Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Tipos de contenidos: Educación

^

Análisis de rocas demuestran que la Luna contenía ya agua en su subsuelo hace 3.000 millones de años

Las muestras más ricas presentan trazas de agua de hasta 745 partes por millón

  • Fecha de publicación: 10 de julio de 2008

Los astrofísicos han trabajado hasta ahora con la hipótesis de que hace unos 4.500 millones de años un cuerpo celeste del tamaño de Marte chocó contra la Tierra, que perdió una porción de su masa por el impacto. Después las fuerzas gravitacionales se equilibraron y aquel cuerpo quedó anclado en órbita en torno a nuestro planeta, convirtiéndose en la Luna. Durante los 500 milenios posteriores, la Tierra recibió constantes lluvias de cometas y asteroides esencialmente formados por hielo, que aportaron ingentes cantidades de agua. Algo parecido ocurrió con la Luna, que también recibió su ración de agua helada procedente del espacio.

Un equipo científico estadounidense, encabezado por Alberto E. Saal, de la Universidad Brown (Estados Unidos), publica ahora una investigación en "Nature" que mantiene como principal hipótesis que nuestro satélite tenía ya abundante agua en su interior antes de la lluvia de asteroides y cometas de hielo. Los geólogos han analizado, mediante modernas técnicas de espectrografía de masas de alta resolución, muestras de roca volcánica lunar recogidas durante las misiones Apolo XI (1969), XV (1971) y XVII (1972).

Tras asegurarse de que se trataba de rocas del subsuelo lunar, expulsadas al exterior hará unos 3.000 millones de años y no procedentes de meteoritos o cometas, estos expertos han comprobado que contienen una gran variedad de elementos volátiles, entre ellos agua en abundancia, ya que las muestras más ricas presentaban trazas de hasta 745 partes por millón.

Los cálculos geológicos efectuados en rocas basálticas terrestres de la misma antigüedad arrojan contenidos de agua parecidos, lo que demuestra que la Tierra y la Luna tenían en su interior proporciones de agua similares. Este hallazgo pone de manifiesto que hubo agua en el interior de nuestro satélite. Y sugiere que probablemente la hay todavía, aunque se desconoce dónde, en qué proporción o a qué profundidad se encuentra.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto