Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

^

8 trucos para que su frigorífico gaste menos dinero

Conservar los alimentos a baja temperatura en este electrodoméstico cuesta unos 180 euros anuales

Imagen: AlexLipa

No todos los electrodomésticos gastan la misma energía en el hogar. Algunos pueden tener efectos terribles sobre la factura de la luz. Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), la cocina es la habitación de la casa que más electricidad consume. Y de acuerdo con este organismo dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, solo el frigorífico, el horno, la vitrocerámica y el lavavajillas acaparan más del 30 % de ese gasto, esto es, unos 300 euros al año. En este artículo se dan varios consejos para disminuir el consumo eléctrico que supone la nevera.

No deje que su nevera se convierta en un iceberg

"El frigorífico es el aparato que más energía consume en casa, a pesar de no ser el más potente, pero tiene lógica, pues permanece enchufado las 24 horas del día", reconoce Paco Heras, educador ambiental del Centro Nacional de Educación Ambiental

Entre los electrodomésticos de la cocina, el frigorífico es el principal consumidor de la casa. Él solito se lleva el 18 % del gasto eléctrico. Y con la calculadora en la mano, esto supone unos 180 euros anuales solo en conservar alimentos a baja temperatura, cuando el desembolso medio de una familia española en electricidad es de 1.000 euros, según el IDAE.

El culpable del gasto de energía tan elevado no es su potencia, sino el hecho de que la nevera pasa todo el día encendida. "El frigorífico es el aparato que más energía consume en casa a pesar de no ser el más potente, pero tiene lógica si tenemos en cuenta que permanece enchufado las 24 horas del día, los 365 días del año", afirma Paco Heras, biólogo y educador ambiental del Centro Nacional de Educación Ambiental.

La buena noticia es que se puede reducir este gasto. La primera clave, dice, está en la temperatura. Siempre hay que mantenerla en los niveles adecuados -unos 6 ºC la nevera y unos -18 ºC el congelador- y cuidar el aparato para que no tenga que trabajar demasiado. "Cada grado adicional que bajemos la temperatura del frigorífico, estaremos aumentando un 5 % el gasto energético", apunta Heras.

El segundo truco es no dejar que el congelador se convierta en un iceberg: una capa de hielo de tan solo cinco milímetros reduce la eficacia del aparato y hace que gaste más energía para enfriar lo mismo. El resultado en la factura es que estará aumentándola un 30 % más. La solución es sencilla: ármese de valor y desenchufe el aparato unos días.

Imagen: hemul75

Más pequeño, más ahorrador

"Sustituir un frigorífico combi de 15 años o más antiguo con otro con etiqueta A+++ puede bajar su factura hasta 172 euros al año", apunta la Asociación Nacional de Fabricantes de Electrodomésticos Línea Blanca

Lo tercero para aprovechar la temperatura sin subir la factura es reducir el tamaño del frigorífico. La regla es cuestión de mínimos: huya de los aparatos enormes y elija el tamaño idóneo del electrodoméstico que encaje con las necesidades reales de su familia.

Y ubíquelo a la mayor distancia posible de zonas calientes como el horno o un lugar donde dé el sol (cuarto truco). "Colocar el frigorífico en un sitio adecuado puede reducir el gasto de energía hasta en un 15 %", sostiene Heras, quien también recomienda "dejar unos cinco centímetros entre la parte trasera de la nevera y la pared para facilitar la ventilación del electrodoméstico".

También la suciedad reduce sus prestaciones y hace que aumente la factura. Por eso, el quinto truco para ahorrar es, de vez en cuando, eliminar el polvo de la parte trasera del aparato para mejorar su ventilación.

En puerta cerrada...

Para continuar reduciendo la factura de la nevera, no hay más que aplicar un sexto truco al alcance de la mano: cuando necesite coger un yogur o sacar cualquier otro alimento, no mantenga la puerta abierta durante demasiado tiempo. Este pequeño gesto hará que su consumo baje un 5 % -en gasto de energía-, afirma la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES). "Y no olvide revisar el correcto funcionamiento del frigorífico: elimine la escarcha y revise siempre que la puerta cierra bien", dice Cecilia Foronda, coordinadora del proyecto "Ni un hogar sin energía" de la fundación.

El séptimo truco se debe aplicar durante las vacaciones: si se va durante un tiempo largo de casa, recuerde dejar la nevera limpia, vacía y desenchufada.

Eficiencia

La Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos de Línea Blanca (ANFEL) da el octavo truco para reducir la factura del frigorífico: elegir aparatos más eficientes, que enfrían igual con un menor consumo de energía. Sugieren, por ejemplo, sustituir un frigorífico combi de 15 años o más antiguo con otro con etiqueta A+++ (la más eficiente del mercado), ya que puede hacer que la factura baje hasta 172 euros al año.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en