Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Reproducción y cría > Embarazo

Tipos de contenidos: Mascotas

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^
Tu canal de Mascotas

El embarazo de la gata paso a paso

La gestación de los gatas se alarga unos 65 días y culmina con el nacimiento de entre uno a cinco crías de felino de media

Imagen: scaliger

El embarazo de la gata dura entre 64 y 67 días. Durante este tiempo, los futuros cachorros felinos crecen y se desarrollan en el interior del vientre materno. En este artículo se explica cómo es la gestación de la gata paso a paso: desde que el espermatozoide felino alcanza el óvulo de la hembra hasta el nacimiento de las crías de gato.

El embarazo de la gata: un viaje de 65 días

Un espermatozoide felino ha alcanzado el óvulo de una hembra: comienza el embarazo de la gata. Esta gestación durará entre 64 y 67 días de media y tendrá su final con la llegada de una camada de felinos.

El embarazo de la gata dura unos dos meses durante los cuales los futuros cachorros se desarrollan en el vientre materno

Pero antes del nacimiento de los cachorros de gato, aún queda un interesante periplo de algo más de dos meses que implica el desarrollo de las crías.

¿Qué ocurre en el interior del vientre de la hembra durante esos 65 días? Conocer las fases del embarazo de la gata ayuda a que la gestación transcurra sin problemas y a que los futuros mininos nazcan sanos.

El embarazo de la gata: de la primera a la tercera semana

¡Preparados, listos, ya! El macho libera millones de espermatozoides durante la cópula. Esta ingente cantidad de células reproductivas explica que la carrera por alcanzar el óvulo de la hembra sea feroz. Y es que para tener éxito, hay que ser el primero.

Una vez que el esperma alcanza el óvulo se produce la fecundación: comienza el embarazo de la gata. Esta diminuta célula recién fecundada se dividirá una miríada de ocasiones, para crear el cuerpo del futuro felino.

Unos cinco días después de la cópula, el embrión inicia su viaje hacia el útero. Allí tratará de engancharse a sus paredes, algo que ocurrirá entre el día 12 y 13, con el objeto de finalizar su desarrollo.

El crecimiento de los embriones no se hace esperar. Los latidos del corazón de los futuros gatos ya pueden distinguirse hacia el día 20 de embarazo. Pero, ¿cuántos cachorros pueden crecer en el útero felino? El número varía. La camada media estará formada por entre una y cinco crías.

Gestación felina: de la cuarta a la sexta semana

Las células embrionarias aceleran su crecimiento cuando entran en la cuarta semana del embarazo de la gata. Están centradas en crear lo que serán los órganos y músculos de los futuros felinos: desde sus ojos hasta la médula espinal.

Los embriones de los futuros cachorros de gato aceleran su crecimiento, para crear sus órganos y músculos

Hacia el día 33 de gestación, los embriones apenas alcanzan los cinco centímetros de longitud y no llegan a los siete gramos de peso. Pero no hay tiempo que perder y el crecimiento no se frena. Diez días después, casi habrán casi duplicado su tamaño.

Este crecimiento apresurado de los futuros cachorros felinos no pasa desapercibido para la gata que los alberga en su vientre. Entre la cuarta y quinta semana de gestación, la hembra padecerá las náuseas características de su estado. Este malestar es consecuencia de la revolución hormonal que vive su cuerpo y de los cambios que se producen en su útero, que se adapta para acoger a los futuros cachorros que crecen en su interior.

Hacia el día 35 de la gestación de la gata, los pezones también se preparan para la lactancia de los futuros cachorros, pues se tornan más rosados y aumentan su tamaño.

Imagen: okanakdeniz

Embarazo de la gata: de la séptima a la novena semana

Las futuras crías de felino ganan peso y crecen raudas, gracias a los valiosos nutrientes que reciben de su madre a través de la placenta. La gata también aumenta de peso, como consecuencia del incremento de tamaño de los cachorros en su interior: en torno al 20 o 30%.

En la última etapa del embarazo, los órganos y músculos de las futuras crías felinas terminan su crecimiento. Durante esta fase, los pequeños también desarrollan su hocico y el característico pelaje que cubrirá su cuerpo durante el resto de su vida.

En torno al día 50 de gestación, los futuros cachorros tienen una forma alargada, similar a la de una salchicha. Sin embargo, sus cabezas ya son diferenciables. El vientre de la gata muestra con claridad su avanzado estado de gestación y los movimientos y patadas de sus cachorros se hacen notar con cada vez mayor intensidad.

Todas estas señales advierten el fin del periplo para los mininos en el vientre materno. Se acerca el día del parto de la gata, que se producirá en torno a la jornada 65 de gestación. Para entonces, sus cachorros habrán superado los diez centímetros de longitud y su peso rondará entre los 85 y los 100 gramos.

El parto de la gata

Una semana antes del parto de la gata, la hembra ya se prepara con esmero para este crucial momento. La futura madre precisará un lugar tranquilo, silencioso, que pueda quedar en penumbra y retirado del paso de personas. El lugar idóneo será una habitación apartada.

Conviene preparar un paritorio para la felina, con una caja y toallas o mantas. En este espacio no puede faltar el alimento ni agua fresca en todo momento.

La llegada de los cachorros será anunciada de varios modos. Por un lado, la temperatura corporal de la hembra desciende por debajo de los 39 ºC. Además, sus maullidos intensos serán otra señal para avisar de que llegan las crías de gato.

Etiquetas:

cachorros, gatas


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto