Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Extraescolar

Tipos de contenidos: Educación

^

Las Olimpiadas Matemáticas

La cantera nacional e internacional de los futuros genios Matemáticos se revela en estas competiciones de jóvenes talentos

Imagen: Dicemanic

"Sea O el circuncentro de un triángulo ABC. La bisectriz que parte de A corta al lado opuesto en P..." si un estudiante de bachillerato empieza a leer este enunciado y no le suena a chino, e incluso le entran unas ganas irrefrenables de resolverlo, quizás sea un participante en potencia de las Olimpiadas Internacionales Matemáticas (IMO) , donde se miden estudiantes de bachillerato de todo el mundo. Su 48º edición, en la que participarán seis alumnos españoles, se celebrará el próximo mes de julio en Vietnam y el año que viene por primera vez España será la sede de esta competición que tendrá lugar en Granada.

La Olimpiada Nacional

Estas Olimpiadas, tienen su origen en Rumania, donde en 1959 seis países de la Europa Oriental se enfrentaron para valorar sus conocimientos matemáticos. Poco a poco se fueron uniendo más países a la competición de tal manera que en la actualidad participan en la Olimpiada Internacional más de 80 países de los 5 continentes.

España, que se incorporó a las Olimpiadas Internacionales en 1983, selecciona a los integrantes del Equipo Olímpico Internacional a través de su propia Olimpiada Matemática Nacional. Esta competición, que se celebra desde 1963, es convocada por la Real Sociedad Matemática Española (RSME) y en la actualidad cuenta con el patrocinio de la Subdirección General de Becas y Promoción Educativa del Ministerio de Educación y Ciencia.

La Olimpiada Nacional comienza con una primera fase local que se realiza a nivel autonómico o de distrito universitario y en la que puede inscribirse cualquier alumno matriculado en bachillerato, y en caso excepcional estudiantes de 2º ciclo de ESO que avalados por su profesor hayan demostrado una gran cualificación matemática, de hecho este año el sexto clasificado nacional está cursando 4º de ESO. Para participar "no hace falta ser un genio, sino gustarte las matemáticas, saber verlas e intuirlas" nos comenta María Gaspar Alonso, Presidenta de la Comisión de la Olimpiada Matemática Española.

Importancia de los profesores

El proceso comienza en noviembre con el envío de la convocatoria a los centros escolares por parte de los delegados de cada comunidad o distrito universitario. La clave para que esta fase de la competición sea posible está en la encomiable colaboración de los profesores de matemáticas, ellos son los que, después de detectar a los alumnos que muestran una inclinación preferente por esta materia o poseen una habilidad especial resolviendo los problemas, los instan a participar en la primera fase y se encargan asimismo de prepararlos mediante clases de ampliación o seminarios de problemas, una labor extraordinaria y extraescolar que "nadie se la reconoce" como apunta María Gaspar. El único reconocimiento a esta actividad docente es la certificación con un crédito de formación, por parte del Ministerio de Educación, a los profesores que hayan preparado a un alumno clasificado para la fase nacional de las Olimpiadas, y otro crédito a los preparadores de los seleccionados para las Olimpiadas Internacionales. "El profesor tiene que dar muchas clases, atender a los alumnos, preparar los problemas, resolver las dudas y todo fuera del horario de clase, y este crédito sólo lo reciben si el alumno es uno de los ganadores, tendrían que dárselo a todos los que hicieran algo, independientemente de que ganen o no" añade Gaspar.

Después de la preparación, el alumno tiene que enfrentarse al temido examen, seis ejercicios repartidos en dos sesiones que son calificados por un jurado designado por la RSME. De los alrededor de 2.500 alumnos que se presentan en esta fase, tan sólo serán seleccionados un máximo de tres estudiantes por cada Universidad Pública existente en la Comunidad Autónoma, que además de pasar a la fase nacional, reciben un premio de manos de la Subdirección General de Becas y Promoción Educativa del MEC de 380 euros para el primero y 284 y 220 euros respectivamente para el segundo y tercer clasificado.

En este punto la competición empieza a complicarse, ya que en la siguiente fase Nacional el enfrentamiento matemático es más selectivo, sólo están los mejores. En dos sesiones de tres ejercicios cada una, cerca de 120 estudiantes tienen que demostrar su pericia ante un tribunal compuesto por profesores representantes de las Olimpiadas Autonómicas y miembros de la Comisión de Olimpiada de la RSME. "Cuando llegan a la fase nacional no todos tienen la misma preparación, depende del distrito que lo haya estado preparando, además hay alumnos que llevan dos años participando en las distintas fases y otros que se presentan por primera vez" puntualiza María Gaspar. Lo cierto es que después de tres días de reunión, en los que "se lo pasan estupendamente" según Gaspar, tan sólo 36 de ellos serán premiados, 18 con medalla de bronce, 12 de plata y los 6 mejores con medalla de oro, la llave que abre la puerta del reto internacional, ya que además de recibir un premio en metálico de 750 euros, estos seis galardonados pasan a formar parte del Equipo Olímpico Español en las Olimpiadas Internacionales.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en