Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

El cambio climático acentúa la llegada de microorganismos africanos en el polvo en suspensión

La mayoría queda en estado latente, pero algunos tienen la capacidad de desarrollarse y colonizar el ecosistema

  • Fecha de publicación: 11 de junio de 2009

Millones de bacterias llegan cada año a Europa suspendidas en partículas de polvo y arena de origen africano transportadas por el viento. Este fenómeno no es nuevo, pero investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad de Granada han detectado que se ha acentuado como consecuencia del cambio climático.

El equipo dirigido por Emilio Ortega Casamayor, del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (Gerona), perteneciente al CSIC, analizó las bacterias presentes en el agua de los lagos del Observatorio Limnológico de Pirineos, en el Parque Nacional de Aigüestortes (Lérida), y las comparó con las presentes en muestras de polvo recogidas en el desierto de Mauritania, el lugar donde se originan muchas de las tormentas de polvo que llegan al viejo continente.

Lo habitual es que estos microorganismos, aunque lleguen vivos, no terminen de desarrollarse. "La mayor parte queda en estado latente en espera de tiempos mejores o bien el propio sistema los controla a través de depredadores; aunque estos aspectos aún los estamos estudiando", explica Casamayor. "El próximo paso -continúa- es determinar qué factores pueden inducir la activación de los microorganismos latentes (por ejemplo, un aumento en la temperatura de los lagos) y qué efectos podrían tener en el ecosistema: desplazar a los autóctonos, infectar a especies emblemáticas, etc.".

Entre los microorganismos hallados se encuentran bacterias relacionadas con "Acinetobacter", un patógeno oportunista (que de momento se encuentra en muy bajas concentraciones y en estado latente), "Pseudomonas" o "Staphylococcus". Además, los expertos han identificado un grupo, al que han llamado "Airbone-beta 1", que está presente en los suelos africanos y que sí ha colonizado con éxito algunos lagos de los Pirineos y de otras partes del mundo. "Lo curioso es que estos microorganismos carecen de esporas, así que deben disponer de algún otro mecanismo que desconocemos para resistir los viajes en la alta atmósfera, donde la sequedad y la radiaciones dañinas son tremendas", apunta el científico del CSIC.

En el estudio se tomó como referencia los lagos de alta montaña del Observatorio Limnológico de los Pirineos, porque estas masas de agua prístina son muy útiles para estudiar la incidencia de microbios invasores de origen remoto transportados por el viento. "Estos lagos podrían actuar como sistemas de alarma temprana frente a microorganismos colonizadores", apostilla Casamayor.

Sequía y agricultura intensiva

La sequía prolongada que sufren las zonas del Sáhara y el Sahel, y el crecimiento de las prácticas agrícolas y ganaderas extensivas en la zona han hecho que el fenómeno se intensifique. "El cambio en el régimen de pluviosidad y en los usos de la tierra, las malas prácticas ganaderas y agrícolas, la erosión y la pérdida de la cubierta herbácea protectora en amplias zonas de África tienen efectos remotos sobre ecosistemas europeos de alta protección, como los Parques Nacionales", comenta el investigador.

Además, trabajos recientes apuntan a que el cambio climático augura un incremento de la frecuencia e intensidad de las entradas de polvo africano, cuyas repercusiones sobre la salud y el funcionamiento del ecosistema es necesario evaluar. Este aumento de temperaturas no sólo favorece la dispersión de microorganismos, sino que puede contribuir al desarrollo de los que permanecían en estado de latencia. "El aumento de las temperaturas promedio en Pirineos en los últimos años, la disminución de la capa de nieve, la menor duración de la cubierta de hielo en los lagos y un calentamiento extendido de las masas de agua pueden favorecer una mayor actividad biológica de estos microorganismos invasores", augura Casamajor.

Se estima que en cada litro de aire hay unos 500 microorganismos y que unos 10 trillones de ellos se reparten anualmente por todo el planeta suspendidos en partículas de polvo y arena transportadas por el viento. La gran mayoría ellos no han sido identificados. "Desconocemos más del 99,9% de estos microorganismos", concluye Casamayor.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto