Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

Haces compras por la Red?
Λ

Incineración de cadáveres

Aproximadamente el 25% de las personas que fallecen son incineradas, una opción más económica que la inhumación

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 28 de septiembre de 2006

Procedimiento

Cuando una persona fallece un familiar del difunto debe solicitar la cremación. Si el solicitante no tiene parentesco con la victima, al menos debe acreditar el deseo del fallecido, anotado con anterioridad en el testamento o en otro documento con validez legal. Sólo así, y una vez pasadas un mínimo de 24 horas desde la muerte, se procede a la cremación. "Esta opción es elegida por concepto personal, por la propia idiosincrasia de la familia o, sencillamente, por precio", explican desde Afues. Antes de ser incinerado, se elimina cualquier válvula o by-pass que pueda tener el difunto, "para evitar que explote", la familia comprueba la identidad del fallecido y se le introduce en el horno dentro de un féretro de madera, que no contiene ninguna parte de metal o cristal. A una temperatura entre 800 y 900 grados centígrados, la cremación dura de dos a cuatro horas. "Es un proceso corto, higiénico y que no perjudica para nada al medio ambiente, ya que se emplea un sistema de combustión que evita la emisión de gases por encima del límite permitido", aseguran en Afues.

Una vez terminado este proceso, se dejan enfriar las cenizas y se separa la madera de los restos óseos, que son golpeados para hacerlos más pequeños e introducirlos en una urna. Posteriormente, estas urnas son depositadas en columbarios, salvo que los familiares decidan llevárselas a casa. Según explican desde Afues, no hay una ley que regule los crematorios ni que reglamente qué se puede hacer con las cenizas, porque no es correcto tirarlas al mar o esparcirlas por el campo, ya que no son cenizas inocuas. "Queremos que se defina el concepto de cenizas y su destino final para que la gente no pueda hacer lo que quiera".

"Queremos que se defina el concepto de cenizas y su destino final para que la gente no pueda hacer lo que quiera"

Actualmente, son las personas jóvenes quienes tienen más clara su preferencia por esta alternativa, "ya que entre la gente mayor no es aún una opción muy bien vista", señala el portavoz de Afues. Además, cuando la muerte es violenta, se recomienda no incinerar el cuerpo por si fuera necesario practicarle la autopsia o buscar pruebas para un posible juicio. Todo esto se debe especificar a la funeraria o a la compañía de seguros, que suelen ser las encargadas de realizar las gestiones.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto