Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Seguros para proteger la identidad

El robo del DNI puede involucrar a una persona en delitos asociados a la identidad, como la contratación de créditos a su nombre, compras fraudulentas o matrimonios de conveniencia

Imagen: Wikimedia

Un tirón del bolso, un robo tras salir de un cajero o la pérdida de la cartera pueden convertirse en una tremenda odisea personal. Interponer la consecuente denuncia ante la policía, cambiar las cerraduras del domicilio o conseguir un duplicado de tarjetas y DNI parecen algunas de las tareas más farragosas y molestas tras este suceso, pero puede requerir trámites más angustiosos. En algunas ocasiones (más de las deseadas), este episodio va más allá del robo de dinero o de bienes materiales: tiene como objetivo conseguir algún documento personal para suplantar la personalidad del "atracado". En estos casos, la víctima puede enfrentarse a un sinfín de fraudes, que pasan por la suscripción de créditos a su nombre, compras no deseadas e, incluso, matrimonios de conveniencia. ¿Qué hacer para evitar estas situaciones? ¿Cómo afrontar el robo de identidad? En el mercado comienzan a proponerse seguros frente a este tipo de sucesos.

Qué es el robo de identidad

Cada día, se llevan a cabo cientos de transacciones que solicitan datos personales, como el número de DNI, dirección, número de cuenta bancaria, tarjetas de créditos, claves de acceso a banca "on-line"... En ocasiones, a esta información no se le da la importancia que merece. No obstante, conforma las señas de identidad, son datos personales que pueden ser muy valiosos para un caco experto en suplantación de personalidad. Pero, ¿en qué consiste ésta?

El robo de identidad se detecta cuando alguien utiliza la información personal de otra persona, como nombre, dirección, número de Seguridad Social... para realizar actividades ilegales como abrir cuentas de crédito, sacar dinero del banco o hacer compras. Los delitos a los que puede enfrentarse la víctima son muy numerosos: solicitudes de créditos a su nombre, contratos de líneas de teléfono, compras fraudulentas, sobre todo en Internet, acceso a cuentas bancarias, creación de perfiles falsos en redes sociales, matrimonios de conveniencia...

El 89% de los españoles conoce y ha oído el término "robo de identidad", pero la mayoría no utiliza ninguna medida para evitarlo

El caos al que puede verse abocada puede ser total. Según un informe de la aseguradora CPP, el 89% de los españoles conoce y ha oído el término "robo de identidad", pero la mayoría no utiliza ninguna medida para evitarlo. El mismo estudio concluye que un 63% no comprueba con frecuencia sus extractos bancarios, un 62% no emplea contraseñas seguras, un 57% afirma haber revelado por teléfono información personal a desconocidos y otro 62% no sabría calcular cuánto tiempo les llevaría resolver un robo de identidad.

En numerosas ocasiones, sufrir el robo de una cartera o perderla no pone en alerta al afectado. Incluso es frecuente que ni siquiera denuncie la situación. En ocasiones, las víctimas no son conscientes de haber sufrido un robo de identidad hasta que comienzan a reclamarles pagos de créditos desconocidos o reciben cartas de bancos de los cuales no son clientes.

Delitos comunes

El robo de identidad suele dejar un rastro de delitos. Entre los más conocidos, desde la aseguradora CPP destacan los siguientes:

  • Robo del DNI. El Documento Nacional de Identidad es uno de los datos personales más importante para cualquier ciudadano. Un ladrón de identidad puede utilizarlo para obtener un empleo, abrir cuentas bancarias, obtener tarjetas de crédito, préstamos, líneas de teléfono... Tras el robo del DNI, no hay que conformarse con denunciarlo y solicitar uno nuevo en la comisaría de policía correspondiente. Se deben iniciar otras gestiones pertinentes para saber si el ladrón lo utiliza para suplantar la personalidad, como consultar registros de morosos o, incluso, el registro civil. En ocasiones, el DNI sirve a los delincuentes para llevar a cabo un matrimonio de conveniencia que permita a otra persona regularizar su situación en el país a cambio de una sustanciosa cantidad de dinero.
  • Apertura de créditos. En particular, es común que los ladrones utilicen el DNI para comprar todo tipo de bienes a crédito. La víctima se encontrará como titular de un préstamo que no pidió y que, si no paga, puede abocarle a una lista de morosos. Para salir de ella, deberá demostrar que es víctima de un robo de identidad, algo que no es fácil de conseguir.

  • Contratos de teléfonos. Con el DNI o con los datos personales que figuran en el carné de conducir o el abono de transporte, se puede dar de alta una línea de telefonía móvil. El cargo de las facturas llegaría a nombre de la persona cuya identidad se ha robado.

  • Uso fraudulento de tarjeta bancaria. Con Internet, es posible utilizar una tarjeta de otra persona para pagar en un comercio on line. Los sistemas más avanzados solicitan un PIN personal, pero numerosas páginas web permiten comprar solo con el número de la tarjeta y la clave de seguridad que figura en la parte posterior de la misma. Un experto en suplantación de personalidad puede usar la tarjeta para comprar todo tipo de objetos e, incluso, revenderlos y obtener cuantiosas ganancias.

  • "Skimming" o clonación de tarjetas. Este delito se consuma cuando se realiza una copia de la banca magnética de la tarjeta. Los delincuentes pueden emplear diferentes dispositivos. El objetivo final es usar los datos de la tarjeta para hacer compras o para venderlos a redes de delincuentes.

  • Phishing. Desde CPP afirman que las técnicas para sustraer datos personales en Internet son cada vez más difíciles de detectar y ponen en jaque a los usuarios, entidades y organismos oficiales. Una de las más extendidas es el phishing, que consiste en el envío masivo de correos electrónicos en los cuales los estafadores se hacen pasar por entidades bancarias u otras organizaciones e incluyen un enlace que redirige al usuario a una falsa página web para la obtención ilícita de datos personales (número de DNI, información sobre datos bancarios, contraseñas...). Una variante es el denominado Vishing, que utiliza el teléfono móvil como plataforma para obtener datos personales.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Qué hacer »

Etiquetas:

DNI, seguros


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en