Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Adopción

Tipos de contenidos: Mascotas

Mascotas
^
Tu canal de Mascotas

Adoptar un perro adulto en nueve pasos

Armarse de paciencia y cariño, comenzar con salidas cortas e identificarle con microchip y chapa son algunos trucos para que los canes adultos abandonados se adapten a su nuevo hogar

Los perros adultos abandonados tienen más complicado encontrar el hogar que necesitan. Sin embargo, gracias a la paciencia y el cariño que se les dedique, estos canes llegarán a convertirse en grandes amigos y miembros inseparables de su familia humana. A continuación se aportan nueve trucos para conseguirlo: educar al perro adulto adoptado, armarse de paciencia, ponerse en su lugar, ofrecerle un sitio tranquilo en casa, favorecer una buena relación con los niños, comenzar con salidas cortas, no perderle de vista, identificarle con microchip y chapa, así como ayudarle a que olvide los malos recuerdos.

1. Educar a un perro adulto, la mejor herramienta contra el abandono

La educación de los perros es una de las mejores herramientas para luchar contra el abandono de animales. Y las escalofriantes cifras obligan a tomárselo muy en serio: más de 100.000 canes son abandonados cada año en España. Además, entre el 7% y el 20% de los abandonos de animales ocurre en los primeros seis meses tras la adopción, revela el estudio veterinario "Adopciones de Animales Exitosas y Fracasadas".

"Los perros adultos abandonados esperan en perreras y centros de adopción una segunda oportunidad después de haber sido injusta y cruelmente abandonados. Los canes mayores son muy especiales, buscan cariño y se entregan más aún si cabe a su nueva familia humana", explica la Asociación Nacional Amigos de los Animales.

La educación de un perro adulto le ayuda a integrarse en la familia y estrecha el lazo de amistad del can con el resto de su entorno. Para ello puede servir conocer estos cinco errores frecuentes de la educación de los canes y aprender a cómo solucionarlos.

2. Educar a un perro adulto con paciencia

La educación de un perro adulto adoptado tiene dos ingredientes: el humano y el canino. Y conviene recordar que esta apasionante tarea es cosa de dos y que precisa de toda la implicación y el cariño del dueño de la mascota para que sea posible.

Imagen: Fred Levy

El can adulto adoptado necesita habituarse a su nuevo entorno. El abandono o haberse extraviado son experiencias muy traumáticas para un animal tan social como el perro. Puede que, además, haya sido maltratado y requiera dosis extras de paciencia y cariño para superar sus miedos.

3. Ponerse en su lugar

Los traumas que arrastra un can adulto adoptado pueden ser un obstáculo en el primer acercamiento con el animal. ¿Cómo comprender al perro que acaba de llegar al hogar? La clave es pensar como lo haría él, por lo que hay que tratar de ponerse en su lugar.

El can es un animal gregario que considera la familia como una extensión de su manada. "Si se le deja ser el jefe, él aceptará y será un perro dominante. Un animal jefe puede dar problemas a los miembros de la familia y a otras razas más pequeñas con las que tenga que convivir", añaden los expertos de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales. "Es vital enfatizar, con cariño, la posición social inferior del can en casa", recomiendan estos especialistas. Esto rebajará su nivel de estrés y le permitirá ser un perro más feliz.

4. La educación de un perro adulto: su sitio en casa

Educar a un can adoptado puede ser una experiencia gratificante y cansada a partes iguales. Por ello, hay que armarse de paciencia, no agobiarle con demasiadas enseñanzas desde el principio. La asociación protectora Gracias por Adoptar aconseja "tratar al perro adulto adoptado con cariño pero con constancia, sin ofrecer mensajes contradictorios para no confundirle".

Proporcionarle un sitio caliente y tranquilo en el hogar le ayudará a sentirse confiado. El can debe conocer cuál es su lugar, dónde dirigirse para comer, beber o realizar sus necesidades. También debe ofrecérsele un sitio para dormir, como estas seis camas para perros hechas en casa.

El animal debe encontrar un ambiente relajado durante los primeros días, poco estresante. Las caras nuevas a cada instante no convienen: mejor que reconozca quién será su líder, es decir, su dueño y amigo.

5. Adoptar un perro adulto: niños, paciencia

La presencia de niños en el hogar podría alterar este ambiente sosegado que precisa el perro adoptado en los primeros días. "Si tenemos hijos en casa, es importante explicarles lo mal que lo ha pasado y que deben dejarlo descansar. Ya tendrán tiempo para jugar juntos cuando el ambiente se haga propicio", señalan estos expertos.

Pasada esta primera etapa de toma de contacto, el can no tarda en adaptarse a su nueva familia y podrá convertirse en el mejor amigo de los pequeños. Salvo raras excepciones, con cariño y paciencia, el perro adulto adoptado se adaptará sin dificultad a su nuevo entorno. Se pueden seguir estas recomendaciones para que niños y canes se conviertan en grandes amigos.

6. Salidas cortas

El consejo es el siguiente: los paseos del perro adulto adoptado deben ser de corta duración durante los primeros días. El can estará asustado, ya que no sabe ni quién lo lleva ni el lugar por dónde camina. Es cuestión de tiempo. Poco a poco el dueño va conociendo mejor al peludo amigo y se ganará su confianza.

Para estos primeros días hay trucos con los que disfrutar de los paseos con el perro, sin tirones de correa.

7. Mejor cautos

Un can adoptado suele estar confundido y su comportamiento es imprevisible. Si siente miedo, el perro podría escaparse y huir, por lo que conviene salir a la calle con el animal siempre sujeto con una correa y no soltarle, excepto en los parques caninos o áreas cerradas destinadas para ello.

El acercamiento con el can debe ser paulatino. Y antes de soltar al animal conviene asegurarse de que no corre ningún peligro. Es aconsejable que las primeras veces para desatarle ocurra en sitios cerrados, donde no pueda marcharse, hasta estar seguros de que acude a la llamada de su amo. Con paciencia y cariño, poco a poco, aprenderá igual que cualquier otro perro.

8. Perro adulto identificado

Tomar ciertas precauciones ayuda a evitar disgustos con un animal recogido. Una buena idea es, además del obligatorio microchip canino, colocarle un collar con una chapa identificativa, con su nombre y un teléfono de contacto. En caso de pérdida es la mejor y más rápida forma de recuperarlo, aunque también lleve microchip.

9. ¿Los perros olvidan sus malos recuerdos?

La facultad de no olvidar la comparten todos los canes. Pero el perro tiene capacidad de retener dos tipos de recuerdos por encima de los demás: los olfativos y los sonoros. Y en los animales recogidos existen experiencias traumáticas asociadas a determinados olores y sonidos: abandono, desamparo o posibles malos tratos.

De nuevo, el paso del tiempo y los mimos son la clave para que el can supere las experiencias desagradables. El perro solo vive el tiempo presente y el reloj diluye los malos recuerdos.

Al margen de algunos traumas poco frecuentes y que con el tiempo superará, el animal será fiel a su humano y la relación entre ambos se intensificará con el tiempo.

¿Ha adoptado usted un perro adulto y quiere compartir su experiencia? Puede hacerlo en la sección de comentarios. ¡Gracias!

Lea más sobre adopción de perros y gatos. Siga a la autora @evasanmartinf en Twitter.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto