Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Otras formaciones

Tipos de contenidos: Educación

^

Aprendizaje de idiomas

Sólo dos de cada diez españoles domina otro idioma

  • Autor: Por CLARA FRAILE
  • Última actualización: 7 de mayo de 2008

Aspectos determinantes

Marisa Olga López, la experta argentina, es aún más tajante: "Está comprobado que el aprendizaje tardío redunda en un desempeño de calidad inferior comparado con el resultado que se obtiene cuando el aprendizaje o la adquisición se realiza en edad temprana". Como ejemplo, esta profesora invita a los lectores a observar cómo anda en bicicleta una persona que ha aprendido a hacerlo a los 30 años. "Puede andar en bicicleta, pero con cierto grado de torpeza", asevera. No se discute que la edad puede ser un condicionante, aunque no un impedimento, para dominar una lengua. Pero además hay quienes tienen más facilidad para llegar a ser políglotas. "Igual que para desarrollar cualquier otra técnica de la vida, concurren en cada persona factores intrínsecos que determinan el proceso de aprendizaje", aclara Christian López-Baillo, director general de Estudiafuera.

Paco Bazaga también encuentra diferencias de unas personas a otras a la hora de reproducir sonidos extraños, en la "memoria" para aprender léxico etc. y también en cuanto a la resistencia a entender o a manifestarse en otras lenguas. "Definitivamente hay casos evidentes de mayor o menor predisposición psicológica", declara. En el mismo sentido, Linaza destaca que hay personas con gran capacidad de aprender la gramática de un idioma y gran incapacidad para expresarla.

Pero hay otros elementos que se suman a lo que la profesora López llama "habilidades lingüísticas" y que pueden influir notablemente en el éxito del aprendizaje. Lo más importante es convertir en realidad el dicho "querer es poder", resume Vaughan, y para ello "hay que estudiar mucho" y hay que buscar "como sea" oportunidades para utilizar el idioma que se está aprendiendo.

Estos son algunos factores:

  • La motivación. Para aprender hay que "querer aprender". Esa es la motivación básica.
  • La continuidad, la práctica constante, el grado de "exposición" al idioma extranjero escrito o hablado. Cuanto más se trate de integrar dicho idioma en la práctica laboral y/o de ocio, mejor. Una forma de ejercitar el oído, lúdica a la vez que didáctica, es ver películas en versión original y escuchar música en el idioma que se está estudiando. También es interesante leer literatura en la misma lengua, buscar conversación con nativos etc. A partir de un nivel intermedio es aconsejable familiarizarse con técnicas de aprendizaje autónomo para no tener que depender de las clases o del profesor.
  • La similitud con nuestra lengua materna. Aprender un idioma que se asemeje al propio es más fácil. En general, para un español aprender francés, italiano o portugués puede resultar más sencillo que aprender alemán o inglés. Los hablantes de idiomas con mayor riqueza fonética, como el polaco, aprenden otras lenguas con más facilidad.
  • El profesor es un elemento clave en el proceso formativo para motivar a los alumnos. Normalmente a los estudiantes les cuesta auto-motivarse porque se trata de algo difícil y que exige sacrificio. Si el profesor es capaz de conseguir con su forma de enseñar que los alumnos "se enamoren" del idioma, éstos logran avanzar mucho más rápidamente. Todos los métodos son buenos si están en manos de un buen profesor. Por el contrario, el mejor método del mundo, con todos apoyos tecnológicos imaginables, fracasa en manos de un docente aburrido.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en