Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Trabajo

Tipos de contenidos: Economía

^

Montar un gimnasio

Montar un gimnasio es uno de los negocios más florecientes hoy, pero requiere una mínima inversión y realizar antes un estudio de mercado y de la competencia

Hasta dos y tres gimnasios en menos de dos manzanas. Femeninos, low cost, de artes marciales... la vida sana está de moda. Sobre todo, en las grandes ciudades. En España la cifra de personas que acude al gimnasio de manera habitual crece cada día. Por ello, montar un gimnasio es un negocio en auge, aunque conviene tener en cuenta que requiere invertir en el local, máquinas y personal especializado. Además, como se señala en este reportaje, a pesar de ser un negocio rentable, hay que estudiar previamente cuestiones como la competencia o qué tipo de clientela acudirá para que la empresa culmine en éxito.

Siete consejos para montar un gimnasio

Las personas que se ejercitan una media de tres veces por semana tienen menos posibilidades de desarrollar enfermedades coronarias. Ya sea por salud, porque sentirse joven y esbelto está de moda -y a todo el mundo le gusta verse bien-, o por una mezcla de razones, los gimnasios se llenan. Por ello, montar uno hoy puede ser un buen negocio, aunque antes de hacerlo conviene actuar con cautela.

Hay que analizar con todo detalle las probabilidades de un éxito a largo plazo, y sostenido

Con sus características particulares, un gimnasio es una empresa que hay que crear teniendo en cuenta las mismas premisas básicas que si se monta una frutería o una librería infantil. Así, el primer paso, imprescindible, es que antes de lanzarse hay que hacer un estudio de mercado y, además, analizar con todo detalle las probabilidades de un éxito a largo plazo y sostenido, no solo contar con que el negocio pueda resultar novedoso y tener clientela en un primer momento.

Tras ello, para poner en marcha un gimnasio, conviene tener en cuenta estos siete factores:

  • 1.Estudiar la competencia:

    Es esencial saber si en los alrededores hay más empresas dedicadas a la misma actividad, y en el caso concreto de los gimnasios, saber si hay algún centro deportivo publico. Con ellos no se podrá competir en precios, pero sí en las actividades que se brinden, por lo que a veces en estos casos conviene especializarse: zumba, artes marciales, para bebés...

  • 2. Escoger bien la situación y clientela:

    Estudiar el enclave es otro punto que puede determinar el éxito o fracaso de este negocio. Si se tienen empresas alrededor, habrá clientela a determinadas horas y para realizar distintos ejercicios que si se trata de una zona residencial familiar, o donde haya muchos jóvenes... Lo idóneo es escoger una zona residencial en la que también haya movimiento empresarial.

  • 3. Contar con espacio suficiente:

    Para tener un buen gimnasio lo idóneo es tener un local que ronde los 500 metros cuadrados y esté al nivel de calle. En este tipo de negocio casi siempre hay que hacer obras de acondicionamiento (insonorizar el local, dividirlo...). Por eso, aunque a veces se pueda pensar que es más caro o que se parte condicionado, un traspaso de un local ya destinado al mismo negocio puede resultar interesante en el caso de los gimnasios.

  • 4. Tener instalaciones y máquinas adecuadas:

    Si se puede, conviene tener varios espacios: sala de clases colectivas, sala multiusos, sala de fitness con máquinas, vestuario masculino, vestuario femenino, servicios, recepción, despacho y almacén. Algunos gimnasios cuentan también con una zona de restauración o una tienda de equipamiento.

    Los aparatos de gimnasia, obviamente, son una de las partes más fuertes de la inversión y esenciales para montar este negocio. Son caras, pero lo habitual es que se pueda financiar su compra.

  • 5. Adecuarse a diferentes tipos de clientes:

    Si el local es grande, se pueden permitir varios ambientes específicos: aerobic o zumba, bicicletas, etc. Porque no es lo mismo montar un gimnasio orientado al público en general, para estar en forma, que hacerlo para quienes deseen musculación o para madres embarazadas. Mezclar ambientes en un local pequeño puede ser complicado y precipitar el fracaso de la empresa.

  • 6. Monitores:

    Escoger con tino al personal del gimnasio es muy importante. Tanto para los servicios de atención al público, como en el caso de los profesores o monitores. El cliente debe sentirse motivado, arropado y atendido por un personal que le ayude en todas y cada una de sus necesidades, aunque sin agobiarle en exceso.

  • 7. Contar con las últimas novedades:

    Además de contar con las máquinas más modernas y que estén de moda, gran parte del éxito radica también en ofrecer las disciplinas más en boga o recién llegadas del extranjero, sobre todo de Estados Unidos.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en