Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Cómo y cuándo anular un seguro

Anular un seguro puede suponer un ahorro de entre 300 y 1.000 euros al año y debe hacerse con dos meses como mínimo de anticipación al vencimiento del próximo pago

Imagen: Łukasz Tyrała

Para cuadrar el presupuesto doméstico, uno de los gastos susceptibles de recortar son los seguros; sobre todo, en los casos que se tengan varias pólizas que contemplen las mismas contingencias o que estén duplicadas en cuanto a su modalidad, ya sea de viajes, para el hogar o de protección familiar. Si se desea finiquitar alguno, el asegurado debe mandar a su compañía una carta firmada en la que exprese su deseo de rescindir el contrato e incluir su DNI y el número de póliza que desea anular. Un detalle de suma importancia es que para formalizar el proceso con éxito, debe hacerse con una antelación no inferior a los dos meses de su periodo de vencimiento. A continuación se señalan los pasos necesarios para dar de baja un seguro.

Huir de seguros duplicados o innecesarios

Es frecuente contar con más seguros de los necesarios. Incluso hay quien paga el doble por las mismas o similares prestaciones. Teniendo en cuenta la coyuntura de crisis actual, si se decide hacer recortes en los gastos del hogar, se puede aprovechar para darse de baja de algunas pólizas que contemplen esta circunstancia.

Los seguros que duplican prestaciones o los suscritos sin tener necesidad real deben ser los primeros en anularse

También se puede prescindir de seguros que se suscriben sin tener una necesidad real y que poco o nada se utilizan, o los contratados porque alguien lo recomendó, por la insistencia de un agente comercial...

La anulación de uno de estos productos aseguradores puede reportar un ahorro de entre 300 y 1.000 euros anuales, en función del tipo de producto suscrito y de las coberturas aseguradas. Dar de baja uno de estos productos requiere de un proceso preciso, que debe hacerse de forma correcta para evitar problemas con la aseguradora y no acabar en una lista de morosos. Conviene seguir unas pautas adecuadas para que la baja se produzca de una forma ordenada.

El proceso de anulación de un seguro

Una vez tomada la decisión de la rescisión de la póliza, hay que llamar por teléfono a la aseguradora o al agente comercial para comunicar la decisión.

Puede que pregunten el porqué de la decisión y, en función de las razones expuestas por el cliente, quizás propongan una revisión temporal de la cuota anual a la baja. O puede que abran la posibilidad de dejar de pagar el seguro durante un tiempo y seguir disfrutando de las prestaciones de este producto.

Además de comunicar la anulación a la aseguradora, conviene hacerlo saber al banco para que no se abone el cargo de un nuevo ejercicio

Si el cliente decide rescindir el contrato de todos modos, desde la propia aseguradora indicarán qué pasos hay que dar para que la anulación de un seguro sea efectiva. Son los siguientes:

  • Enviar una carta firmada por el tomador del seguro. En ella debe constar su deseo de rescindir el contrato que liga a ambas partes. Deberá dirigirse por fax a la compañía de seguros en donde tenga contratado su producto asegurador.

  • Debe realizarse con dos meses como mínimo de anticipación al vencimiento del siguiente pago.

  • En la solicitud debe quedar señalado el Documento Nacional de Identidad del afectado y, por supuesto, el número de póliza que se desea anular.

Con estos pasos se habrá cancelado la póliza, pero es recomendable dar una orden al banco o caja de ahorros para que no pasen el abono del cargo para un nuevo ejercicio. Con ello se evitarán problemas adicionales.

¿Cuándo se debe anular un seguro?

  • Cuando se tenga contratada más de una póliza y haya duplicidades entre las mismas. ¿Para que gastar más dinero si se tienen las necesidades cubiertas?

  • Cuando la situación de la economía doméstica impida afrontar este gasto, a no ser que la aseguradora proponga mejores condiciones en su contratación.

  • Si en realidad no se necesita y el seguro ha sido suscrito por cualquier circunstancia (compromisos, recomendaciones, etc.).

  • Cuando las coberturas están contempladas a través de otros productos financieros: tarjetas de crédito o débito, planes de pensiones, etc.

  • En situaciones de desempleo, a no ser que la aseguradora brinde una rebaja o exención del pago mientras dure esta situación.

  • Cuando las exigencias del producto no cumplen con las expectativas creadas en el momento de su suscripción.

  • En el momento en que la prima sea muy elevada, habrá que revisar la conveniencia de renovarla o no.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto