Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

¿Qué colegio te conviene: público, privado o concertado?

Analizamos las ventajas y los inconvenientes de cada una de estas tres opciones

Imagen: racorn

¿A qué cole llevamos a los niños? La mayoría de los padres tiene dudas al enfrentarse a esta cuestión, que será determinante en la vida académica y personal de sus hijos. Los valores del centro, el nivel académico, el profesorado y equipo de orientación, saber si cuenta con programas de prevención de acoso, la importancia que se dé a los idiomas y el deporte, el uso de nuevas tecnologías, las instalaciones y el coste económico centran la atención de los progenitores al tener que escoger colegio. En España se puede optar por centros públicos, privados y concertados, cuyas características, pros y contras explicamos en las siguientes líneas.

Colegios públicos: educación de calidad y económica

La opción mayoritaria en España es la escuela pública, a la que acude en Primaria en torno al 69 % de los escolares, según datos del portal de estadísticas Statista. Si decide llevar a su hijo a un colegio de la red pública, se encontrará con un centro cuyos directores, gestores y profesorado son trabajadores públicos, funcionarios que han obtenido su plaza tras una oposición. Esta circunstancia garantiza su profesionalidad y la calidad de la enseñanza, pero también, en ocasiones, puede provocar que el docente se acomode.

¿Cuánto cuesta? Escolarizar a un hijo siempre supone un gasto, pero en la escuela pública sale más económico que en colegios concertados o privados. El mayor desembolso se hará en el comedor, los libros y el material escolar, aunque en muchas comunidades autónomas ya se subvenciona su compra o cuentan con programas de préstamo para fomentar su reutilización. Además, suele haber becas de estudio o comedor para las familias más desfavorecidas o con necesidades especiales. En algunos casos también hay que contar con el gasto del uniforme, pues ya hay numerosos centros públicos que los utilizan.

Imagen: NatAliaQuintana

El aprendizaje de idiomas está asegurado en la escuela pública, con la implantación de programas bilingües. También cuentan con muchos recursos tecnológicos (ordenador o tableta para cada alumno, pizarras digitales, etc.), aunque en este sentido hay muchas diferencias entre las comunidades autónomas.

Las instalaciones a veces son menos amplias y modernas que las de colegios concertados o privados, pero, al ser públicas, la Administración se hace cargo del arreglo de cualquier desperfecto, de mantener en buen estado los patios, etc. En algunos casos, si el colegio no es muy grande, se utilizan recursos públicos como polideportivos o centros culturales del barrio, sin gasto alguno para los padres.

Respecto a los valores, en un colegio público un niño se educará en una mentalidad abierta, pues estos centros tienen una gran diversidad de alumnado. Escolares de todas las culturas y posibilidades económicas conviven en las aulas, por lo que la realidad de la clase se corresponde con la de la calle y la vida.

Concertados: buen nivel académico y comodidad

Los concertados son colegios de gestión privada y, por tanto, tienen cierta libertad en cuando a su organización y funcionamiento. A ellos acude el 28 % de los alumnos españoles, según datos de Eurostat, y están sostenidos con fondos públicos, aunque lo habitual es que, además, las familias aporten una cuota mensual más o menos significativa. A este gasto se añade el del uniforme, comedor, libros de texto y material.

Los maestros de las escuelas concertadas no pasan oposiciones para entrar a trabajar en los centros; son seleccionados por el equipo directivo. Esta circunstancia implica en la práctica que no siempre el profesor más preparado da clase, pero también sucede que es un claustro cohesionado y son profesores muy implicados, pues su puesto depende, en gran medida, de su entrega al proyecto.

Los idiomas y la tecnología están muy presentes en los colegios concertados, y sus instalaciones suelen ser de calidad (su coste se repercute a los padres) y muy amplias, pues casi todos ellos pertenecen a órdenes religiosas con extensas propiedades. Los deportes se potencian mucho y hay una gran variedad de extraescolares, pero pagadas aparte y, a veces, a precios medios que superan los 50 euros mensuales.

Una de sus principales virtudes es su comodidad: en el mismo recinto se imparten todos los niveles educativos (Infantil, Primaria, Enseñanza Secundaria Obligatoria y Bachillerato). Así, un niño entra en el colegio con 3 años y termina con 18, evitando la ruptura que supone el cambio de centro, compañeros y profesores. Pero, además, si hay varios hermanos, la logística es más sencilla, al acudir todos al mismo.

La mayoría de los alumnos de los centros concertados tiene la misma condición social y económica. Este aspecto, positivo para muchos padres, también puede ser negativo, pues no se corresponde con la vida real. Entre otros asuntos también cabe destacar que tienen un ideario muy marcado y, en general, no se ofrece una asignatura alternativa a la religión. Por ello, los padres que no comulguen con esta formación no deberían escoger concertados, que en su mayor parte son centros católicos.

Los privados: educación personalizada y diversidad de proyectos

A los centros privados va el 3 % de los alumnos españoles. Esta educación "no recibe ningún dinero de la Administración", como señala Elena Cid, directora general de la Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE). Se financian con las aportaciones de las familias y de diversas empresas o entidades, lo que les hace gozar de "cierta autonomía curricular y autonomía total en su gestión, así como en el proceso de admisión del alumnado", explica. Su profesorado, también escogido por la dirección del centro, está en continua formación y actualización profesional.

Imagen: geralt

La gran baza de los colegios privados es la diversidad. Los padres pueden escoger entre una gran variedad de proyectos educativos y de modelos pedagógicos. Hay "colegios británicos, colegios con bachillerato internacional, basados en la Institución Libre de Enseñanza o basados en el currículum español, con modelos educativos muy diferentes entre sí", expone Cid. Además, ofrecen una enseñanza individualizada, que se traduce en más oportunidades para cada alumno. Sus equipos de orientación tienen más especialistas que el resto de los colegios.

Fueron los primeros en apostar por el bilingüismo y, posteriormente, por una enseñanza plurilingüe sin perder la calidad educativa. La mayoría son centros con una larga experiencia en el aprendizaje de idiomas y un profesorado con competencias muy elevadas.

Respecto a los deportes, la directora general de CICAE cree que es "fundamental en la formación de los niños: les ayuda a desarrollarse física y mentalmente, a estar sanos y a relacionarse y adquirir valores como pueden ser el esfuerzo, la disciplina, constancia o el trabajo en equipo". La oferta es muy amplia y tienen instalaciones excelentes. También se ofertan múltiples extraescolares: ajedrez, música, arte, yoga... ¿Sus precios? Pueden variar mucho, "pero una estimación media podría ser de entre 30 y 40 euros al mes por actividad", indica Cid.

Respecto a los libros y el material escolar hay muchos colegios privados que ya no utilizan libros de texto, sobre todo en Primaria. La mochila digital y la elaboración de materiales propios está abaratando mucho estos conceptos. Además, se ha invertido mucho en tecnología y "en las competencias digitales del profesorado, que es la clave para que la tecnología esté al servicio de la educación", comenta la experta.

La cruz de la moneda es el elevado coste económico de los colegios privados. El precio de la matrícula "depende mucho de cada colegio e incluso de la comunidad autónoma donde esté ubicado", explica Cid, quien señala que un precio medio podría ser "600 euros mensuales por alumno". Sin embargo, hay que tener en cuenta que becan a todos los hijos de sus profesores y a familias que en un momento dado puedan necesitarlo.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en