este vídeo:

Menos tarjetas, menos endeudamiento

Disponer de más de una tarjeta supone un gasto para el usuario, pues pocas tienen en realidad un coste cero. Pero el verdadero problema de las tarjetas de crédito no es lo que pagamos por su mantenimiento ni emisión, sino que "tener más solo aumenta la posibilidad de gastar más y, lo que es peor, de usarlas mal", asegura Pita. ¿Hay de verdad más riesgo de endeudamiento al contar con más tarjetas? Sí.

"Corremos el riesgo de tomar el crédito de la tarjeta como una extensión de nuestros ingresos, y no lo es", dice Sofía Macías

Las tarjetas de crédito son muy útiles "y pueden ser una gran herramienta si se emplean correctamente y se tiene claro cómo funcionan", explica el CEO de Preahorro.com. Una tarjeta de crédito permite comprar a plazo: adquirir hoy y pagar mañana o en cuotas con un mínimo mensual. A cambio, la entidad nos cobra una serie de intereses, si nos retrasamos en el pago o establecemos pagos mensuales fijos. Es peligrosa, pues "es una línea de crédito más que de otra forma estaría cerrada o que, por lo menos, tendríamos que hacer algo para activar", opina el experto. Y está convencido de que tener varias tarjetas es un riesgo adicional, porque "supone una tentación adicional para gastar más".

Sofía Macías insiste en la idea del peligro de tener muchas tarjetas. ¿Por qué? Podemos tomar este crédito "como una extensión de nuestros ingresos, cuando no lo es". Tener más tarjetas nos tienta a gastar de más. Asimismo, "cuantas más tarjetas tengamos, más difícil será llevar la cuenta de las compras realizadas y del dinero gastado", señala.

Cómo utilizar bien las tarjetas

En España falta educación financiera para saber sacar partido de las tarjetas de crédito, por un lado, y capacidad de control, por otro, según los expertos. Y es que no solo se trata de tener claro cómo funciona una tarjeta y cuándo debemos utilizarla. "También hay un factor psicológico que nos impulsa a consumir más, y que es necesario controlar", indica Pita.

Imagen: lcb

Este experto, además, brinda dos claves para emplear bien las tarjetas de crédito:

  • Asegurarse de que la tarjeta no está en modo revolving. Por defecto, la mayoría de las tarjetas se activan bajo esa modalidad de pagos fijos mensuales, que es la más cómoda para gastar más, pero la que más intereses hace pagar. Antes de usar la tarjeta por primera vez es imprescindible llamar para pedir que pasen la modalidad de pago a pago aplazado a mes vencido.
  • Emplear la tarjeta de crédito para las grandes compras. El mayor beneficio de estas tarjetas son los seguros que incluyen. Si queremos contratar un viaje, mejor hacerlo con la tarjeta porque incluye un seguro de viaje propio. Lo mismo se aplica a las grandes compras, ya que añade garantías a los productos que adquiramos.

A ello hay que apuntar otro consejo importante: buscar tarjetas que no tengan coste de emisión ni mantenimiento. ¿Los descuentos en tiendas y otras ventajas? Están bien, pero no dejan de ser fórmulas para hacer que usemos la tarjeta más de lo que queremos y necesitamos, precisamente para aprovechar esas ofertas.

¿Viaja mucho? Quizás le convenga tener varias tarjetas

Si la tarjeta se pierde, se la traga el cajero o nos la roban, siempre es un fastidio. Pero lo que en casa puede ser un mal día y haya que realizar un montón de trámites, en un país extranjero puede ser más grave.

Por eso, si se viaja mucho, es de gran ayuda tener más de una tarjeta de crédito. Así, siempre se tendrá una disponible, un respaldo ante cualquier eventualidad.

Etiquetas:

crédito, débito, tarjetas


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en