Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

¿Cómo solicito dinero tras una catástrofe?

Tras un incendio, terremoto o inundación, los afectados pueden acudir al Consorcio de Compensación de Seguros o pedir las ayudas estatales para estas situaciones de emergencia

  • Autor: Por B. ÁLVAREZ
  • Fecha de publicación: 12 de febrero de 2018
Imagen: Steve_Allen

Las lluvias torrenciales, la nieve o el desbordamiento de un río pueden destrozar casas o negocios. Y un incendio forestal descontrolado es posible que arrase propiedades enteras. Todas son situaciones que hacen caer en la desesperación. Pero hay que saber que existen ayudas para amortiguar su efecto. Todos los daños que causen estos riesgos extraordinarios los compensa el Consorcio de Compensación de Seguros. Además, el Estado también tiene ayudas para hacer frente a una situación de emergencia o catástrofe. En este artículo se explica cómo solicitar dinero tras una catástrofe, paso a paso, y a qué cantidad se tiene derecho, así como algunos consejos para recibir estas subvenciones sin problemas.

Inundaciones en Málaga y País Vasco, incendios con víctimas mortales en Galicia o movimientos sísmicos como el de Lorca hace unos años son catástrofes, desastres naturales imprevisibles que destrozan cientos de familias, viviendas y negocios. A la pérdida emocional, y en ocasiones personal, se suma la económica. Para paliarlas existen ayudas tanto estatales como del Consorcio de Compensación de Seguros.

¿Cómo pedir dinero al Consorcio de Compensación de Seguros tras una catástrofe ?

Tras una catástrofe, cualquier afectado puede beneficiarse de las ayudas del Consorcio de Compensación de Seguros, pero "siempre que tenga suscrita una póliza de daños en los bienes, de vida o de accidentes, y que esté en vigor", recuerda María Luisa Blanco, agente de seguros. Este consorcio cubre de manera automática los daños por inundaciones extraordinarias, terremotos, maremotos, erupciones volcánicas, tempestad ciclónica atípica y caída de cuerpos siderales y aerolitos.

Pero para cubrir los daños que haya originado la erupción de un volcán, un terremoto, maremoto o aerolitos, es preciso tener antes un certificado que expide el Instituto Geográfico Nacional.

Existen indemnizaciones que cubren los daños a la vivienda y enseres domésticos y otras que ayudan a mitigar los daños personales (fallecimiento, invalidez o incapacidad temporal). Para solicitarlas, "puede hacerlo el propio asegurado o bien delegar en la entidad aseguradora con la que tenga contratada la póliza", indica Blanco. Y para recibirlas, no hay más que dar un número de cuenta, pues el Consorcio abona las indemnizaciones directamente a los beneficiarios mediante una transferencia bancaria.

Cuando se trate de una indemnización por daños materiales, puede solicitarse por vía telefónica, online en el sitio web del Consorcio o por correo, enviando una hoja de comunicación de daños a la Delegación Regional del Consorcio de la zona donde se haya producido la catástrofe. En todo caso la petición será atendida, pero conviene saber que por escrito la tramitación puede ser más lenta.

Si se trata de solicitar ayudas por daños personales, también se puede hacer por teléfono, vía Internet (dpto.siniestros@consorseguros.es) o por correo postal al Departamento de Siniestros del Consorcio de Compensación de Seguros, situado en el paseo de la Castellana, número 32, de Madrid.

Imagen: Angelo_Giordano

Ayudas del Estado por daños personales tras una catástrofe

Cuando hay una situación de "emergencia o naturaleza catastrófica" que causa daños, los damnificados pueden solicitar subvenciones, pues así está dispuesto en el Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo. Las ayudas, tanto para paliar daños personales como reparar los materiales, se conceden en atención a la renta del damnificado y se abonan con cargo a los créditos de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias.

Las ayudas destinadas a paliar los daños personales derivados de una catástrofe son de diverso tipo y cuantía. Si el resultado ha sido el fallecimiento de alguna persona o su incapacidad absoluta y permanente, la ayuda es de 17.150 euros.

En caso de fallecimiento, son beneficiarios el cónyuge, los hijos menores y los mayores de edad, si dependían económicamente del finado (si vive a expensas del difunto y no percibe ingresos superiores al 150% del IPREM). Deben presentar las solicitudes debidamente cumplimentadas junto con documentación que acredite el vínculo (libro de familia, certificado de convivencia, etc) y el certificado de defunción de la persona fallecida o documento equivalente en caso de desaparición del causante. En caso de incapacidad, el beneficiario presentará la solicitud cumplimentada y los documentos que le soliciten.

Imagen: vilant

Ayudas del Estado por daños materiales tras una catástrofe

Las ayudas del Estado por daños materiales afectan a la vivienda y los enseres. Por supuesto, los daños deben tener su causa directa en el desastre y se debe acreditar la causalidad. Si se reconoce por la destrucción total de la casa habitual, pueden conceder una cuantía máxima de 12.600 euros; si los daños se refieren solo a las dependencias destinadas a la vida familiar, la ayuda no superará los 8.600 euros. Por daños que no afecten a la estructura del hogar, la ayuda máxima es de 4.300 euros, mientras que si el daño afecta a los enseres domésticos de primera necesidad, el máximo concedido es de 2.150 euros.

No se tiene derecho a recibir una subvención, cuando los ingresos anuales netos superen en dos veces y media las siguientes cantidades:

  • Unidades con uno o dos miembros: Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) + 40%.
  • Unidades con tres o cuatro miembros: IPREM + 80%.
  • Unidades con más de cuatro miembros: IPREM + 120%.

Para pedir las ayudas por daños materiales hay que cumplimentar una la solicitud y entregar la documentación que demuestre que la vivienda es propia. Además, hay que mostrar los documentos relativos a los daños y los datos fiscales que requieran o bien autorizar a los organismos competentes para que los revisen.

Ayudas fiscales para los damnificados por catástrofes naturales

Además de poder obtener ayudas cuando se sufre un siniestro de este tipo, la Agencia Tributaria aplica beneficios a las víctimas de las catástrofes. Así, las ayudas que se otorgan por daños personales no hay que declararlas a Hacienda: están exentas en el impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF).

En ocasiones, no solo las personas o la vivienda resultan dañadas, sino que también quedan afectado el local donde se trabaja. En este caso, si es preciso el cierre temporal, se reduce el impuesto sobre actividades económicas de manera proporcional al tiempo de paralización de la actividad.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en