Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

¿Qué cubre una póliza de hogar?

Las coberturas abarcan incidencias externas, reparaciones e, incluso, temas legales de protección jurídica

  • Autor: Por JOSÉ IGNACIO RECIO
  • Fecha de publicación: 13 de enero de 2010
Imagen: petr0

El coste de una póliza de hogar depende de varios factores. El tipo de vivienda, los metros cuadrados y las medidas de seguridad son determinantes, pero también se tienen en cuenta la cantidad que el usuario asigne al continente (inmueble) y contenido (mobiliario, electrodomésticos y objetos de valor). Las coberturas de los seguros de hogar afectan a un amplio abanico de contingencias, desde las incidencias externas, como incendios o robos, a las reparaciones por rotura de cristales o cañerías averiadas. Incluso contemplan temas legales de responsabilidad civil o protección jurídica integral, además de cuestiones de mantenimiento, como la garantía de asistencia del hogar. En el caso de las bonificaciones, si el inmueble incluye medidas de seguridad, como puertas blindadas, rejas en las ventanas o cajas fuertes, se pueden obtener descuentos de entre un 5% y un 20% en el precio de la póliza.

Minimizar riesgos

La adquisición de una casa es uno de los mayores desembolsos que se realizan a lo largo de la vida. A la vez, es el espacio en el que se concentran la mayoría de los enseres y objetos de valor de los propietarios. De ahí que parezca lógico suscribir una póliza que cubra alguno o todos los riesgos a los que se exponen el continente (vivienda) y su contenido. Un seguro de hogar garantiza al titular de la póliza que la compañía asumirá los gastos de reparación en caso de daño, total o parcial, provocado por múltiples causas.

Las coberturas de estos seguros, en un contexto muy parecido entre todas las compañías, tienen muchas variantes. De forma general, se agrupan en varios segmentos:

  • Incidencias externas: incendios, robo, actos de vandalismo, etc.
  • Reparaciones: rotura de cristales, cañerías averiadas, daños producidos por agua, etc.
  • Temas legales: responsabilidad civil, protección jurídica integral, etc.
  • Mantenimiento, como en los casos de garantía de asistencia del hogar.

En los últimos años, las compañías del sector han añadido nuevas coberturas, adaptadas a las exigencias de los usuarios. Hoy se responde ante el robo de joyas u otros objetos de valor, pieles, propiedades de terceras personas e, incluso, se puede asegurar a los animales de compañía.

Para un piso medio de 80 metros cuadrados, pueden suscribirse desde 133 euros seguros de protección que cubren las garantías básicas

Los seguros para el hogar cubren las necesidades de las viviendas que cumplan unos requisitos mínimos, ya sean pisos, apartamentos, chalés, adosados o casas rurales. Otra posibilidad son los seguros de protección del hogar, que se pueden conseguir a buen precio a través de las ofertas que lanzan con cierta regularidad algunas entidades financieras: permiten bonificaciones en el crédito hipotecario, siempre que se contrate un seguro del hogar con el mismo banco o caja de ahorros. En este caso, los usuarios deben leer con detenimiento las cláusulas, ya que es habitual que sólo se acepten las coberturas básicas.

Limitaciones y exclusiones

No todos los inmuebles pueden asegurarse. La mayoría de las compañías pone limitaciones. Entre otras, están excluidas las viviendas aisladas, a más de un kilómetro del casco antiguo y que no se encuentran en urbanizaciones, las casas destinadas a actividades profesionales o mercantiles, cuando estén en estado de ruina o abandono, y las viviendas construidas en madera. También hay límites en inmuebles con una determinada antigüedad, de construcción no estándar o prefabricados, y en los inmuebles cuya suma asegurada de mobiliario sea superior a 150.000/300.000 euros en vivienda habitual.

Algunas compañías cuentan con líneas de contratación muy dispares, para viviendas de lujo, de vacaciones, segundas residencias, viviendas en alquiler y casas desocupadas en las que se habita de manera esporádica, durante periodos inferiores a vacaciones y fines de semana. Todas las pólizas cubren robo, incendio, daños materiales, daños por agua, roturas de muebles, etc.

El ordenador y el gato

Las posibilidades actuales de las pólizas de hogar definen casi una para cada necesidad. Son posibles coberturas opcionales, como la asistencia informática para resolver las incidencias que puedan originarse en el ordenador, o asegurar los accidentes que pueda sufrir un animal de compañía (perros o gatos). En ambos casos, supondrá un coste adicional de entre 5 y 10 euros para una póliza media que no supere los 200 euros. Respecto a los canes, la especialización de las pólizas establece diferenciaciones entre los de raza peligrosa y el resto.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto