Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Renta 2016: todo lo que hay que saber
Λ

12 trucos para calentar la casa por menos dinero

Con colocar un doble cristal casero en la ventana o construir una calefacción con velas y mantas es posible caldear la vivienda sin preocuparse por la factura

  • Autor: Por B. ÁLVAREZ
  • Fecha de publicación: 26 de octubre de 2016

Dos macetas, una bandeja y cuatro velas mantendrán la casa caliente por unas horas sin apenas gastar dinero. ¡Y hay más trucos! Hacer un "doble cristal" para aislar las ventanas o volver a las viejas costumbres de meter bolsas de agua caliente en la cama cuando al caer la tarde comienza a hacer frío son algunos de ellos que se detallan a continuación. Tampoco hay que olvidar la importancia de moverse para entrar en calor, algo que se puede conseguir con solo balancearse en una mecedora o realizar unos simples ejercicios con los dedos de los pies.

Desde mediados de otoño y durante los meses de invierno el termómetro se acerca cada vez más a los cero grados. Pero no solo hace temblar el frío sino pensar en el gasto doméstico en calefacción y la posterior factura que conlleva hacerle frente, que cada año es más elevada. En España, de hecho, más de cinco millones de personas tienen problemas para pagar la calefacción y mantener su hogar caliente (el 11,1% de la población en 2014), como asegura un informe de Eurostat. ¿Cómo se puede estar calentito en casa sin usar la calefacción? ¡Estos 12 trucos ayudarán a lograrlo!

1. Calentar la casa con velas y macetas: una calefacción por menos dinero

Con dos macetas y cuatro velas se puede calentar una habitación. Es un sistema lento, pero que funciona. ¡Está demostrado! Se utilizaba en los refugios antiaéreos en Reino Unido durante la II Guerra Mundial, como explica quien lo ha puesto de moda a través de un vídeo, Dylan Winter.

El método es muy sencillo y barato. Basta con colocar cuatro velas encendidas en una bandeja y cubrirlas con una maceta pequeña. Sobre esta hay que poner otra más grande con un agujero en el fondo. En el siguiente vídeo se puede ver cómo realizar en pocos minutos esta calefacción casera.

2. Hacer nuestro propio doble acristalamiento

Por las ventanas se va mucho calor durante el invierno y tener doble cristal ayuda a reducir esta pérdida. Si no se tiene, y no es posible permitirse instalar un doble acristalamiento, está la opción de fabricar uno propio. ¿Cómo? Mediante la colocación de una lámina de plástico con burbujas sobre los cristales de las ventanas.

En primer lugar hay que cortar el tamaño del plástico exacto al del cristal donde se quiere poner. Antes de colocarlo sobre la ventana (con la parte lisa del plástico pegada al cristal y la de bolitas hacia fuera), se debe rociar todo el vidrio con agua jabonosa. Después, basta con situar el plástico mientras el cristal esté húmedo y presionar para que quede fijo.

3. Camas con dosel para calentar el dormitorio

Los medievales no utilizaban camas con dosel por estética o afán decorativo. En una época en que las casas no estaban climatizadas, tener un lecho con "techo y cortinas" permitía dormir aislado del frío. La idea sigue siendo válida en la actualidad, y se puede modernizarla o adaptarla, para poder irse a la cama calentitos.

4. Muebles contra las paredes para estar calientes en casa

No se trata de estar continuamente moviendo los muebles de lugar, pero si en verano quitar muebles ayuda a estar más fresco, en los meses fríos tener más en las paredes exteriores permite mantener el calor en el hogar. Estas paredes durante el día reciben calor gracias al sol, pero cuando este se va (en invierno, a las seis de la tarde ya es de noche) el frío se apodera de ellas. Colocar muebles, cuadros y tapices es muy efectivo, pues actuarán como barreras adicionales frente al frío.

Imagen: cocoparisienne

5. Aprovechar el calor de los electrodomésticos para calentar cuartos

Una buena manera de tener la vivienda caliente es utilizar para caldearla el calor que desprenden los electrodomésticos. Es un consejo válido, sobre todo para la cocina. Si se cierra la puerta y el horno o el fuego están encendidos, la estancia se caldeará en pocos minutos. También los televisores y ordenadores (en especial si son de gran tamaño) desprenden bastante calor que es posible aprovechar.

6. Bolsas de agua caliente y sacos de semillas para calentar la cama

¡Las costumbres de nuestras abuelas están otra vez de moda! La bolsa de agua caliente puede calentar la cama y hacer que la hora de meterse entre las sábanas sea un verdadero placer en pleno invierno. Además de las archiconocidas bolsas de agua caliente, también se pueden utilizar sacos de semillas (o arroz, maíz, etc.) que habrá que precalentar en el microondas en solo dos minutos.

7. Cortinas: una gran ayuda para calentar la casa

Las cortinas actúan como aislante del frío y bloquean las corrientes de aire. En invierno, conviene que las cortinas sean de colores oscuros -que atrapan el calor- y de telas gruesas como el terciopelo. Si se utilizan de doble tela, mejor aún: deben tener un forro de tela más ligera, que durante el día permita pasar la luz y el calor, y otra tela gruesa para aislar del frío y el ruido en cuanto oscurezca.

8. Bajar las persianas para evitar fugas de calor

La luz que entra por las mañanas en casa y calienta suelos y paredes da paso al frío en pocas horas. Las persianas son muy útiles para evitar fugas de calor, por lo que se deben bajar en cuanto la temperatura descienda. Si se actúa de este modo, la vivienda se mantendrá caliente por la tarde y durante gran parte de la noche.

Imagen: Banu Tuncel

9. Llenar la casa de alfombras da calor por poco dinero

Hay pocas cosas tan desagradables como pisar un suelo muy frío. Las alfombras, además de resultar decorativas en un hogar, son un método eficaz de aislamiento, que atrapa el frío en el suelo. Las hay de todos los grosores, texturas y precios, por lo que no es preciso gastar mucho dinero para tener una gran alfombra que ayude a tener más caliente la casa, sobre todo si el suelo no es de madera.

10. Utilizar burletes de tela para sellar puertas y ventanas

En forma de búho, de perro salchicha, una hilera de casitas, de cuadros, lunares, tela de saco.... Los burletes para evitar que el calor se escape de una habitación por debajo de la puerta están de moda. Además de ser muy útiles y evitar fugas caloríficas, resultan muy decorativos.

11. De noche, apagar la calefacción y usar tejidos polares

Mantener encendida la calefacción por las noches es muy caro y no es bueno para la salud: un ambiente demasiado caldeado favorece la propagación de virus. Para estar calientes sin arruinarse ni poner en riesgo la salud, es conveniente utilizar pijamas de felpa y mantas de tejido polar mejor que de lana. ¿Por qué? La razón estriba en que las fibras polares garantizan un mejor aislamiento térmico que la lana. Además, estas mantas son muy cómodas, pues pesan mucho menos.

12. Usar una mecedora para calentarse

Balancearse en una mecedora es muy agradable... ¡y aporta calor! Mientras se está sentado en ella se puede generar energía al mover los músculos de brazos y piernas sin apenas esfuerzo: así se activa el flujo sanguíneo y se crea calor.

No es el único ejercicio que se puede hacer para calentase en casa: una bicicleta estática puede resultar de gran ayuda y, también, realizar movimientos simples con los dedos de los pies. Si se mueven los dedos hacia arriba y abajo 20 veces y después se hacen círculos con los tobillos otras 10 veces, pronto se notará que se entra en calor. La fórmula mejora si, además, se contraen y estiran muslos y glúteos también 10 veces.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto