Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Tipos de contenidos: Medio ambiente

Navidad 2014
Λ

La caza acabó por extinguir a los mamuts, que ya estaban muy mermados por el cambio climático

Un estudio de investigadores españoles achaca la extinción de estos mamíferos a un efecto combinado de ambos factores

  • Fecha de publicación: 3 de abril de 2008

Durante 300.000 años, los mamuts ocuparon amplias zonas de Eurasia y Norteamérica. Pese a las grandes dificultades que atravesaron, siempre se las arreglaron para sobrevivir; hasta que se juntaron dos factores: la caza y el cambio climático. El declive definitivo de estos mamíferos comenzó hace 21.000 años, tras la última glaciación. Su desaparición definitiva se produjo hace menos de 4.000 años.

La opinión más extendida, a la vista de las evidencias desenterradas durante casi dos siglos por los paleontólogos, apuntaba al hombre como único culpable de la desaparición de estos mamíferos melenudos tras varios milenios de caza intensiva.

Con el paso del tiempo se fue abriendo paso otra teoría, la del cambio climático. El mismo fenómeno que amenaza hoy en día a gran número de especies en todo el mundo habría contribuido en su momento a la extinción del mamut lanudo. Según esta hipótesis, el calentamiento del globo después del último periodo glaciar habría reducido considerablemente, hasta casi hacerlos desaparecer, los hábitats más propicios para la existencia de los mamuts. El hombre, al tener acceso -gracias al mejor clima- a territorios que antes le estaban vedados, terminó por darles "la puntilla".

Efecto combinado

Pero hasta el momento nadie había aportado datos suficientes sobre la importancia relativa que tuvieron el clima, por un lado, y los cazadores, por otro, en el proceso de extinción de los mamuts. Investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han sido los primeros que han arrojado luz sobre el asunto.

David Nogués Bravo, responsable de la investigación, señala que hace apenas cinco años se empezó a considerar la posibilidad de un efecto combinado de ambos factores. "En esa línea, hemos logrado elaborar un modelo que relaciona cómo era el clima en el pasado con la distribución de huesos que se han hallado de mamut. Es decir, encontramos el nicho climático en que vivió el mamut en diferentes momentos de su historia".

Los científicos realizaron detallados modelos climáticos de hace 126.000, 42.000, 30.000, 21.000 y 6.000 años. Después relacionaron esos modelos con la distribución conocida de los restos de mamut encontrados. "Los mamuts vivían en estepas muy frías y secas, que hoy sólo existen ya en el norte de Siberia y Mongolia. Calculamos el área potencial que tenía el mamut para vivir en cada momento. Y después estimamos la densidad de sus poblaciones y su relación con los humanos", explica Nogués.

El equipo de investigadores vio que, hace 126.000 años, con un clima incluso más cálido (y por lo tanto menos favorable para ellos) del de hace 6.000, los mamuts lograron sobrevivir. Pero entonces no había humanos en el norte de Europa. Los científicos estiman, por tanto, que hace 6.000 años, y con unos hábitats reducidos al máximo, habría bastado con que cada humano cazara un solo mamut entre cada tres y 200 años para hacerlos desaparecer por completo.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto