Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

^

He perdido un libro de la biblioteca... ¿y ahora qué?

Al llevarte en préstamo un documento de una biblioteca pública te haces responsable del mismo, por lo que si lo pierdes, deberás reponer el ejemplar por uno igual o similar

Imagen: geralt

¿Te has acercado a la biblioteca a pedir libros en préstamo para estudiar en casa de cara a la EvAU (Selectividad) o los exámenes finales de la universidad? ¿O igual estás haciendo acopio de varias novelas para las vacaciones de verano? Trata todos los ejemplares con cuidado, porque perder o deteriorar gravemente los libros u otros documentos de una biblioteca pública tiene consecuencias, como te contamos a continuación. Deberás reponer el ejemplar por uno igual (o del mismo valor y temática, según te aconsejen los bibliotecarios) y no podrás usar el servicio de préstamo hasta haberlo restituido. En cambio, si es por un robo y adjuntas la denuncia, la biblioteca se encargará de la reposición de los documentos.

¿Pierdes un libro? ¡Toca reponerlo!

Las pérdidas anuales de ejemplares en las bibliotecas son numerosas, según indica María Pilar Galván Coronado, responsable de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), y tienen consecuencias económicas cuantiosas. Hace ya varios años se informó de que las bibliotecas de Barcelona pierden al año miles de euros en libros porque no se devuelven.

¿Qué hacer ante esta situación? En algunos lugares, como en Alabama (Estados Unidos), las sanciones son muy duras: por los retrasos, pérdidas o no devoluciones de este tipo de obras hay multas de hasta 100 dólares o penas de cárcel de hasta 30 días. Argumentan que endurecer los castigos implica una enorme preocupación por salvaguardar el patrimonio de todos. En España, las consecuencias de no devolver un libro a una biblioteca pública no son tan drásticas.

Imagen: klimkin

En cualquier biblioteca pública de nuestro país puedes pedir prestado todo tipo de documentos para llevarlos a casa durante unos días. Desde ese momento la responsabilidad de los artículos prestados pasa a la persona en exclusiva y deberá devolverlos, en el plazo indicado, en las mismas condiciones en que los ha llevado.

Por eso, si los pierdes o los estropeas, eres tú quien responde ante la biblioteca y estás obligado a su reposición. La bibliotecaria consultada es clara al respecto. Señala que la política de la biblioteca contempla que "ante la pérdida de un libro, el usuario debe reponerlo, traer un libro o audiovisual igual o de una edición posterior". Según las circunstancias concretas del ejemplar (puede estar incluso descatalogado), la solución será diferente, pero si no se puede reponer ese mismo, "deberá adquirir uno de características similares para sustituir al perdido".

Si no repones el libro, puedes acceder a la biblioteca, pero quedas bloqueado para el préstamo

En algunas bibliotecas universitarias, como la Pablo de Olavide en Sevilla o la Universidad de Valencia, en el caso de pérdida o deterioro del material bibliográfico los usuarios "están obligados a adquirir uno nuevo o ingresar en la cuenta corriente de la Universidad afectada el valor de la obra".

¿Qué pasa si no repones el libro o material audiovisual perdido? Si no lo repones, quedas bloqueado para el préstamo y, como apunta Galván, "puedes acceder a la biblioteca, pero no retirar ningún documento en préstamo".

¡Cuidado también si prestas o pierdes tu carné de la biblioteca!

Puede que seas muy cuidadoso con los títulos que retiras en préstamo de la biblioteca, y siempre los devuelvas a tiempo y en perfecto estado. Sin embargo, y sin ser consciente de ello, puede haber otras situaciones en las que seas responsable de la pérdida (y consiguiente restitución) de un ejemplar de la biblioteca:

Imagen: jarmoluk
  • Le presté el carné a un amigo o familiar. El responsable de los documentos que prestó la biblioteca es el titular del carné con el que se sacaron. Si tu hijo, tu hermano, un amigo, etc. pierde el libro y retiró los documentos con tu tarjeta, tú eres el responsable y debes reponerlo tú. Otra cuestión es que después exijas a la persona a quien prestaste la tarjeta que te reembolse el gasto que debes hacer. Es importante dejar esto claro antes de dar tu carné, pues hay algunos documentos, como los muy técnicos, cuyos precios pueden ser bastante elevados.
  • Pierdes el carné de la biblioteca. Si te das cuenta de que ha desaparecido tu carné, debes notificarlo a cualquier biblioteca pública lo antes posible, donde te harán además una nueva tarjeta. Si no lo avisas, alguien podría utilizarla y tú seguirías siendo responsable de los préstamos que se hagan con tu tarjeta, y de lo que suceda con esos libros.

¡Me han robado el libro de la biblioteca!

No es una situación habitual, pero puede suceder que te roben el bolso donde se encontraba un libro de la biblioteca pública. ¿Qué pasa en este caso? Si la causa de no devolverlo es un robo, puede que no tengas que reponerlo.

Pero solo será así si llevas la denuncia que hayas interpuesto en la Comisaría de Policía, y que en ella se mencione el robo del ejemplar. Si es así, "la biblioteca se hace cargo de la reposición del libro que te hayan robado", como explica María Pilar Galván Coronado, responsable de la atención a usuarios de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Etiquetas:

libro


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto