Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

Ahora no podemos parar
Λ

Registrar un invento

El tiempo mínimo para obtener una patente nacional es de 30 meses y su coste varía entre 700 y 1.300 euros

  • Autor: Por LAURA CAORSI
  • Fecha de publicación: 11 de agosto de 2009

Un sobre para envíos postales transformable en marco expositor o una pinza para abrir orificios son algunos de los más recientes y curiosos inventos que han visto la luz en España. Por supuesto, hay muchos más, cientos de artilugios que dan fe de la creatividad de los españoles. La lista es variada y, sin embargo, todas las creaciones que la conforman tienen algo en común: fueron patentadas antes de darse a conocer al público. ¿La razón? Proteger legalmente al inventor y garantizarle la posibilidad de obtener un beneficio de su idea.

Proteger una idea

Una patente es un título que da derecho a una persona, una empresa o una asociación a explotar de manera exclusiva un invento; a impedir que otros lo fabriquen, lo vendan o lo usen sin su consentimiento expreso. Más que autorizar al inventor para fabricar y comercializar su producto, evita que los demás ganen dinero con él. Al menos, durante un tiempo, pues el privilegio de exclusividad no es indefinido. Según la legislación vigente, una patente tiene una duración de 20 años, que se cuentan desde el momento en el que el inventor solicita la concesión. Transcurrido ese tiempo, cualquier empresa puede fabricar el producto sin contar con la autorización de su titular.

Una patente tiene una duración de 20 años desde que el inventor solicita la concesión

En 2004, la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos (PTO) permitió a Microsoft registrar el "doble clic" como propio, de modo que, en teoría, cualquier aplicación o programa que lo utilice en este momento debería contar con la autorización de la empresa y pagarle o, en su defecto, dejar de usarlo para evitar enfrentarse a un litigio. Pero... ¿se puede patentar cualquier cosa? ¿Cómo se registra un invento? ¿Adónde hay que ir? ¿El trámite es caro? ¿Cuánto tarda? Antes de responder con detalle a estas preguntas, conviene tener en cuenta algunas cuestiones. La primera: no todo se puede patentar. La segunda: se distinguen diferentes tipos de patentes (nacionales, europeas e internacionales). Y la tercera: hay que armarse de paciencia. Tramitar una patente nacional tarda, como mínimo, dos años y medio.

¿Qué se puede registrar?

Para que un invento pueda ser patentado debe cumplir tres requisitos: ser nuevo, implicar actividad inventiva y tener aplicación industrial.

La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) señala que una invención es 'novedosa' cuando no está comprendida en el estado de la técnica, si no hay registros anteriores de una tecnología igual, tanto en España como en el extranjero. Por esta razón, los inventores particulares y, en especial, las empresas de I+D realizan búsquedas documentales antes de invertir en un proyecto determinado. Para los investigadores, las fuentes habituales son las publicaciones científicas, los congresos e, incluso, Internet. No obstante, son las propias oficinas de patentes las que proporcionan una idea certera acerca del estado de la técnica en un campo determinado.

Está prohibido patentar invenciones cuya publicación o explotación sea contraria al orden público o a las buenas costumbres

El requisito de la 'actividad inventiva' deriva de lo anterior, ya que la creación en cuestión no puede resultar del estado de la técnica de una manera evidente para un experto en la materia. En otras palabras: no vale que el invento propuesto difiera ligeramente o sea una continuación de otros parecidos que ya estén registrados. En cuanto a la 'aplicación industrial', la normativa establece que el objeto debe poder ser fabricado en cualquier tipo de industria, incluida la agrícola.

Cumplir con estas tres exigencias de base es fundamental para solicitar una patente. Sin embargo, no garantiza obtenerla. Las teorías científicas y los métodos matemáticos no se consideran invenciones y, por tanto, no se pueden registrar como tales. Lo mismo ocurre con las obras literarias o artísticas, los planes para el ejercicio de actividades y las formas de presentar información. Para estas cuestiones hay otro tipo de registros, como la propiedad intelectual o los derechos de autor. En el terreno de la medicina y la salud, tampoco pueden obtener una patente los métodos de tratamiento quirúrgico o terapéutico, ni los métodos de diagnóstico, porque no tienen aplicación industrial. En cambio, sí se pueden patentar los productos (ya sean sustancias, instrumentos o aparatos) para la puesta en práctica de esos métodos.

Los casos hasta ahora citados, o bien no se consideran inventos o no se pueden fabricar y, por ello, no son patentables. Pero también se deniega el registro de invenciones en toda regla. Está prohibido patentar cuando la publicación o explotación "sea contraria al orden público o a las buenas costumbres", como los procedimientos de clonación de seres humanos o los que modifican la identidad genética en personas o en animales.

¿Dónde y cómo pedir una patente?

Cualquier persona física o jurídica tiene derecho a patentar un invento. El primer paso es presentar una solicitud. Este trámite inicial puede realizarse en la Oficina Española de Patentes y Marcas, en las oficinas de Correos y en los consulados de España, para quienes residan en el extranjero. Hay un formulario específico que se debe cumplimentar para que la solicitud tenga validez y la gestión empiece a avanzar. Aunque es posible descargar éste y todos los impresos desde el portal web de la OEPM, conviene consultar en el organismo cuáles son las formalidades, ya que un error en este punto, por mínimo que sea, obligará a hacer correcciones y redundará en una pérdida de tiempo.

En lo que va de año se han pedido casi 2.000 patentes y, de media, cada año se solicitan unas 3.500

Hay dos maneras distintas de solicitar una patente: el procedimiento general y el procedimiento con examen previo. En el primer caso, se elabora un informe sobre el Estado de la Técnica (IET). Este documento contiene una lista con divulgaciones anteriores de inventos iguales o similares al que se quiere registrar. Es fundamental para valorar la novedad y la actividad inventiva del mismo. A su vez, se agrega una Opinión Escrita -abreviada como (OE)-, que es "preliminar y sin compromiso". En ella, se valora si la invención cumple con los requisitos de patentabilidad establecidos por la ley y si es novedosa con referencia a los resultados del informe. El segundo camino para tramitar un registro exige, además del IET, un examen de fondo con los requisitos de novedad y actividad inventiva, así como de la suficiencia de la descripción. La concesión o denegación de la patente está condicionada al resultado de ese examen exhaustivo y a que se subsanen las objeciones que puedan señalarse en él.

Se opte por uno u otro, ambos tienen una primera fase común que tarda, como mínimo, entre 18 y 20 meses. Hasta que se publica el Informe sobre el Estado de la Técnica (IET), los trámites son los mismos:

  • Lograr que la solicitud se admita a trámite y que, al hacerlo, se otorgue al inventor la fecha de presentación. Esto es muy importante, ya que esa fecha oficial es la que da el derecho de prioridad: si dos personas por separado intentan patentar un invento igual o similar, se le dará preferencia a quien haya empezado antes las gestiones.

  • Para que se admita la petición, el interesado debe presentar una instancia por la que se solicita que la patente contenga el título de la invención y los datos del solicitante (nombre y apellidos, o denominación social, domicilio, nacionalidad y firma). Además, debe adjuntar una descripción del invento, las reivindicaciones que sean necesarias y el justificante de pago de la tasa correspondiente, ya que cada paso que se da tiene un coste.

  • Desde que recibe esta documentación, la Oficina Española de Patentes y Marcas dispone de 10 días para examinarla y evaluar si reúne los requisitos necesarios para ser admitida. Si todo está bien, concederá una fecha de presentación, que coincidirá con el día en el que el inventor depositó la solicitud. Si hay errores, se notificarán al interesado para que los corrija en un plazo máximo de 10 días. La normativa es estricta y, de no subsanar las deficiencias en ese periodo, la solicitud se considera desistida.

  • Una vez que se adjudica la fecha de presentación, pasarán dos meses durante los que la solicitud se mantiene en secreto. Transcurrido ese tiempo, volverá a ser examinada según lo que dispone la Ley de Patentes Española y el Reglamento de Ejecución. Como en el punto anterior, si todo es correcto, se da paso a otra fase. Si no, el interesado deberá corregir los errores antes de que transcurran dos meses.

  • Lo siguiente es esperar una notificación de la OEMP. En este documento, el organismo comunica al interesado que el procedimiento sigue en marcha y le indica que debe pedir que se realice el Informe sobre el Estado de la Técnica (IET). La petición ha de hacerse por escrito con el formulario adecuado y se ha de abonar la tasa que corresponde, fijada en 664,51 euros. Tanto el pago de ésta como la petición del IET deben hacerse en el plazo de un mes desde que se recibe la notificación de la OEMP porque, en caso contrario, la solicitud se considera retirada y toda las gestiones realizadas hasta el momento pierde validez.

  • En este punto, toca esperar otra vez. Antes de avanzar, la OEMP debe realizar el Informe sobre el Estado de la Técnica. Cuando pasa un año y medio desde que el interesado solicita la patente (18 meses a partir de la fecha de presentación) y cuando los documentos superan el examen técnico, la Oficina de Patentes da a conocer esa solicitud mediante un anuncio en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI). En paralelo, la Oficina publica edita un folleto que contiene íntegra la solicitud de la patente y el IET.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Esperar y decidir »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto