Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Salarios a medida

Algunas empresas ofrecen a los trabajadores la opción de cobrar una parte de su sueldo en efectivo, y la otra en productos y servicios que les proporcionen algunas ventajas fiscales

Funcionamiento

Imagen: Isadora Lollo

Las empresas, conscientes de que fidelizar a los empleados con incrementos en la retribución mensual resulta difícil, han comenzado a aplicar las denominadas 'políticas de retribución flexible' (PRF), que consisten en permitir a los trabajadores elegir cómo quieren recibir su sueldo. Es decir, si cobrar en efectivo a final de mes, o bien recibiendo una parte en servicios que subcontrata la propia compañía, como guarderías, vales de comida o seguros, entre otros.

También se denominan 'políticas salariales personalizadas', ya que de algún modo el empleado puede decidir libre y voluntariamente si le conviene deducir de su sueldo el pago de estos servicios -que pagará igualmente de su bolsillo-, de acuerdo con sus necesidades y preferencias individuales o familiares. Por su parte, la empresa consigue atraer, motivar y retener a los empleados más eficientes, mientras que el trabajador percibe un mayor valor -aunque no sea en metálico- y sin generarle un incremento de costes a la compañía.

Ahorro de impuestos

Las PRF le permiten al empleado sustituir parte de su sueldo por la contratación de productos o servicios, cuyo coste corre, en principio, a cargo de la empresa, que luego descontará de su nómina a final de mes. Para poder ofrecer este beneficio, la compañía contrata servicios bajo un formato 'al por mayor' con lo que puede conceder al empleado una 'descuento'.

Apenas un 20% de los trabajadores españoles se benefician de estas políticas salariales

Pero, además, este sistema de 'ingeniería social' les proporciona a ambos -empresario y trabajador- un importante ahorro en sus impuestos. Aunque este concepto está muy desarrollado en otros países de la Unión Europea -como en Francia, donde unas 120.000 empresas utilizan esta fórmula-, en España aún es incipiente. Así, del centenar de empresas que cotizan en Bolsa en nuestro país, apenas el 28% ha adoptado esta forma de retribuir a sus empleados.

De acuerdo con el Estudio de Compensación Total 2006, elaborado por Mercer HR Consulting, y en el que han participado 2009 empresas españolas, sólo un 14% ofrece un servicio en concepto de guardería, que resulta uno de los más solicitados, sobre todo por las empleadas madres. En este caso, el 59% del total que permite este beneficio se gestiona a través de tickets de guardería, mientras que el 41% restante se hace mediante subvenciones económicas.

Pese a que resulta una estrategia atractiva, apenas un 20% de los trabajadores se benefician de estas políticas. "Si la empresa ofrece servicios adicionales, como formación, seguros de vida, médico, riesgo de hogar, planes de pensiones, etc. con un trato fiscal ventajoso para el empleado, resulta difícil comprender por qué este trabajador no se apunta", se pregunta Adolfo Marín, experto en Recursos Humanos. La respuesta que dan otros profesionales en este sector es se encuentran con un obstáculo difícil de superar: la desinformación, seguida del 'papeleo' que supone apuntarse a esta nueva iniciativa y la 'escasa flexibilidad' de algunos planes de esta naturaleza.

Propuesta de éxito

Dado que el porcentaje de empresas que ofrecen esta opción es bajo, se está diseñando una nueva fórmula para que el empleado pueda elegir entre un gran abanico de opciones. Aunque esta idea 'está aún en pañales', se pretende que el contratado, además de seleccionar el servicio concreto que necesita, también pueda ir modificando su nómina mes a mes según varíen sus necesidades e intereses.

Con este modelo se espera que la demanda se triplique o cuadruplique. De esta manera, el trabajador podría reducir su factura fiscal por unos servicios que pagaría de una u otra manera; y la empresa ofrecería una motivación adicional sin sufrir ningún impacto tributario. Pero, de momento, la normativa vigente indica que las modificaciones únicamente se pueden realizar de manera anual.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Ventajas y tendencias »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en