Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Demandas colectivas, ¿en qué casos conviene hacerlas?

Las demandas conjuntas son menos costosas y sirven para hacer una mayor presión, pero no atienden a las particularidades de cada caso

Imagen: rawpixel

Los pasajeros afectados por las constantes averías de los trenes extremeños son los últimos en anunciar que presentarán una demanda conjunta. En este caso, será contra Renfe y Adif. Pero esta vía de reclamación es un arma común, utilizada por clientes descontentos con los abusos de los bancos, damnificados por las prácticas de ciertas clínicas, etc. Con este tipo de queja, los perjudicados por diferentes circunstancias pueden hacer más presión y tener un proceso judicial menos costoso. Pero, a veces los procedimientos colectivos se dilatan en el tiempo y, además, no atienden a las particularidades de cada caso. Por eso conviene leer este artículo donde explicamos todo sobre las demandas colectivas o conjuntas.

¿Qué es una demanda colectiva y en qué casos conviene?

Una demanda colectiva es una manera de defender intereses colectivos para intentar resolver un conflicto. En ella dos o más personas, en su nombre y en el de otras que estén en la misma situación, presentan una demanda legal contra quien les ha causado un daño o perjuicio.

Imagen: succo

Aunque los afectados sean muchos, si no todos comparten la misma casuística, no es conveniente hacer una demanda conjunta. Es decir, una demanda colectiva tiene recorrido "cuando el hecho demandado es igual para una colectividad y no hay casos especiales dentro del grupo", señala el abogado Ferrán González, del despacho Ferrán Abogados.

Este es el caso de los afectados por algunas cláusulas abusivas bancarias, los pasajeros de los trenes que van a Extremadura o los viajeros afectados por el retraso de un vuelo. Es decir, este tipo de demanda es viable, porque la situación afecta a todos los damnificados por igual o de forma muy similar.

¿Cómo sumarse a una demanda colectiva?

Si decidimos demandar junto a otras personas conviene saber que quienes están legitimados para presentar una demanda colectiva son, entre otros, asociaciones de consumidores, la Fiscalía... y que puede adherirse una persona a título individual. Estas demandas se presentan ante los juzgados civiles.

Es aconsejable, según explica Ferrán González, buscar un despacho de abogados con experiencia en el tema. Los profesionales que defiendan deberían ser especialistas en la materia, disponer de un sistema informático capaz de mantener informado a todos los afectados de forma individualizada y, "a poder ser, con sede en el partido judicial donde se encuentre el juzgado que tratará el asunto".

Ventajas e inconvenientes de las demandas colectivas

Como apunta Ferrán González, agruparse en una demanda colectiva "es mucho más beneficioso y ventajoso para los consumidores de cara al procedimiento". ¿Y en qué? Por una parte, se ahorran costes de lo que se denomina costas procesales, que incluyen los costes de letrado, procurador, peritos, etc. Además, por otro lado, "se obtiene mucha más fuerza en el procedimiento".

Imagen: rawpixel

¿Tienen inconvenientes este tipo de demandas? El inconveniente principal, según el abogado, es que "puede encontrarse con poca información si el despacho elegido no mantiene buena relación de información con todos los asociados", reconoce Ferrán González.

Otro inconveniente es que estas demandas se dilatan el tiempo. En las demandas colectivas la estrategia "pasa por recurrir hasta el final, y ello retrasa la resolución del conflicto de uno a tres años como mínimo", explica Juan Ignacio Navas, de Navas & Cusí Abogados. Además, como se trata de generalizar un caso, no se pueden defender cuestiones concretas de cada afectado. En cambio, las demandas individuales se centran en los pormenores de cada caso concreto, ajustándose a las necesidades de cada uno. Por eso, conviene tener claro si interesa o no adherirse a una demanda colectiva.

Demandas colectivas, ¿es un proceso muy caro?

Las demandas conjuntas son mucho más económicas que las individuales

Un proceso judicial nunca es plato de gusto, pues conlleva un coste emocional y económico que puede ser muy elevado. Por ello, si la reclamación tiene los requisitos para acogerse a una demanda colectiva, puede ser más asumible hacerlo así.

"Las acciones legales realizadas entre varias personas -explica Ferrán González- suponen que estos procesos sean mucho más económicos que los individuales". Además, normalmente se acuerdan formas de pago fraccionadas.

ADR, sistemas alternativos de resolución de conflictos

Además de acudir a los tribunales, podemos recurrir a los ADR (Alternative Dispute Resolution), mecanismos que dan posibilidad de resolver conflictos ente distintas partes sin necesidad de acudir a los tribunales. ¿Cómo? Bien a través de acuerdos que deben cumplirse de forma obligatoria o con garantías de su cumplimiento, según explican desde la Asociación General de Consumidores (Asgeco).

Estos sistemas alternativos, que son sobre todo el arbitraje, la mediación y la conciliación, constituyen una vía rápida, sencilla y económica para resolver desacuerdos. Además, ayudan a que los tribunales se descongestionen y son útiles, principalmente, en los casos cuyas partes están decididas a negociar una solución.

Etiquetas:

derechos


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en