Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Convivencia y psicología > Convivencia

Tipos de contenidos: Mascotas

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^
Tu canal de Mascotas

8 puntos para reconocer a un buen cuidador de perros

Consejos que ayudan a escoger a un buen cuidador y paseador para el can en vacaciones o mientras se trabaja

Imagen: Hoy es mi Día

Hay varias cosas importantes que hay que considerar antes de elegir un buen cuidador para el perro: desde saber con qué otros animales convivirá en ausencia de su dueño hasta realizar un paseo de prueba con la persona que estará con él. Es probable que, en algún momento de la vida del can, se necesite buscar un cuidador que se haga cargo de él cuando no se pueda por trabajo, vacaciones o razones personales. Si se quiere que la experiencia del perro sea perfecta, hay varios aspectos que se deben tener en cuenta antes de elegir a un buen cuidador.

1. Consultar con qué otros perros convivirá

Un buen cuidador siempre hará saber con qué otros animales convivirá el can. Si además se ha buscado a un cuidador sin perro porque el propio no es sociable con otros animales, deberá respetarse esta petición y no alojar a otros en esas fechas.

2. Hacer un paseo con el perro y el cuidador antes del viaje

De esta forma, se podrá ver qué tal se maneja el cuidador con el can y qué experiencia tiene. Además, así se irá ganando la confianza del perro -y la del dueño- poco a poco.

Un buen cuidador no deberá negarse a tener un encuentro previo de 45 a 60 minutos para saber más sobre el can que cuidará más adelante. Esta hora también es trabajo para él, por lo que lo idóneo es que sea igualmente remunerada.

Estas son algunas claves para quien quiera convertirse en cuidador de perros.

3. Solicitar fotos e información del perro a diario

Un buen cuidador informará cada día sobre qué tal lo está pasando el can, comentará cualquier anomalía o consultará las dudas que le puedan surgir. Además, enviará al menos una foto al día para que el propietario no eche tanto de menos a su perro. Y es que ofrecer tranquilidad es otra de las funciones de un buen cuidador canino.

4. Conocer la casa del futuro cuidador

Aunque algunos cuidadores son reacios a invitar a casa a los dueños de los perros antes de cerrar una reserva, un buen cuidador no tendrá inconveniente en mostrar dónde pasará el can sus vacaciones. Así, es posible valorar si es un ambiente tranquilo y seguro, libre de peligros y sin posibilidad de fugas o accidentes.

Imagen: Gudog

5. Asegurarse de que tiene un veterinario de urgencias cerca de casa

Un buen cuidador ya sabe con antelación dónde acudirá con un perro en caso de accidente o emergencia. Por eso, no hay que dudar en consultarle a qué veterinario iría en caso de accidente, por ejemplo, un sábado por la noche. Recibir una respuesta rápida y segura da mucha tranquilidad.

6. Consultar cuántas horas se quedará el perro solo en casa

Los cuidadores particulares son personas que, aparte de cuidar perros en su domilicio, también tienen su vida personal y podrán hacer salidas puntuales de casa para hacer la compra, ir al cine, acudir a alguna clase, etc. Es muy importante que, si el can padece algún tipo de ansiedad por separación o se pone nervioso o destructivo al quedarse solo en el hogar, hacérselo saber al cuidador y así asegurarse de que no se quedará solo demasiado tiempo.

7. Explicar al cuidador las necesidades especiales del perro

Un buen cuidador preguntará siempre si el perro tiene alguna necesidad especial. Si la tuviese, es necesario informar al cuidador de ello y que él asegure que podrá cumplir con la rutina que se esté realizando en ese sentido.

Si el can está siguiendo alguna terapia de adiestramiento, es un error pausarla unos días porque el propietario tenga que marcharse. Por eso es importante explicarle al cuidador cómo debe actuar con él en según qué casos o buscar un cuidador con formación en educación canina.

Si el perro está tomando medicación o requiere de inyecciones diarias, hay que cerciorarse de que el cuidador será capaz de seguir el tratamiento o buscar un cuidador con formación veterinaria. Y, por supuesto, no hay que olvidarse de indicar si el animal es alérgico a algo.

Imagen: Yuppic

8. Consultar dónde dormirá el perro

Muchos cuidadores caninos ofrecen el servicio de alojamiento dentro de su propia casa. La mayoría se adaptará a las costumbres del perro y le permitirá dormir de la forma que esté acostumbrado a hacerlo, con lo que se puede llevar su propia cama sin problemas.

Un buen cuidador jamás dejará a los invitados dormir en el porche o caseta del jardín, salvo que se le indique lo contrario. Y, por descontado, no hay que dejar que duerma en una jaula ni en cheniles.

Una vez encontrado un cuidador que esté de acuerdo con todos estos puntos, el perro y su propietario habrán ganado un amigo para toda la vida, que se convertirá en el salvador de multitud de ocasiones. Así que merece la pena cuidarlo mucho porque, quien tiene un buen cuidador, tiene un tesoro.


RSS. Sigue informado


Gudog

Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto