Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

La clonación de ratones a partir de restos congelados abre la puerta a la resurrección de especies extintas

Los autores del descubrimiento afirman que se podría revivir a los mamuts lanudos conservados en suelos helados

  • Fecha de publicación: 9 de noviembre de 2008

La resurrección de especies desaparecidas a partir de sus restos congelados se consideraba hasta ahora imposible, ya que en este proceso no existen células vivas y el material genético que queda aparece inevitablemente deteriorado. Sin embargo, un grupo de investigadores japoneses dirigidos por Teruhiko Wakayama, del Centro de Investigación Riken en Kobe, ha conseguido clonar con éxito ratones congelados durante 16 años y sin sistemas de crioprotección.

"Debido a que todas las células se resquebrajaron tras descongelarlas, usamos un método modificado de clonación y examinamos núcleos de diversos órganos para usar en nuestros intentos de transferencia nuclear", explican los investigadores en la revista "Proceedings" de la Academia de Ciencias de Estados Unidos.

Entre todos los tejidos con los que se probó, los mejores resultados se obtuvieron con células cerebrales. A partir de ahí, los investigadores fueron capaces de desarrollar ratones completamente sanos. Uno de los animales clonados incluso tuvo descendientes perfectamente normales. Los científicos están convencidos de que con su método también será posible hacer revivir animales ya extinguidos, como por ejemplo los mamuts lanudos conservados en suelos helados, o preservar las especies en peligro de extinción.

Dos pasos

El proceso empieza por la descongelación de los ratones y la extracción de células. Los científicos implantaron después el ADN de las células descongeladas en óvulos nuevos, cuyo núcleo había sido eliminado previamente. Después, las células empezaron a dividirse y de los embriones surgidos a partir de ellas los investigadores crearon células madre, que se pueden multiplicar infinitamente.

En un segundo paso, colocaron el genoma de una célula madre, de nuevo, en un óvulo sin núcleo que a su vez fue trasplantado a una madre de alquiler, que lo llevó hasta el nacimiento. De este proceso, surgieron cuatro clones puros. Uno murió después del nacimiento debido a problemas respiratorios y otro fue devorado al día siguiente de nacer por la madre. Pero los otros dos evolucionaron con normalidad.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto