Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Gastos de septiembre: 5 consejos para afrontarlos con éxito

Si no se han podido adelantar las compras en verano, la vuelta al cole y al trabajo exigirán durante este mes un esfuerzo económico extra

  • Autor: Por MARÍA HUIDOBRO
  • Última actualización: 19 de septiembre de 2018
Imagen: karandaev

Buena parte de los gastos que conforman la cuesta de septiembre se han tenido que afrontar en los meses previos o, como muy tarde, esta semana. Pero todavía no es posible viajar en el tiempo. Así que si no se han tomado medidas este verano y la economía doméstica no está para muchos movimientos, toca abrocharse el cinturón y comenzar a cambiar ciertos hábitos que hagan factible sobrevivir a la vuelta del curso escolar y laboral. En este artículo se proponen ideas para afrontar y compensar los gastos de este mes.

Septiembre, un mes cuesta arriba

Este mes es duro para las familias. Lo es para quien vive solo, pues los gastos domésticos no se comparten. Pero sobre todo septiembre es una rampa económica que roza lo perpendicular para quienes tienen hijos, y más para quienes se encargan de tres peques o más. Según la 'IV Radiografía de las familias numerosas en España' (noviembre 2017), la vuelta al cole es el gasto extra del año que se hace más difícil de afrontar para el 50 % de los encuestados, por encima de las vacaciones o las Navidades. Algunos datos apuntan que este coste ha aumentado un 4,6 % en la última década. De ahí que, como recoge el comparador Rastreator.com en su 'V Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente', el 26,9 % de los españoles ahorre para poder permitirse, tanto para ellos como para sus hijos, una mejor educación, pues los adultos también tienen se apuntan a cursos, másteres o idiomas para "estar mejor formados y así acceder al mercado laboral en puestos de mayor responsabilidad y remuneración".

Para la tradicional vuelta a las aulas, el bolsillo deberá hacer sitio a entre 400 y 1.300 euros de media por niño. Este año, el gasto escolar estará en cerca de 500 euros, vaticina Leticia Cardenal, presidenta de la Confederación Española de Asociaciones Padres y Madres de Alumnos (CEAPA). Los desembolsos básicos, según el comparador de precios Idealo, incluyen al menos mochila (15 euros), zapatillas (20), chándal (30), libros de texto (200) y material escolar (35). A ello hay que añadir a veces otra compra, la del uniforme (150). Y, además, cada año hay que acoquinar con la matrícula y la cuota de la asociación de madres y padres (30). El grueso del gasto anual está en los libros de texto (230), ya sean digitales o no, mientras las cuotas para sufragar el ordenador portátil son un suma y sigue.

Imagen: luminastock

Durante el curso hay otros desembolsos cada mes. Algunos son casi obligatorios: cuota escolar/aportaciones voluntarias y excursiones. Y otros lo son según las circunstancias familiares: comedor, transporte y actividades extraescolares. Y hasta en algunos centros, como denuncia la CEAPA, hay otros "copagos ilegales" al principio de curso para pagar la luz, el agua, el papel higiénico o a personal que se encargue de las necesidades higiénicas del alumnado.

Y, por si fueran poco estos dispendios, los adultos también tienen sus propias mensualidades "extraescolares" por el gimnasio, el curso de inglés, la clase de zumba o el taller de dibujo. Pero, además, empezar septiembre supone retornar al trabajo y sumergirse en un mar de gastos donde el transporte y las comidas fuera de casa, principalmente, acaparan parte del presupuesto doméstico asociado al empleo.

Qué medidas tomar a partir de septiembre

  • 1. Convertir a los niños en superrahorradores

    La vuelta al cole puede ser el momento idóneo para hacer que los hijos tomen en cuenta de la importancia del consumo responsable, el ahorro y el verdadero valor del dinero. Una idea para enseñarles a ahorrar, aunque parezca descabellada, es llevar a los niños a comprar el material escolar. Habrá que armarse de paciencia, dejar que hagan una lista de lo que necesitan, una vez visto lo que hay en casa, y ceñirse a ella. Con ello sabrán diferenciar entre necesidad y deseo y reutilizar y no despilfarrar. Las marcas y los caprichos de moda se pueden gestionar así: fijar un presupuesto para lo básico y el resto, que lo abonen de su propio bolsillo con sus ahorros, pagas o trabajitos que se les encomienden. Esto servirá para que aprendan a ganarse las cosas y, de paso, no salirse del presupuesto fijado.

    Por supuesto, los padres deben dar ejemplo al inculcar hábitos de ahorro. No desperdiciar agua al cepillarse los dientes, apagar las luces, aprovechar los restos de comida, reciclar los residuos, darle una nueva vida a algo viejo o roto y no hacerse con ropa o tecnología sin necesidad son algunas fórmulas.

  • 2. Comer en casa, de táper o con beca

    Si se vive cerca del cole, y hay posibilidades, lo más económico y saludable es comer en casa. En algunos centros escolares, se puede llevar el táper con comida casera. Preguntarlo no está de más. Si no, en cuanto se abra el plazo para solicitar las becas de comedor, apuntarse. La misma pauta vale para los adultos. Comer fuera a diario puede suponer un gran desembolso económico, y no a todos les abonan dietas por ello en el trabajo. Así que comer de táper será un buen método para ahorrar y alimentarse de forma saludable.

Imagen: DragonImages
  • 3. Tomar un transporte más sostenible

    Si no queda más remedio, los niños tendrán que acudir en transporte escolar y los adultos en su propio vehículo. ¿Y en transporte público? Los abonos mensuales son muy económicos, y más en el caso de las familias numerosas. ¿Y qué tal ir andando o en bici, aunque se tarde 20 minutos? Otra posibilidad es ponerse de acuerdo con otros padres o compañeros y organizar un sistema para compartir coche. Los gastos de cuotas, carburante, autopistas y mantenimiento del automóvil bajarán bastante.

  • 4. Acertar con las actividades extraescolares

    Son muy positivas, pero las excursiones escolares y las actividades extraescolares a veces desbaratan la economía doméstica. Aun así, no hay por qué renunciar a ellas.

    En el primer caso, no ir al zoo o al teatro con los compañeros de colegio es la solución más radical. Estas actividades complementarias se avisan a comienzo de curso y suelen estar subvencionadas por las AMPA, por lo que conviene ser previsor y ahorrar para que los niños puedan ir a las más importantes. Basta con aprovechar su cumpleaños, el Ratón Pérez o los Reyes Magos para sufragarlas.

    Y en el caso de las extraescolares, jugar a fútbol o baloncesto en el patio o la plaza del barrio, nadar en las piscinas municipales y dar a la raqueta en el frontón también puede valer. Las escuelas oficiales de idiomas o el conservatorio municipal resultan más baratos que los centros privados.

    Además, los adultos pueden disfrutar de otras formas de ahorro en este sentido. Destaca el aprendizaje de otras lenguas gracias a Internet, YouTube y las aplicaciones móviles, como sugiere el artículo 'Siete formas de usar la tecnología para aprender inglés', y la formación continua con los cursos MOOC (Cursos Masivos Abiertos Online).

  • 5. Hacer planes, comer, conseguir cosas... gratis, o casi

    Groupalia o Groupon son conocidas compañías online de ofertas de ocio local, viajes, servicios y productos. Pero hay otras páginas webs e iniciativas con las que disfrutar del ocio. ¿Ir a ver una peli de estreno en un cine por menos de 3 euros? No hay más que apuntarse en la Fiesta del Cine y enterarse de dónde y cuándo será. Charlas, talleres, video fórums, visitas guiadas... casi siempre son actividades gratuitas o de bajo coste organizadas desde las casas de cultura municipales.

    Para comer gratis o casi, con solo visitar la página web y descargar la aplicación del restaurante preferido o seguirle en redes sociales, se pueden acceder a cupones descuentos, promociones e invitaciones. En ocasiones, por cumplir años o ir con niños, ya regalan comidas. Por ser un mystery shopper (cliente o comprador misterioso que se encarga de supervisar de incógnito el funcionamiento de un establecimiento), lo compensan con menús gratis. Y no hay como asistir a inauguraciones de tiendas o degustaciones de las fiestas patronales.

    Por último, si se necesita con urgencia un electrodoméstico o un mueble, y no se contaba con este gasto, se puede recurrir a portales como Nolotiro.org, Freecycle.org o Telodoygratis.com, y dar con lo que uno busca.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en