Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

12 trucos para ahorrar energía en la cocina esta Navidad

Cocinar con latas, hacerlo con sobras y usar el microondas en vez del horno permiten ahorrar mucha energía y euros en Navidades

  • Autor: Por B. ÁLVAREZ
  • Fecha de publicación: 22 de diciembre de 2016
Imagen: Wavebreakmedia

¡Cómo que no es posible ahorrar luz en la cocina durante las Navidades! Si se usan conservas o no se desperdician las sobras de otros días se pueden encender menos los electrodomésticos que más gastan, como el horno. Otras fórmulas de ahorro que se detallan a continuación son emplear utensilios de barro o cristal, que retienen más el calor, o utilizar las tapas de cazos y sartenes mientras se cocina. Pero incluso si se necesita el horno convencional, también se recuerda que es posible gastar mucha menos electricidad, si se aprovecha su calor para hacer varios platos o para calentar la cocina.

La cocina es el corazón de la casa en Navidad, fiesta en la que se celebran numerosas reuniones alrededor de la mesa. En la cocina se encuentran gran parte de los electrodomésticos y durante estas fiestas trabajan sin descanso... ¿Cómo conseguir ahorrar energía eléctrica a la vez que se cocinan exquisitos menús navideños? Estos 12 trucos expertos pueden resultar de gran ayuda, como estas otras formas de ahorrar en la cocina en Navidad.

1. Cocinar platos navideños con latas

¿Cuál es el mejor modo de ahorrar energía? Obviamente, no usarla. Y es posible cocinar y hacer un menú navideño sin apenas gastar electricidad o gas. Con latas de conservas pueden hacerse platos estupendos, y no los típicos de atún con pimientos o espárragos con mayonesa, sino paté de mejillones, ensalada de pulpo, etc. Y sus caldos se pueden aprovechar para hacer ceviche, aromatizar mayonesas y un sinfín de ideas más. Las conservas que existen en el mercado tienen la suficiente calidad como para hacer platos sin gastar energía, ni tiempo ni dinero.

2. Hacer un menú con sobras

El uso de energía se reduce también de manera significativa si se realiza un menú con las sobras de las comidas y cenas navideñas. De la creatividad del chef dependerá hacer sándwiches, aperitivos, sopas, guisos... En algunos casos habrá que calentar los platos, pero el uso de energía para ello es mucho menor que si se cocina de nuevo.

3. Cocinar más cantidad de la que se comerá

Otro modo de ahorrar energía en la cocina es preparar más comida de la que se comerá ese día. Si se aprovecha que se está cocinando para hacer un poco más, se tendrá solucionado el menú de los días posteriores, muy importante en las fechas navideñas, cuando hay numerosas comidas y cenas. Cuando se quiera tomar el plato ya cocinado, solo habrá que calentarlo, lo que supone un considerable ahorro de energía... ¡y de tiempo!

4. Sacar los alimentos del frigo un rato antes de cocinar

Si se quiere reducir el tiempo de cocción -y de uso de energía para cocinar- es muy útil este consejo: sacar del frigorífico los ingredientes para la comida un rato antes de su preparación. Con unos 20 minutos basta, pues los alimentos estarán a su temperatura natural y se necesitará menos tiempo -y energía- para cocinarlos.

5. Reducir el tiempo de cocción de verduras y legumbres

En invierno se cocinan muchas legumbres. Para ahorrar energía es conveniente reducir el tiempo de cocción de lentejas o garbanzos. ¿Cómo? Por supuesto, utilizando la olla a presión. Pero no solo así. También se puede dejarlas más tiempo en remojo (24 horas en lugar de una noche) y será necesario menos tiempo para que se cuezan. El tiempo empleado para cocer las legumbres y verduras también puede acortarse, si se añade en la olla o cazuela un trozo de alga kombu, que tiene además numerosas propiedades nutricionales.

6. Cocinar a fuego lento los menús navideños

Dejar que un plato se haga lentamente, con fuego muy bajo, es la mejor opción para el ahorro de energía. Si no se tiene tiempo, se puede recurrir a la olla a presión para cocinar alimentos que requieren una cocción lenta, pues baja casi a la mitad el tiempo para preparar la comida y también disminuye el uso de energía.

7. Utilizar el microondas para ahorrar

No todas las recetas navideñas permiten emplear el microondas, aunque cada vez hay más y mejores recetarios para utilizar estos hornos. Usar siempre que se pueda el microondas para el menú de estas Navidades no es un consejo menor, pues consume mucho menos que el horno convencional... ¡hasta un 70% menos de energía!

8. Usar las tapas para ahorrar luz y gas

Las tapas no siempre se valoran en su justa medida. Son un importante aliado del ahorro en el momento de cocinar, pues reducen mucho el tiempo de cocción y permiten ahorrar gas o electricidad.

9. Aprovechar el horno para cocinar varios platos

Un horno gasta mucho, por lo que una vez encendido se debe tratar de sacar rendimiento a su calor al máximo. Además de preparar carne o pescado, se puede emplear la bandeja de abajo para colocar unos trozos de verdura que luego se servirán como acompañamiento o como base para una salsa. Y, aprovechando que el horno está caliente, se puede calentar una pizza o hacer un flan. Por último, al apagarlo, se puede abrir la puerta y usar el calor del horno para calentarse, con o que no se necesitará calefacción.

Imagen: Vernon Fowler

10. Usar utensilios de barro para las comidas navideñas

Una forma sencilla de ahorrar es utilizar materiales adecuados en la cocina. Si se recurre a recipientes de barro (sin esmaltar, porque puede resultar tóxico), se tendrá mucho terreno ganado. Son muy útiles para cocinar platos de larga cocción a baja temperatura. ¿Por qué? La inercia térmica del barro es bajo y transmite el calor de manera paulatina. Además, como retienen el calor, los recipientes de barro mantienen la comida caliente mucho más tiempo.

11. Tener un buen frigorífico y optimizar su uso

Uno de los electrodomésticos clave de la cocina -y de los que más gasta- es el frigorífico, por lo que el mejor punto de partida para ahorrar energía es tener uno bueno. Para usarlo del mejor modo posible y ahorrar, hay que seguir algunos hábitos como adaptar su temperatura a la época del año. Si la temperatura exterior es fría, no necesita estar en las posiciones con más intensidad de refrigeración. También es posible ahorrar si se abre solo cuando es necesario (al abrirlo pierde frío interior y se obliga al motor a hacer un esfuerzo extra para volver a la temperatura interior óptima) o si se colocan los alimentos en los estantes un poco separados, para que el aire pueda circular con libertad.

12. Mantener limpios los electrodomésticos

Si se quiere ahorrar en la cocina, se deben mantener en perfecto estado los electrodomésticos. Además de durar más tiempo, funcionarán gastando menos energía. La limpieza del horno es esencial ya que los residuos acumulados causan una pérdida considerable. En el caso del frigorífico, hay que limpiar la parte trasera de vez en cuando; si no se hace así, el polvo acumulado en los condensadores impedirá que se elimine bien el calor.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en