Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Trabajo

Tipos de contenidos: Economía

Haces compras por la Red?
Λ

Tipos de excedencia

Los trabajadores tienen derecho a solicitar la suspensión del contrato durante un tiempo determinado, pero no se extinguirá la relación laboral

  • Autor: Por LOLA RAYA BAYONA
  • Fecha de publicación: 22 de abril de 2008

Empresas públicas y privadas

Imagen: Joemess

Muchos trabajadores sueñan con tomarse, en algún momento de su carrera, un "año sabático", es decir un período de tiempo para viajar, descansar o realizar un proyecto personal. Hay otros que tienen la necesidad de dejar temporalmente el trabajo para poder hacer frente al cuidado de familiares enfermos o porque han tenido un hijo y desean cuidar de él en sus primeros años de vida. En cualquiera de estos casos, los empleados pueden solicitar una excedencia para hacer frente a estas situaciones, con la posibilidad de recuperar su anterior puesto de trabajo. Pero, ¿a qué clase de excedencia se debe acoger? ¿Qué derechos y deberes se tienen frente a dicha posibilidad? Pedir una excedencia es un derecho que tiene todo trabajador, y que puede realizar si se dan determinados requisitos. La excedencia no es más que solicitar a la empresa la suspensión del contrato de trabajo durante un determinado período de tiempo. En dicha situación el empleado dejará de percibir el salario correspondiente, sin que se produzca la extinción de la relación laboral ni, por supuesto, la pérdida del empleo.

Hasta hace muy poco tiempo, la mayoría de excedencias las solicitaban las mujeres tras la maternidad, con la finalidad de poder criar a su hijo en los primeros años de vida. En mayor medida, las mujeres que más ejercían este derecho eran las funcionarias, ya que resultaba más fácil conseguirlo en la Administración y empresas públicas que en las privadas. Por suerte para la mayoría de los trabajadores, el panorama está empezando a cambiar. Así, es cada vez más habitual que los empleados de cualquier tipo de empresa tomen la decisión de interrumpir durante un tiempo su trabajo. Según sea la causa que provoque este deseo, puede hablarse de tres tipos de excedencia: voluntaria, para el cuidado de un familiar, y forzosa.

Excedencia voluntaria

La excedencia de carácter voluntario, regulada en el artículo 46.2 del Estatuto de los Trabajadores, hace referencia a aquella situación en la que el trabajador solicita a su empresa la suspensión de su contrato durante un período de tiempo determinado. A su fin, el trabajador conservará un derecho preferente para reingresar en la compañía, como señala Marta Barros Puga, en su libro "Derechos y obligaciones del trabajador". Pero, ¿quiénes pueden solicitar este tipo de excedencia? Fundamentalmente aquellos empleados que tengan como mínimo un año de antigüedad en la empresa donde trabajan. En este caso, existe una limitación: tan sólo se debe tener en cuenta si el trabajador anteriormente ha disfrutado de otra excedencia. Si es así, tienen que haber transcurrido más de cuatro años desde el final de la anterior.

¿Cómo se debe solicitar? El interesado debe realizar la petición a la compañía con un mes de antelación a la fecha en la que quiera comenzar la excedencia. Para ello debe realizar la solicitud por escrito y especificando el tiempo de duración. No es obligatorio aclarar el motivo por el que se pide, ya que suele tratarse de motivos personales. Los casos más comunes son aquellos que se decantan por cogerse un año sabático y descansar, viajar, etc. También es habitual entre los trabajadores que buscan reciclarse profesionalmente y necesitan trasladarse al extranjero durante ese tiempo para realizar algún curso o máster relacionado con su profesión.

Las causas más comunes para pedir una excedencia voluntaria son descansar, viajar o reciclarse profesionalmente

Respecto a su duración, el período en el que transcurre una excedencia voluntaria ha de ser superior a los dos años e inferior a los cinco. Si el trabajador reúne todos los requisitos marcados por la ley, la empresa tendrá la obligación de concederla.

Una de las cuestiones más importantes que debe tener en cuenta el trabajador antes de tomar la decisión de pedir una excedencia voluntaria es que le aseguren la reserva de su puesto de trabajo, una condición que se suele respetar. Al contrario que la antigüedad laboral, que no computa durante el periodo de excedencia. Ahora bien, aunque muchas empresas guardan el puesto de trabajo, si no se solicita el reingreso antes de los cinco años prescritos, el contrato se considerará definitivamente extinguido. También es importante tener en cuenta que, antes de reintegrarse, el trabajador debe realizar una solicitud expresa de su deseo de incorporarse mediante un escrito a la empresa.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto