Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Economía doméstica
^

8 trucos para ahorrar agua que no conoces

Lavar el coche en seco o crear jardines xerófilos con plantas adaptadas al clima seco ayuda a ahorrar agua de manera diferente

  • Autor: Por B. ALVAREZ
  • Última actualización: 18 de mayo de 2017
Imagen: Aqua Mechanical

Hay maneras muy obvias de ahorrar agua, como no dejar el grifo abierto mientras uno se cepilla los dientes o se lava las manos. Pero también existen más fórmulas, no tan populares, de no malgastar el agua y reducir su factura en casa. Entre los trucos para ahorrar agua en el hogar que apenas se conocen, pero que se desgranan a continuación, están poner una papelera en el baño, llenar solo un tercio del cubo para fregar el suelo, cocinar al vapor, lavar el coche en seco o cultivar plantas que necesitan poca agua.

Ahorrar agua es no solo importante para disminuir los costes del recibo mensual, sino para asegurar la supervivencia del planeta. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la cantidad mínima por persona y día para tener una vida digna es de 50 litros, pero en España se consumen muchos más: 132 litros por persona y día, según el informe de 2016 del Instituto Nacional de Estadística (INE). De media, esto implica pagar unos 45 euros de agua todos los meses, como indica el 'IV Estudio Fintonic' sobre el patrón de gasto de los españoles. ¡Pero se puede reducir este desembolso económico! ¿Cómo? A través de un consumo eficiente que se consigue, si se siguen los consejos que se proponen a continuación.

1. ¿Cómo lavar el coche sin agua?

Al lavar el coche, aunque no se haga cada semana, se gasta mucha agua, sobre todo si se hace con manguera, cubos, etc. Pero hay un modo de que el automóvil brille sin malgastar agua... ¡Se puede lavar en seco! En el mercado existen limpiadores biodegradables creados para limpiar los vehículos, que no contaminan con detergentes tóxicos.

Para limpiarlo, en cualquier momento y lugar, hay que pulverizar el producto sobre la superficie del coche, para que salga toda la suciedad. Después, basta con frotar y limpiar con una bayeta.

Imagen: AmandaOT

2. Crear jardines y terrazas xerófilos con plantas adaptadas al clima seco

No es un secreto que la sociedad actual consume agua de manera exagerada, y es preciso desarrollar una nueva forma de cultura del agua. "Un buen modo de empezar a hacerlo es crear jardines, terrazas o balcones xerófilos, con plantas adaptadas a la escasez de agua", propone el ingeniero agrónomo Manuel Valiente.

Estos jardines cuentan con plantas adaptadas a la escasez de agua. "Y no se trata solo de plantar cactus, sino que pueden tener plantas muy variadas, como herbáceas, suculentas, trepadoras y aromáticas", dice Valiente. Con ellas, se crean bonitos espacios de bajo mantenimiento y un mínimo consumo de agua.

3. Usar el mismo vaso de agua todo el día

Beber es muy sano, y las indicaciones médicas insisten en que se deben tomar unos dos litros al día para mantenerse en el nivel óptimo de hidratación. Pero en ocasiones, cada vez que se bebe agua, se utiliza un vaso y se mete sin pensarlo en el lavavajillas. Esta acción, repetida varias veces al día por todos los miembros de una familia, hace que en poco rato la zona de los vasos en el lavaplatos se llene.

Si se realiza un gesto tan simple como usar el mismo vaso para todo el consumo de agua diario, a la larga se reducirá el número de veces en el que hay que poner en marcha el lavavajillas.

4. Cocinar los alimentos al vapor

Otro modo sencillo, y muy saludable, de ahorrar agua es cocinar los alimentos al vapor. Para cocer los alimentos hace falta mucha agua; "en cambio, para cocinarlos al vapor, con llenar un poquito el cazo es suficiente y se ahorra mucho", explica Toni Lodeiro, experto en consumo responsable y autor del libro 'Consumir menos, vivir mejor'. Y, además de ayudar a ahorrar agua, la técnica de cocinar al vapor verduras, pescados o carnes conserva mejor los nutrientes de los alimentos.

Imagen: Jim_Filim

5. Tener una papelera en el cuarto de baño

¡El retrete no es una papelera! Pañuelos de papel, pequeños recibos, algodón de desmaquillarse ¡e incluso toallitas de bebés! Hay quien emplea el inodoro como si fuera un cubo de basura. Además de que tirar residuos por la taza del váter contamina y dificulta el trabajo de las depuradoras, ¡utilizar la cisterna gasta mucha agua! Según Ecologistas en Acción, se invierte de 8 a 10 litros de agua cada vez que se usa. Por lo que, si se quiere ahorrar agua, no es mala idea comprar una papelera para el baño y tirar de la cadena solo lo necesario.

6. Usar calculadoras de consumo de agua

Para ahorrar agua es importante conocer la huella hídrica de cada uno, es decir, calcular el agua que se consume. Si se hace, se verá cuánto se gasta de manera innecesaria y, con total seguridad, se cambiarán muchos de los hábitos adquiridos para así poder ahorrar.

¿Cómo saber la huella hídrica? Hay numerosas herramientas online, como las creadas por Fan del agua, Globo o Water Foot Print, que son muy sencillas de utilizar y que, sin duda, harán tomar conciencia del agua que se derrocha.

7. Lavar la ropa con menos frecuencia

La limpieza y el aseo personal son esenciales. Mudarse cada día de calcetines y ropa interior es obligado, como también de camisetas en días de mucho calor o de las prendas deportivas. Pero hay veces en las que emplea en exceso la lavadora y, tras ponerse solo unas horas una falda, una sudadera o un pantalón, se envían directamente al cesto de la ropa sucia. En realidad, esas prendas pueden utilizarse más de una vez entre un lavado y otro. Usar la lavadora con más cuidado, y no ponerla en marcha nunca si no está llena, ayudará también en el objetivo de ahorrar agua.

8. Al fregar el suelo, no llenar el cubo hasta arriba de agua

Cuando hay que fregar el suelo de casa, basta con que el cubo esté lleno de agua a un tercio de su capacidad para poder limpiar bien. Hay veces en las que se llena casi a rebosar, gastando agua sin necesidad. Pero si se hace, antes de echarle detergente, se puede vaciar lo llenado de más en las macetas. Y si ya se ha vertido algún producto, se podrá utilizar el contenido del cubo, en lugar de la cisterna, cuando se tenga que ir al baño.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto