Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Reproducción y cría > Embarazo

Tipos de contenidos: Mascotas

Navidad 2017
^
Tu canal de Mascotas

Diez grandes mentiras sobre los perros

Algunos bulos frecuentes sobre los canes es que carecen de inteligencia o que las perras necesitan parir una vez en la vida para estar sanas

Imagen: Ricard Aparicio

Las informaciones erróneas sobre el cuidado y comportamiento de los perros pueden perjudicar su salud. Conocer las necesidades reales del can y otros aspectos, como su manera de relacionarse o comunicarse es fundamental para disfrutar de la experiencia de convivir con un perro así como para conseguir que el animal sea feliz y esté sano. Este artículo desmonta diez grandes bulos sobre la salud y el comportamiento de los perros.

Los perros son animales mamíferos, al igual que las personas, y en algunos aspectos son similares a nosotros, como en el hecho de que desarrollan lazos emocionales con los seres con los que comparten su vida.

Sin embargo, como afirma Miguel Ibáñez, experto en comportamiento animal, "las personas que conviven con perros pueden caer en el error de humanizar a sus animales y de equiparar su comportamiento y necesidades al suyo".

Algunos de los bulos frecuentes sobre los perros son:

1. Un perro con la nariz caliente tiene fiebre: mentira

El estado de la nariz del perro depende de varios factores, como la temperatura y humedad ambientales o las corrientes de aire. Un perro que ha estado expuesto al sol y al aire puede tener la nariz seca y caliente, pero no significa que el can tenga fiebre.

Hay ciertas lesiones de piel que pueden afectar a la nariz y producir sequedad. Por lo tanto, tocar la nariz de un perro no es un método fiable para conocer su temperatura, lo ideal es comprobarlo con un termómetro vía rectal.

2. Las cataratas del perro son por ingerir dulces: mentira

El hecho de que el perro ingiera productos que contienen azúcar no es un factor determinante para que el can padezca cataratas.

Esta enfermedad ocular puede ser congénita en el perro, como ocurre en ciertas razas caninas, como el pastor alemán.

Un perro que se alimenta de manera equilibrada estará más sano, incluidos sus ojos. Sin embargo, tampoco su dieta no influye de manera determinante para desarrollar cataratas.

3. Los perros carecen de la capacidad emocional: mentira

Los canes son mamíferos capaces de sentir amor, celos y rivalidad. Es un bulo la afirmación de que son animales menos complejos desde el punto de vista emocional que las personas.

Los perros son capaces de sentir emociones como el amor y los celos

Los perros precisan de sus emociones y sentimientos para relacionarse y sobrevivir en su entorno. La existencia de otras emociones en el perro, como el odio "están por demostrar, pero es muy posible que lo sientan", afirma Ibáñez, que pone el ejemplo del perro que es maltratado de manera sistemática por su dueño y que le ataca como represalia.

4. Los perros carecen de inteligencia: mentira

Los canes son inteligentes porque tienen la capacidad de analizar y procesar la información del mundo que les rodea para obtener una respuesta que garantice su supervivencia y bienestar.

La inteligencia de las personas no es comparable a la de los perros: cada especie posee las habilidades y capacidades que necesita para desenvolverse en su entorno.

5. Los perros nunca atacan a un bebé humano: mentira

Un can que se siente atacado e intimidado por un bebé puede llegar a morderle. De ahí la importancia de supervisar a un niño pequeño cuando está en compañía de un can. El bebé puede sobrepasarse, poco consciente de hacer daño a un can o de invadir su espacio.

6. Una perra debe tener cachorros: mentiras

El hecho de que una perra no tenga ninguna camada a lo largo de su vida no afecta de manera negativa a su salud ni a su felicidad. De hecho, los veterinarios recomiendan la esterilización para prevenir enfermedades, como los tumores mamarios.

Las perras carecen de la necesidad de experimentar la maternidad. No obstante, una vez que tienen a sus cachorros, son madres entregadas que cuidan de su camada hasta que sus crías se valen por sí mismas.

7. Los machos con un solo testículo son estériles: mentira

El fallo del descenso de los testículos del perro se produce antes de su nacimiento o cuando el can es un cachorro lactante, y se denomina criptorquidia o testículo oculto.

Esta patología consiste en que uno de los testículos queda dentro del abdomen y no desciende. En estos casos, aunque la fertilidad es algo más baja, el perro puede procrear.

8. Las perras no sufren más infecciones urinarias: mentira

Las perras son las más propensas a padecer infecciones urinarias que los perros, porque tienen la uretra más corta que los machos y las bacterias acceden con más facilidad a su aparato urinario.

9. El embarazo psicológico del perro es una enfermedad: mentira

Imagen: Nosey Nest

El embarazo psicológico de la perra no es una enfermedad, se trata de un desajuste hormonal, que genera los síntomas típicos del embarazo, como la producción de leche.

Los signos psicológicos son: tratar objetos o juguetes como si fueran cachorros, inquietud, nerviosismo y, en algunos casos, síntomas de parto.

10. La capacidad de comunicación del perro es pequeña: mentira

Los perros se comunican de un modo distinto a las personas

Los perros poseen una amplia gama de señales comunicativas -visuales, auditivas y olfativas- a través de las que comunican una gran cantidad de información y emociones.

Los perros no precisan la escritura o el habla para relacionarse con su entorno, pero el hecho de que sus capacidades comunicativas sean distintas a las del ser humano no implica que sean inexistentes o inferiores a las de las personas.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto